26 de julio de 2013
Instituto Gestar

A un paso de las PASO

La prueba de esto se pudo ver claramente con el resultado de las elecciones de medio término del 2009. Antes de esas elecciones se pudieron sancionar las leyes de Movilidad Jubilatoria, la recuperación de las AFJP, la ley de medios, la reforma política. Leyes que tras un arduo trabajo pudieron sancionarse.


Pero a partir de diciembre de 2009, el oficialismo ya no tuvo mayoría y se conformó lo que se dio en llamar EL GRUPO A. Mientras la oposición contó con la mayoría parlamentaria, la labor del congreso estuvo prácticamente paralizada y su nivel de productividad fue casi nulo.

En ese período, con una clara intencionalidad de intentar poner al Gobierno Nacional contra las cuerdas, se sancionó la famosa ley del 82% móvil para los jubilados. A sabiendas que, de promulgarse esa ley, el Estado quedaría sin financiación. Por ese motivo, por la imposibilidad de poner en práctica, esa ley fue vetada. La única ley que fue vetada por parte del Poder Ejecutivo.

También durante ese período, por primera vez en muchos años se dejó a nuestro país sin presupuesto, siguiendo la misma línea desestabilizadora y para nada constructiva.

Luego de las elecciones del 2011, la labor parlamentaria cambió no solo cuantitativamente sino cualitativamente. Se han sancionado leyes que han dado al pueblo derechos que les fueron negados durante décadas. Como un nuevo régimen de trabajo agrario (100el Estatuto del Peón), la ley de identidad de género, la ley de personal de casas particulares, la ley de fertilización asistida, la ley del voto a los jóvenes a partir de los 16 años. Las leyes para la democratización de la justicia.

Y otras leyes que tienen que ver con terminar con resabios de la era del neoliberalismo como la modificación de la Carta Orgánica del Banco Central y la nacionalización de YPF.

Está en marcha, en debate como se hizo previamente con la Ley de Medios, el proyecto de reforma del Código Civil y Comercial.

Por esa calidad de labor parlamentaria, que repercute directamente en la vida de todos y cada uno de nosotros, con leyes que han reivindicado y ampliado derechos a muchos sectores siempre postergados y hasta invisibilizados, es importante saber y votar a conciencia en éstas próximas elecciones.

Sabiendo y siendo conscientes que por un lado nos encontramos con una fuerza política que a lo largo de 10 años amplió derechos, devolvió al país independencia económica, soberanía política, justicia social, ha realizado propuestas y las implementó. Por el otro, una oposición que no hace propuestas y pone palos en la rueda.

Todas las medidas que se han tomado, todos los cambios que se han producido, no hubieran sido posibles sin un proyecto político que tuvo y tiene la voluntad de seguir cambiando la historia, de seguir ampliando derechos, de empoderar al pueblo para no perder las conquistas, que en definitiva son conquistas del pueblo. Porque ya sabemos que pasa cuando el pueblo se levanta, como en el 2001.

Entonces con un pueblo que se siente incluido, que ha logrado recuperar conquistas viejas y nuevas, junto a un proyecto político inclusivo se puede seguir cambiando la historia.

Sobran los motivos y sobran las muestras para seguir apoyando a éste proyecto político y a los pre-candidatos que nos representan en las PASO y que van a representar en ambas cámaras.

Ya sabemos quien es quien, a quienes responden, que intereses defienden. Y esto es el resultado de haber tocado uno a uno a los sectores de poder que se creían intocables…

Como dijo la presidenta: “Gobernar significa elegir todos los días si vas a favorecer a los vulnerables o a los poderosos”.

Soledad Sganga. Politóloga. UBA
 

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.