10 de mayo de 2016
Instituto Gestar

ACTUALIDAD DE LA DOCTRINA JUSTICIALISTA DE LA DEFENSA NACIONAL

por Andrés Fortunato

 

En su discurso frente a la 69ª Asamblea General de la ONU, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se refirió a las operaciones judiciales de los fondos buitre como actos de terrorismo económico. Si bien este término no refiere a la defensa nacional en un conflicto bélico explícito, sino a la defensa nacional en un sentido integral, tampoco es accidental; remite a una problemática fundamental para entender el concepto de paz en el siglo XXI: ¿cómo definir un tipo de paz que incluya algo más que la mera ausencia de conflicto armado, que incluya también la felicidad de los pueblos y la justicia social? Los tratados internacionales que dieron origen al nuevo orden mundial de la posguerra definieron la paz de un modo vago: como ausencia de conflicto bélico explícito. Sin embargo, en paralelo, se generaron las condiciones para que algunos Estados puedan lesionar la soberanía de otros Estados sin necesidad de provocar un conflicto armado, sino a través de operaciones económicas, financieras, sociales o incluso culturales. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduanero y Comercio (100GATT, por su sigla en inglés) y la creación de la Organización Mundial del Comercio (100OMC) son claros ejemplos de esto: la división internacional entre países que poseen una paz con desarrollo nacional e industrial y países que poseen una paz sin desarrollo nacional e industrial. Pero renunciar al desarrollo nacional es también renunciar a la capacidad de decidir sobre el destino del propio rumbo económico y a la independencia de actores económicos foráneos. La paz, entonces, carece de contenido si no todos los países están avalados por el orden internacional para defender su interés nacional, que necesariamente debe estar puesto en su desarrollo. El concepto de terrorismo económico, entonces, visibiliza esta situación y pone de manifiesto que cuando a un país se le coarta su derecho a la defensa nacional, esto es, la esencia misma de la soberanía, puede haber conflictos que excedan al plano estrictamente militar. 

 

La resolución de este conflicto, sin embargo, no es competencia de las Fuerzas Armadas, sino de otros sectores del Estado argentino. Esto significa que la defensa nacional no es una responsabilidad exclusiva del instrumento militar, de hecho, es una responsabilidad, en distintas medidas y con diferentes roles, compartida por todo el pueblo argentino. Hay una política militar –cuya conducción es competencia del Ministerio de Defensa–, que implica el alistamiento, la preparación y el desarrollo de las capacidades del Estado en el caso de conflicto bélico, y una doctrina de defensa integral que conduce a la preservación del interés nacional y el desarrollo de nuestro país, y en cuyos fundamentos descansa la política militar. La defensa nacional se encuentra en el corazón del proyecto nacional y popular. Esta afirmación, sin embargo, no es una obviedad, dado el desprestigio que los temas de estrategia y defensa nacional han sufrido a raíz del rol que tuvieron las Fuerzas Armadas en la política argentina en el siglo XX. A pesar de esto, el proceso fundacional de una nueva era del Estado argentino que el este gobierno significa para el siglo XXI es felizmente acompañado de una recuperación de la defensa nacional como núcleo duro de nuestro proyecto de Nación.1 Luego de una primera etapa en la que se ha establecido el “control civil de las Fuerzas Armadas” entre 1983 y 2005, sobrevino una segunda etapa en la que la conducción política de éstas a través de Presidencia y del Ministerio de Defensa ha logrado una definición positiva de nuestra doctrina de defensa y, sobre todo, nuestra proyección geopolítica en el mundo, que se puede leer en el Libro Blanco de la Defensa y, en especial, en las Directivas de Política de Defensa Nacional (100de 2009, decreto 1.714, y de fines de 2014, decreto 2.645).2 

 

La doctrina de defensa nacional de Perón

 

En una conferencia que dio en la apertura de la Cátedra de Defensa Nacional en la Universidad Nacional de La Plata en 1944, “Significado de la defensa nacional desde el punto de vista militar”, Perón establece los fundamentos de la concepción justicialista de la defensa. Éste es un texto fundamental para la militancia, pero también para la ciudadanía en general, porque allí se ve claramente que los objetivos del justicialismo trascienden lo partidario para dirigirse a la construcción de la unidad nacional. Allí, Perón retoma el concepto de “Nación en armas” del mariscal Colmar von der Goltz para explicar en qué consiste la defensa de la patria. La imagen del arco a punto de disparar una flecha que nuestro general utiliza es ilustrativa: una Nación en guerra tiene una parte muy importante, el instrumento militar, que le servirá para ganar esa guerra, pero el instrumento militar es sólo la punta de la flecha. El resto, el arco y la cuerda tensionada, es el conjunto de las fuerzas espirituales y materiales de un pueblo organizadas por su Estado. En una guerra, la infraestructura es tan importante como la punta de la flecha; lo mismo sucede con la producción industrial y, sobre todo, con la cultura nacional del pueblo. Por eso, dice Perón, las naciones que entran en guerra lo hacen poniendo en juego todas sus fuerzas y no sólo a sus ejércitos. 

 

Esto no quiere decir que toda la política económica que un Estado haga en tiempos de paz deba estar dirigida a prepararse para la guerra. La guerra es una situación excepcional y ocurre en momentos donde un conflicto de intereses nacionales ha agotado absolutamente todas las vías posibles. De hecho, uno de los pilares de la doctrina justicialista de la defensa nacional y, también, de la visión internacional que ha caracterizado a la Argentina a través de la mayoría de sus gobiernos, es que América Latina es una zona que promueve la paz. Por eso el concepto de nación en armas tenía que ver más con resolver la cuestión social y llevar adelante una política económica de desarrollo nacional, como señala en general (100R) Fabián Brown,3 que con efectivamente iniciar guerras con otros países; sólo cuando ese aspecto está cubierto, el Estado se encuentra en condiciones de alistar y utilizar a las Fuerzas Armadas en tiempos de guerra. Por eso también para el general Perón la defensa nacional se encuentra en el corazón mismo de la conducción política del desarrollo nacional y la revolución justicialista; nosotros podríamos agregar, además, que constituye el necesario punto de partida de la formación política de todo militante. 

 

Que la defensa nacional de la Patria es un problema integral que abarca totalmente sus diferentes actividades; que no puede ser improvisada en el momento en que la guerra viene a llamar a sus puertas, sino que es obra de largos años de constante y concienzuda tarea que no puede ser encarada en forma unilateral, como es su solo enfoque por las Fuerzas Armadas, sino que debe ser establecida mediante el trabajo armónico y entrelazado de los diversos organismos del gobierno, instituciones particulares y de todos los argentinos, cualquiera sea su esfera de acción; que los problemas que abarca son tan diversificados y requieren conocimientos profesionales tan acabados que ninguna capacidad ni intelecto puede ser ahorrado. Finalmente, que sus exigencias sólo contribuyen al engrandecimiento de la patria y a la felicidad de sus hijos.4

 

La defensa nacional en el siglo XXI

 

Se ha discutido la vigencia del concepto de “Nación en armas” después de la “revolución en los asuntos militares”, que no es más que el proceso de cambio radical que ha experimentado el modo de hacer la guerra a través de los avances tecnológicos. Las guerras de última generación ya no involucran grandes ejércitos ni masivas movilizaciones de recursos materiales. Por otro lado, los motivos por los que una nación entra en guerra parecen estar cada vez más distantes de su propio pueblo. Las guerras ya no apelan a grandes relatos que involucren una épica de la nacionalidad y de los pueblos. Por el contrario, la lucha contra el terrorismo, por ejemplo, se hace en nombre de valores universales. Todo esto parecería indicar que la noción de “Nación en armas” pertenece a otro siglo y, en cierto sentido, es verdad. Sin embargo, hay algunos aspectos de esta teoría que es necesario recuperar para elaborar nuestra propia visión geopolítica acerca de las condiciones internacionales para la paz. Si la guerra y los ejércitos no son más que la punta de lanza de un proceso mucho más complejo que involucra otras dimensiones y conceptos, entonces muchas veces no es necesario ponerla en juego para lograr los objetivos políticos que se lograrían si efectivamente se entrase en guerra. Muchas veces con tensar el arco, esto es, con realizar maniobras económicas o de inteligencia (100políticas), alcanza. La teoría de la “Nación en armas” tiene la virtud de explicar por qué los Estados pueden entrar en conflicto aun sin estar en guerra, a través de acciones que los tratados internacionales siguen permitiendo; tiene la virtud de explicar que los asuntos económicos son también materia de defensa nacional.5 Es por eso que el pensamiento peronista acerca de la defensa nacional, que se basa en esa teoría, tiene un gran poder explicativo de los fenómenos internacionales actuales. Pero, sobre todo, constituye un gran aporte para desarrollar una visión propiamente sudamericana del escenario geopolítico global. Y no sólo por estas razones, sino porque para el general la integración regional y, por ende, la defensa de Sudamérica, constituían las principales herramientas de defensa de los intereses nacionales. Sólo entendiendo que nuestros intereses no son contradictorios con los del resto de los países hermanos de Sudamérica vamos a lograr un desarrollo nacional competitivo internacionalmente.  

 

“La Nación en armas” por Juan Domingo Perón

Selección de fragmentos de la conferencia del coronel Juan Domingo Perón pronunciada en la Universidad de La Plata el 10 de junio de 1944

 

…Las Fuerzas Armadas y, dentro de ellas, los que nos hemos dedicado a analizar, penetrar y captar el complejo problemas que constituye la guerra, no hemos podido menos que regocijarnos con la resolución del Consejo Superior de la Universidad de La Plata, del 9 de septiembre de 1943, que dispuso crear la Cátedra de Defensa Nacional, y ponerla en funcionamiento en el corriente año.

Una vez más conviene repetir el consejo sanmartiniano en su proclama del 22 de julio de 1820 dirigido desde su Cuartel General en Valparaíso, “a los habitantes de las Provincias del Río de la Plata”:

?En fin, a nombre de vuestros propios intereses, os ruego que aprendáis a distinguir los que trabajan por vuestra salud, de los que meditan vuestra ruina; no os expongáis a que los hombres de bien os abandonen al consejo de los ambiciosos; la firmeza de las almas virtuosas no llega hasta el extremo de sufrir que los malvados sean puestos a nivel con ellas; y desgraciado el pueblo donde se forma impunemente tan escandaloso paralelo.

 

[…] El mundo ha de estructurarse sobre nuevas formas, con nuevo contenido político, económico y social. […] 

[…] He asistido en Europa a la crisis más extraordinaria que haya presenciado la humanidad desde 1939 hasta 1941. En ella he podido apreciar en los hechos cuanto os diré seguidamente. Por eso, antes que una exposición académica del tema, he preferido hacer una mención realista del problema de la defensa nacional moderna, en su amplio contenido, sus causas y sus consecuencias.

 

I. El tema

Las dos palabras, defensa nacional, pueden hacer pensar a algunos espíritus que se trata de un problema cuyo planteo y solución interesan e incumben únicamente a las Fuerzas Armadas de una nación. La realidad es bien distinta. En su solución entran en juego todos sus habitantes; todas las energías, todas las riquezas, todas las industrias y producciones más diversas; todos los medios de transporte y vías de comunicación, etc., siendo las fuerzas armadas únicamente, el instrumento de lucha de ese gran conjunto que constituye “la Nación en armas”.

 

?II. La guerra, fenómeno social

 

Han existido en el mundo pensadores que sin temor califico de utopistas, que en todos los tiempos y países han expresado que la guerra podía ser evitada. Mas, siempre a corto plazo, una nueva conflagración ha venido a imponer el disenso más rotundo a esta teoría.

 

El ejemplo más reciente y también más palpable de este fracaso lo constituye la fenecida Liga de las Naciones, en cuya acción tantas esperanzas de paz ininterrumpida se cifraron, y que se reveló impotente para evitar que el Japón y China se encuentren luchando desde hace una década, aproximadamente; que Italia conquistase a Etiopía; que Paraguay y Bolivia se ensangrentaran en la selva chaqueña, y finalmente que el mundo todo se encendiera en la actual conflagración que golpea hasta nuestras puertas.

 

Los estadistas que actualmente dirigen la guerra de los principales países en lucha, ya sea bajo el signo del “nuevo orden” o bajo la bandera de las “Naciones Unidas”, muestran a los ojos ansiosos de sus pueblos una felicidad futura basada en una ininterrumpida paz y cordialidad entre las naciones, y la promesa de una verdadera justicia social entre los Estados.?Este espejismo no puede ser más que una esperanza para pueblos que, agotados en una larga y cruenta lucha, buscan en una esperanza de futura felicidad el aliciente necesario para realizar el último esfuerzo, en procura de un triunfo que asegure la existencia de sus respectivas naciones.

En efecto, alguien tendría que demostrar inobjetablemente que Estados Unidos, Inglaterra, Rusia y China, en el caso que las Naciones Unidas ganen la guerra; y lo mismo que Alemania y Japón, en el caso inverso, no tendrán jamás en el futuro intereses encontrados que los lleve a iniciar un nuevo conflicto entre sí. […] 

 

En Europa, el continente superpoblado por excelencia, es donde estos problemas sufren sus más agudas crisis, constituyendo así un volcán con incontenible energía interna, que periódicamente entra en erupción, sacudiendo al mundo entero.

 

El continente americano, sin experimentar la agudización de estos mismos problemas, ha encontrado muchas veces en el arbitraje la solución de las cuestiones territoriales, derivadas de límites más definidos. Pero muchas veces también se ha encendido en luchas fratricidas, o se han visto sus naciones arrastradas a conflictos extracontinentales, cuya solución, muchas veces, no les interesaba mayormente.

 

Algún oyente prevenido podrá pensar que esta aseveración mía de que la guerra es un fenómeno social inevitable es consecuencia de mi formación profesional, porque algunos piensan que los militares deseamos la guerra, para tener en ella oportunidad de lucir nuestras habilidades.

 

La realidad es bien distintas, los militares estudiamos a fondo el arte de la guerra, no sólo en lo que a la táctica, estrategia y empleo de sus materiales se refiere, sino también como fenómeno social; y comprendiendo el terrible flagelo que representa para una nación, sabemos que debe ser en lo posible evitada, y sólo recurrir a ella en casos extremos. […]

 

III. Si se quiere la paz, el mejor medio para conservarla es prepararse para la guerra

 

El aforismo Si vis pacem, para bellum, se encuentra lo suficientemente demostrado por multitud de ejemplos históricos, para permitir siquiera ser puesto en discusión.?No tenemos más que volver los ojos a la iniciación de la actual contienda, para ver cómo Francia, la vencedora de la Guerra de 1914-1918, y la primera potencia militar del mundo, desde esa época hasta que Alemania inicia, en el año 1934, aproximadamente, sus intensos preparativos militares, más o menos encubiertos, en pocos días es deshecha y eliminada definitivamente de la contienda.

 

Es evidente que la profunda desorganización interna de Francia la llevó a descuidar su preparación para la guerra, a pesar de ver claramente el peligro que la amenazaba, lo cual fue hábilmente aprovechado por Alemania, que caro le hace pagar su error.

 

Alguien podrá decir que Inglaterra tampoco se encontraba preparada para la guerra, y que en los actuales momentos parece tener a su favor las mejores perspectivas de éxito. Quienes dicen esto olvidan que en el canal de la Mancha, que felizmente para ella la separa del continente, reinó siempre incontrastablemente su aguerrida flota, impidiendo el desembarque del ejército alemán; que la reducida preparación de su ejército le costó el desastre de Dunkerque; y, finalmente, que su reducida aviación no pudo impedir las incursiones de la alemana, de las que las ruinas de Coventry son una muestra.

 

Las naciones del mundo pueden ser separadas en dos categorías: las satisfechas y las insatisfechas. Las primeras todo lo poseen y nada necesitan, y sus pueblos tienen la felicidad asegurada, en mayor o menor grado. A las segundas algo les falta para satisfacer sus necesidades: mercados donde colocar sus productos, materias primas que elaborar, sustancias alimenticias en cantidad suficiente; un papel político que jugar, en relación con su potencialidad, etcétera.

 

Las naciones satisfechas son fundamentalmente pacifistas, y no desean exponerse a los azares de una guerra la felicidad de que gozan.

 

Las insatisfechas, si la política no les procura lo que necesitan o ambicionan, no temerán recurrir a la guerra para lograrlo.

 

Las primeras, aferradas a la idea de una paz inalterable, porque mucho la desean, generalmente descuidan su preparación para la guerra, y no gastan lo que es necesario para conservar la felicidad de su pueblo.

 

Las segundas, sabiendo que una guerra es probable, por cuanto si no tienen pacíficamente lo que desean, recurrirán a ella; ahorran miseria de la miseria, y se preparan acabadamente para sostenerla, y en un momento determinado pueden superar a las naciones más ricas y poderosas.

Tenemos así las naciones pacifistas y las naciones agresoras.

 

Nuestro país, es evidente, se encuentra entre las primeras. Nuestro pueblo puede gozar, relativamente, de una gran felicidad presente; pero, por desgracia, no podemos escudriñar el fondo del pensamiento de las demás naciones, para saber en momento oportuno si alguien pretende arrebatárnosla.

 

La preparación de la defensa nacional es obra de aliento, y que requiere un constante esfuerzo realizado durante largos años. La guerra es un problema tan variado y complejo, que dejar todo librado a la improvisación en el momento en que ella se presente, significaría seguir esa política suicida que tanto criticamos.

 

No olvidemos que si nos vemos obligados a ir a una guerra y, lo que es más grave, la perdemos, necesariamente nos convertiremos en lo contrario de una nación pacifista, asumiendo el papel de un país que busca reivindicaciones en pro de la recuperación del patrimonio de la nación y del honor mancillado.

 

IV. Características fundamentales de la guerra

 

La guerra, desde la antigüedad, ha evolucionado constantemente, pasando de la familia a la tribu; de ésta, a los ejércitos de profesionales y mercenarios; a la leva en masa, que nos muestra la Revolución Francesa y Napoleón más tarde. Y, por último, a la lucha total de pueblos contra pueblos, que vimos en la contienda de 1914-1918, y que en la actual ha alcanzado su máxima expresión.

 

El concepto de la “Nación en armas o guerra total”, emitido por el mariscal von der Goltz en 1883, es, en cierto modo, la teoría más moderna de la defensa nacional, por la cual las naciones buscan encauzar en la paz y utilizar en la guerra hasta la última fuerza viva del Estado, para conseguir su objetivo político.

Hoy, los pueblos disponen de su destino. Ellos labran su propia fortuna o su ruina. Es natural que ellos, en conjunto, defiendan lo que cada uno por igual ama y le interesa defender de la patria y su patrimonio.

En la época de los ejércitos profesionales y mercenarios, los pueblos no participaban en las contiendas, sino a través de las fuertes contribuciones para solventarlas, o las devastaciones que dejaban tras de sí los ejércitos en lucha. Una gran masa de la población no la sufría; y, a veces, hasta la ignoraba.

 

Las guerras de la Revolución Francesa y, más tarde las de Napoleón, afectaron ya al pueblo francés, por la contribución en material humano que le impusieron.

 

Es recién la guerra mundial de 1914-1918 la que muestra a las naciones participantes empeñadas en el esfuerzo máximo para conseguir la victoria. La guerra se juega en los campos de batalla, en los mares, en el aire, en el campo político, económico, financiero, industrial; y se especula hasta con el hambre de las naciones enemigas.

 

Ya no bastan generales y almirantes geniales, con ejércitos y flotas eficientes, para conquistar la victoria. A su lado, los representantes de todas las energías de la Nación tienen un rol importantísimo que jugar en la dirección de la guerra; y muchas veces son ellos los que orientan la conducción de las operaciones de las Fuerzas Armadas.?Pero aún en los años 1914-1918, detrás de los ejércitos en lucha, las poblaciones entregadas a un constante esfuerzo para mantener la potencia combativa de las Fuerzas Armadas vivían en una relativa tranquilidad y bienestar.

 

La moral de la Nación se mantenía sobre la base de los éxitos obtenidos en los campos de batalla, hábilmente explotados por una inteligente propaganda.

 

La actual contienda, con el considerable progreso técnico de la aviación, nos muestra la expresión más acabada del concepto de la “Nación en armas”.

 

Los pueblos de las naciones en lucha no se encuentran ya a cubierto contra las actividades bélicas, dado que poderosas formaciones aéreas siembran la destrucción y la muerte en poblaciones más o menos indefensas, buscando minar su moral y destruir las fuentes del potencial de guerra de la nación enemiga. El panfleto toma un lugar importante al lado de las tremendas bombas incendiarias y explosivas, en la carga de los poderosos aviones de bombardeo.?Un país en lucha puede representarse por un arco con su correspondiente flecha, tendido al límite máximo que permite la resistencia de su cuerda y la elasticidad de su madero y apuntando hacia un solo objetivo: ganar la guerra.

 

Sus Fuerzas Armadas están representadas por la piedra o el metal que constituye la punta de la flecha; pero el resto de ésta, la cuerda y el arco, son la nación toda, hasta la última expresión de su energía y poderío.

En consecuencia, no es suficiente que los integrantes de las Fuerzas Armadas nos esforcemos en preparar el instrumento de lucha, en estudiar y comprender la guerra, deduciendo enseñanzas de las diferentes contiendas que han asolado al mundo. […]

 

 ?V. Defensa nacional

 

[…] Dada la brevedad a que me obliga esta exposición, tendré que limitarme a analizar sucintamente sus aspectos principales; y para evitar la aridez de tratar este asunto en forma absolutamente teórica me referiré a las enseñanzas que nos deja la historia militar, y su aplicación a los problemas particulares de nuestro país, en lo que me sea posible.

 

1. Objetivos políticos

 

Cualquier país del mundo, sea grande o pequeño, débil o poderoso, con un grado elevado o reducido de civilización, posee un objetivo político determinado.

 

El objetivo político es la necesidad o ambición de un bien, que un Estado tiende a mantener o conquistar, para su perfeccionamiento o engrandecimiento.

 

El objetivo político puede ser de cualquier orden: reivindicación o expansión territorial, hegemonía política o económica, adquisición de mercados u otras ventajas comerciales, imposiciones sociales o espirituales, etcétera.

 

Se ha dado en clasificarlos como negativos o positivos, según se trate de mantener lo existente; o bien, conquistar algo nuevo, ya sean continentales o mundiales, según las proyecciones de los mismos.

Los objetivos políticos de las naciones son una consecuencia directa de la sensibilidad de los pueblos. Y debemos recordar que éstos tienen ese instinto seguro, que en la solución de los grandes problemas los orienta siempre hacia lo que más les conviene.

 

Los estadistas o gobernantes únicamente los interpretan y los concretan en forma más o menos explícita y ajustada.

 

La verdadera sabiduría de los pueblos y el buen juicio de sus gobernantes consiste, precisamente, en no proponerse un objetivo político desorbitado, que no guarde relación con la potencialidad de la Nación, lo cual, en caso contrario, la obligaría a enfrentarse con un enemigo tan poderoso, que no sólo tendría que renunciar a sus aspiraciones, sino perder parte de su patrimonio.

 

También es verdad que a las naciones les llegan, en su historia, horas cruciales, en las que, para defender su patrimonio o su honor, deben sostener una lucha sin esperanzas de triunfo; porque, como nos lo enseñaron nuestros padres de la independencia, “más vale morir, que vivir esclavos”.

 

Nuestro país, como pocos otros del mundo, puede ostentar objetivos políticos confesables y dignos.

Nunca nuestros gobernantes sostuvieron principios de reivindicación o conquista territorial. No pretendimos ejercer una hegemonía política, económica o espiritual en nuestro continente.?Sólo aspiramos a nuestro natural engrandecimiento, mediante la explotación de nuestras riquezas, y a colocar el excedente de nuestra producción en los diversos mercados mundiales, para poder adquirir lo que necesitamos.

Deseamos vivir en paz, con todas las naciones de buena voluntad del globo. Y el progreso de nuestros hermanos de América sólo nos produce satisfacción y orgullo.

 

Queremos ser el pueblo más feliz de la Tierra, ya que la naturaleza se ha mostrado pródiga con nosotros. 

 

?2. Acción de la diplomacia y conducción de la política externa

 

La diplomacia debe actuar en forma similar a la conducción de una guerra. Como ella, posee sus fuerzas, sus armas, y debe librar las batallas que sean necesarias para conquistar las finalidades que la política le ha fijado.

Si la política logra que la diplomacia obtenga el objetivo trazado, su tarea se reduce a ello; y termina allí, en lo que a ese objetivo se refiere.

 

Si la diplomacia no puede lograr el objetivo político fijado, entonces es encargada de preparar las mejores condiciones para obtenerlo por la fuerza, siempre que la situación haga ver como necesario el empleo de este medio extremo.

 

El período político que precedió a la actual contienda constituye un excelente ejemplo que nos aclarará estos conceptos.

 

Desde el advenimiento del Partido Nacionalsocialista al poder, en el año 1933, el gobierno alemán dio muestras de su intención de conseguir, por todos los medios, el resurgimiento de la Alemania imperial de 1914 y aun sobrepasarla, desestimando como fuera de lugar los puntos que aún subsistían en carácter de obligaciones del Tratado de Versalles.

 

Fue su diplomacia la que, sin contar en su respaldo con una suficiente potencia militar, le permitió, en 1935, implantar el servicio militar obligatorio, ocupar militarmente la Renania, y finalmente concertar con Inglaterra el pacto naval que le permitiría montar un tonelaje para su marina de guerra equivalente al 35% del inglés, con lo cual sobrepasaba a la flota francesa. La reacción francesa, que en esa época podía ser decisiva, fue perfectamente neutralizada por la diplomacia alemana.

 

Luego, ya respaldada sin duda por la fuerza considerable que el Tercer Reich había logrado montar, se produce, en marzo de 1938 la anexión lisa y llana de Austria. A fines de septiembre de ese mismo año, el Tratado de Munich le entrega el territorio de los Sudetes, pertenecientes a Checoslovaquia, hasta terminar con la total desaparición de este país el 15 de marzo de 1939. Y siete días más tarde, el 22 de marzo, el jefe del gabinete lituano, el ministro Urbsys, entrega las llaves de Memel en Berlín mismo.

 

Casi de inmediato, la diplomacia alemana empieza a agitar la cuestión de Polonia. La resistencia de ésta, apoyada por Francia e Inglaterra, no puede ser vencida; y entonces le corresponde crear las mejores condiciones para el empleo de sus Fuerzas Armadas, en el logro de su objetivo político.

 

Polonia parece estar apoyada por Rusia; y en Moscú se encuentran delegaciones de Francia e Inglaterra, tratando sin duda el problema político europeo, cuando el mundo entero es sorprendido por el pacto de no agresión ruso-alemán, del 23 de agosto de 1939.

 

La conducción política y la diplomacia, con habilidad y astucia, han facilitado grandemente la tarea a la conducción militar. Una semana después, ésta entra a actuar en condiciones óptimas.?En los litigios entre naciones, sin tener un tribunal superior e imparcial a quien recurrir, y sobre todo que esté provisto de la fuerza necesaria para hacer respetar sus decisiones, la acción de la diplomacia será tanto más segura y amplia, cuanto mayor sea el argumento de fuerza que en última instancia pueda esgrimir. […]

 

Durante la guerra, las actividades de la política exterior y de la diplomacia, no decrecen. Por el contrario, tal cual lo vemos en la actual contienda, redoblan sus esfuerzos para continuar creando las mejores condiciones de lucha a las Fuerzas Armadas.

 

No tenemos sino que ver cómo se neutraliza a países neutrales dudosos. Los esfuerzos que se realizan para enrolar en la contienda a los simpatizantes o que observan una neutralidad benévola. La forma en que se desprestigia al adversario y se anula su propaganda en el exterior. Las simpatías que es necesario despertar en los mercados productores de armamentos y materias primas. La utilización de la prensa y partidos políticos de países aliados y neutrales para hacer simpática la guerra al país. La explotación de las divisiones y reyertas dentro del bloque de países enemigos, para provocar su desmembramiento, etc. Y comprenderemos fácilmente que todo intelecto y capacidad política debe ser movilizado para servir a la defensa nacional.

Finalmente, una vez terminada la guerra, ya sea exitosamente o derrotada, la política debe continuar librando la parte más difícil de su batalla para obtener, en la liquidación de la contienda, que los objetivos políticos porque se luchó, sean ampliamente alcanzados, o reducir a un mínimo aceptable el precio de la derrota, respectivamente.

 

Este aspecto de la política cobra mayor importancia en la guerra de coaliciones, en la que tantos intereses chocan en la mesa de la paz, o para evitar la intervención de neutrales poderosos, que, sin haber intervenido en la contienda, quieren también participar del despojo del vencido.

 

Bastaría analizar la profundidad y vastedad de cada uno de estos aspectos, para comprobar que los conocimientos y aptitudes especiales que su solución requiera no pueden desarrollarse recién cuando la guerra llegue, sino que es necesario un estudio de preparación constante de las mentalidades políticas durante el tiempo de paz. 

 

?3. Fuerzas Armadas

 

Las naciones tienen la obligación de preparar la máxima potencialidad militar que su población y riqueza les permitan, para poder presentarla en los campos de batalla, si la guerra ha llamado a sus puertas.

 

Los pueblos que han descuidado la preparación de sus Fuerzas Armadas han pagado siempre caro su error, desapareciendo de la historia o cayendo en la más abyecta servidumbre. De ellos, la historia sólo se ocupa para recordar su excesivo mercantilismo, o los arqueólogos para explorar sus ruinas, descubriendo bellas muestras de una grandiosa civilización pretérita, que no supo cultivar las aptitudes guerreras de sus pueblos. […]

No creo equivocarme si expreso que, durante mucho tiempo, sólo han sido las instituciones armadas las que han experimentado las inquietudes que se derivan de la defensa nacional de nuestra patria, y han tratado de solucionarlas, creando el mejor instrumento de lucha que han podido. Pero es indispensable, si no queremos vernos abocados a un posible desastre, que todo el resto de la Nación, sin excepción de ninguna especie, se prepare y juegue el rol que en este sentido, a cada uno le corresponde. 

 

4. Acción política interna

 

La política interna tiene gran importancia en la preparación del país para la guerra.?Su misión es clara y sencilla, pero difícil de lograr. Debe procurar a las Fuerzas Armadas el máximo posible de hombres sanos y fuertes, de elevada moral y con un gran espíritu de patria. Con esta levadura, las Fuerzas Armadas podrán reafirmar estas virtudes y desarrollar fácilmente un elevado espíritu guerrero y de sacrificio.

 

[…] Los países actualmente en lucha nos muestran todos los esfuerzos que se realizan para mantener en el pueblo, aun en los momentos de mayores sacrificios y penurias, la voluntad inquebrantable de vencer, al mismo tiempo que se desarrollan todas las actividades imaginables para minar la moral del adversario, naciendo así un nuevo medio de lucha, “la guerra de nervios”.

 

Si en cuestiones de forma de gobierno, problemas económicos, sociales, financieros, industriales, de producción y de trabajo, etc., cabe toda suerte de opiniones e intereses dentro de un Estado, en el objetivo político derivado del sentir de la nacionalidad de ese pueblo, por ser única e indivisible, no caben opiniones divergentes. Por el contrario, esa mística común sirve como un aglutinante más para cimentar la unidad nacional de un pueblo determinado.

 

Ante el peligro de la guerra, es necesario establecer una perfecta tregua en todos los problemas y luchas interiores, sean políticos, económicos, sociales, o de cualquier otro orden, para perseguir únicamente el objetivo que encierra la salvación de la patria: ganar la guerra.

 

Todos hemos visto cómo los pueblos que se han exacerbado en sus luchas intestinas, llevando su ceguedad hasta el extremo de declarar enemigos a sus hermanos de sangre, y llamar en su auxilio a los regímenes o ideologías extranjeras, o se han deshecho en luchas encarnizadas, o han caído en el más abyecto vasallaje.

Cuando el peligro de guerra se hace presente, y durante el desarrollo de la misma, la acción de la política interna de los Estados debe aumentar notablemente sus actividades, porque son muy importantes las tareas que le toca realizar. Es necesario dar popularidad a la contienda que se avecina, venciendo las últimas resistencias y prejuicios de los espíritus prevenidos. Se debe establecer una verdadera solidaridad social, política y económica. La moral y el espíritu de lucha de la nación toda debe ser llevada a un grado tal, que ningún desastre ni sacrificio la pueda abatir. Desarrollar en la población un severo sentido de disciplina y responsabilidad individual, para contribuir en cualquier forma a ganar la guerra. Es necesario organizar una fuerte máquina, capaz de desarrollar un adecuado plan de propaganda, contrapropaganda y censura, que ponga a cubierto al frente interior contra los ataques que el enemigo le llevará constantemente. Debe aprestarse a la población civil para que establezca por sí misma la defensa antiaérea pasiva en todo el territorio de la Nación, como único medio de limitar los daños y destrucciones de los bombardeos enemigos, etcétera.

Terminada la guerra, todavía tiene la política interna una ímproba tarea que realizar, especialmente si la misma ha sido perdida.

 

En este momento parece como si las naciones íntegras, que han vivido varios años con los nervios sometidos a una constante tensión, desatarán de pronto todos sus instintos y bajas pasiones, creando problemas y situaciones que amenazan hasta la constitución misma de los Estados. Rusia y Alemania, a la terminación de la guerra 1914-1918, constituyen la suficiente demostración de esta afirmación.

 

[…] Referido este problema a nuestro caso particular, llegaremos fácilmente a la comprobación de que requiere un estudio y dedicación muy especiales.

 

En nuestra lucha por la independencia y en las guerras exteriores que hemos sostenido, sin asumir el carácter de nación en armas que hemos definido, podemos observar grietas lamentables en el frente interno, que nos obligan a ser precavidos y previsores.

 

Posteriormente, hemos ofrecido al mundo un litoral abierto a todos los individuos, razas, ideologías, culturas, idiomas y religiones. Indudablemente, la Nación se ha engrandecido; pero existe el problema del cosmopolitismo, con el agravante de que se mantiene dentro de la Nación núcleos poco o nada asimilados.

Todos los años, un elevado porcentaje de ciudadanos, al presentarse a cumplir su obligación de aprender a defender a su patria, deben ser rechazados por no reunir las condiciones físicas indispensables; la mayoría de los casos, originados en una niñez con falta de abrigo y alimentación suficiente. Y en los textos de geografía del mundo entero, se lee que somos el país de la carne y del trigo, de la lana y del cuero.

 

Es indudable que una gran obra social debe ser realizada en el país. Tenemos una excelente materia prima; pero para bien moldearla, es indispensable el esfuerzo común de todos los argentinos, desde los que ocupan las más altas magistraturas del país, hasta el más modesto ciudadano. La defensa nacional es así un argumento más que debe incitarnos para asegurar la felicidad de nuestro pueblo.

 

5. Acción industrial

 

Ya la guerra 1914-1918 nos mostró, y en un mayor grado aún la actual, la importancia fundamental que para el desarrollo de la guerra asumen la movilización y el máximo aprovechamiento de las industrias del país.

Conocido es el rol que asumió Estados Unidos en la anterior contienda y en la actual, en que mediante la contribución de su poderío industrial se convierte en el arsenal de las naciones aliadas, en el máximo esfuerzo por inclinar a su favor la suerte de la guerra.

 

Todas las naciones en contienda movilizan la totalidad de sus industrias, y las impulsan con máximo rendimiento, hacia un esfuerzo común para abastecer a las Fuerzas Armadas.

 

Es evidente que esta transformación debe ser cuidadosamente preparada desde el tiempo de paz, solucionando problemas tales como el reemplazo de la mano de obra, la obtención de materia prima, la transformación de las usinas y fábricas, el traslado y la diseminación de las industrias como consecuencia del peligro aéreo, el reemplazo y reposición de lo destruido, etcétera.

 

Durante la guerra, es necesario poner en marcha este grandioso mecanismo: regular su producción de acuerdo, con las demandas específicas de las Fuerzas Armadas; asegurar los abastecimientos necesarios a la población civil; adquirir la producción de materias primas y productos industriales necesarios en los países extranjeros, anticipándose y neutralizando las adquisiciones de los enemigos; orientar la acción de destrucción de las industrias enemigas, señalando objetivos a la aviación y al sabotaje, etcétera.

 

Al terminar la contienda, las autoridades encargadas de dirigir la producción industrial tienen ante sí un problema más arduo aún, cual es la desmovilización general de las industrias, con los problemas políticos sociales derivados; transformar, en el más breve plazo posible, las industrias de guerra en productos de paz, para llegar cuanto antes a la reconquista de los mercados en los cuales se actuaba antes de empezar la contienda. Todo lo cual exige una dirección enérgica y genial, y la contribución de buena voluntad y esfuerzos comunes de industriales y masas obreras.

 

Referido el problema industrial al caso particular de nuestro país, podemos expresar que él constituye el punto crítico de nuestra defensa nacional. La causa de esta crisis hay que buscarla lejos para poder solucionarla.

Durante mucho tiempo, nuestra producción y riqueza han sido de carácter casi exclusivamente agropecuario. A ello se debe en gran parte que nuestro crecimiento inmigratorio no ha sido todo lo considerable que era de esperar, dado el elevado rendimiento de esta clase de producción, con relación a la mano de obra necesaria. Saturados los mercados mundiales, se limitó automáticamente la producción; y, por añadidura, la entrada al país de la mano de obra que ella necesitaba.

 

El capital argentino, invertido así en forma segura, pero poco brillante, se mostraba reacio a buscar colocación en las actividades industriales, consideradas durante mucho tiempo una aventura descabellada y, aunque parezca risible, no propias de buen señorío.

 

El capital extranjero se dedicó especialmente a las actividades comerciales, donde todo lucro, por rápido y descomedido que fuese, era siempre permitido y lícito. O buscó seguridad en el establecimiento de servicios públicos o industrias madres, muchas veces con una ganancia mínima, respaldada por el Estado.

La economía del país reposaba casi exclusivamente en los productos de la tierra, pero en su estado más incipiente de elaboración; que luego, transformados en el extranjero con evidentes beneficios para su economía y desarrollo, en perjuicio de los suyos, y entrar en competencia con los productos que se seguirían allí elaborando.

 

Esta acción recuperadora debió ser emprendida, evidentemente, por los capitales argentinos; o, por lo menos, que el Estado los estimulase, precediéndolos y mostrándoles el camino a seguir.

 

La guerra mundial de 1914-1918, con la carencia de productos manufacturados extranjeros, impulsó a los capitales más osados a lanzarse a la aventura; y se estableció una gran diversidad de industrias, demostrando nuestras reales posibilidades.

 

Terminada la contienda, muchas de estas industrias desaparecieron, por artificiales unas, y por falta de ayuda oficial otras, que debieron mantenerse. Pero muchas sufrieron airosamente la prueba de fuego de la competencia extranjera dentro y fuera del país.

 

Pero esta transformación industrial se realizó por sí sola, por la iniciativa privada de algunos pioneros que debieron vencer dificultades. El Estado no supo poseer esa videncia que debió guiarlos y tutelarlos, orientando la utilización nacional de la energía; facilitando la formación de mano de la obra y del personal directivo; armonizando la búsqueda y extracción de la materia prima con las necesidades y posibilidades de su elaboración, orientando y protegiendo su colocación en los mercados nacionales y extranjeros, con lo cual la economía nacional se hubiera beneficiado considerablemente.

 

Para corroborarlo, no me referiré más que a un aspecto. Hemos gastado en el extranjero grandes sumas de dinero en la adquisición de material de guerra. Lo hemos pagado a siete veces su valor, porque siete es el coeficiente de seguridad de la industria bélica; y todo ese dinero ha salido del país sin beneficio para su economía, sus industrias o la masa obrera que pudo alimentar.

 

Una política inteligente nos hubiera permitido montar las fábricas para hacerlos en el país, las que tendríamos en el presente, lo mismo que una considerable experiencia industrial; y las sumas invertidas habrían pasado de unas manos a otras: argentinas todas.

 

Lo que digo del material de guerra, se puede hacer extensivo a las maquinarias agrícolas, al material de transporte, terrestre, fluvial y marítimo, y a cualquier otro orden de actividad.

 

Los técnicos argentinos se han mostrado tan capaces como los extranjeros. Y si alguien cree que no lo son, traigamos a éstos, que pronto asimilaremos todo lo que puedan enseñarnos.?El obrero argentino, cuando se le ha dado la oportunidad para aprender, se ha revelado tanto o más capaz que el extranjero.

Maquinarias, si no la poseemos en cantidad ni calidad suficiente, pueden fabricarse o adquirirse tantas como sean necesarias.

 

A las materias primas nos las ofrecen las entrañas de nuestra tierra, que sólo esperan que las extraigamos.

Si no lo tenemos todo, lo adquiriremos allí donde se encuentre, haciendo lo mismo que los países europeos, que tampoco lo tienen todo.

 

La actual contienda, al hacer desaparecer casi en absoluto de nuestros mercados los productos manufacturados extranjeros, ha vuelto a hacer florecer nuestras industrias, en forma que causa admiración hasta en los países industriales por excelencia.

 

La teoría que mucho tiempo sostuvimos de que si algún día un peligro amenazaba a nuestra patria, encontraríamos en los mercados extranjeros el material de guerra que necesitásemos para completar la dotación inicial de nuestro Ejército y asegurar su reposición, ha quedado demostrada como una utopía.

 

La defensa nacional exige una poderosa industria propia, y no cualquiera, sino una industria pesada.

 

Para ello, es indudablemente necesaria una acción oficial del Estado, que solucione los problemas que ya he citado, y que proteja a nuestras industrias, si es necesario. No a las artificiales, que, con propósitos exclusivamente utilitarios, ya habrán recuperado varias veces el capital invertido, sino a las que dedican sus actividades a esa obra estable, que contribuirá a beneficiar la economía y asegurará la defensa nacional.

En ese sentido, el primer paso ya ha sido dado con la creación de la Dirección General de Fabricaciones Militares, que contempla la solución de los problemas neurálgicos que afectan a nuestras industrias.

 

Al mismo tiempo, es necesario orientar la formación profesional de la juventud argentina. Que los faltos de medios o de capacidad comprendan que más que medrar en una oficina pública, se progresa en las fábricas y talleres, y se gana en dignidad muchas veces.

 

Que los que siguen carreras universitarias, sepan que las profesiones industriales les ofrecen horizontes tan amplios como el derecho, la medicina o la ingeniería de construcciones.

 

Las escuelas industriales, de oficios y facultades de química, industrias electrotécnicas, etc., deben multiplicarse. La defensa nacional de nuestra patria tiene necesidad de todas ellas.

 

6. Acción comercial

 

El comercio, tanto exterior como interior de cualquier país, tiene una gran importancia desde el punto de vista de la defensa nacional.

 

Las naciones en lucha buscan anular el comercio del adversario, no solo para impedir la llegada de abastecimientos necesarios a las Fuerzas Armadas, sino a la vida de la población civil y a su economía. El bloqueo inglés y la campaña submarina alemana son una demostración en este sentido.

 

Es necesario, entonces, estudiar cuidadosamente durante la paz las condiciones particulares en que el comercio podrá desenvolverse en tiempos de guerra, para desarrollar una política comercial adecuada.

 

En primer lugar, es necesario orientar desde la paz las corrientes comerciales con aquellos países que más difícilmente podrán convertirse en contendientes, en una situación bélica determinada; ya que siendo el comercio una de las principales fuentes de la economía y de las finanzas de la Nación, conviene mantenerlo a su mayor nivel compatible con la situación de guerra.

 

Luego, deben estudiarse los puertos por donde saldrán nuestros productos e ingresarán los del extranjero. Se debe determinar cuáles son los susceptibles de sufrir ataques aéreos o navales, los que pueden ser bloqueados con mayor facilidad, etc., con el objeto de saber cuáles son los utilizables, y las ampliaciones necesarias en sus instalaciones, para admitir la absorción de los movimientos comerciales de los otros.

A continuación habrá que considerar la forma en que dichos productos atravesarán el mar, a fin de asegurarlos contra el ataque naval del adversario. Surge, como condición óptima, la necesidad de disponer de una numerosa flota mercante propia, y de una poderosa Marina que la defienda.

 

Se deberá estudiar también la posibilidad de desviar el tráfico de productos a través de países neutrales o aliados, con los cuales nos unan vías de comunicación terrestre, como forma de burlar el bloqueo.

Análogo estudio deberá efectuarse de los puntos críticos, sobre el que reposa el comercio enemigo, para atacarlo y poder así paralizarlo o destruirlo, sea mediante el ataque directo o por la competencia de productos similares en los mercados adquisitivos, haciendo jugar todos los resortes que la política comercial posee. Las “listas negras” constituyen un ejemplo significativo.

 

Lo manifestado para el comercio marítimo debe, naturalmente, ser extendido a las comunidades terrestres y fluviales con los países continentales.

 

Es necesario, luego, extender las previsiones al desarrollo del comercio interno, asegurando una distribución adecuada de los productos destinados a satisfacer el abastecimiento de las Fuerzas Armadas y de la población civil, evitando la especulación y el alza desmedida de precios.

 

Las vías de comunicaciones terrestres (100ferrocarriles y viales) y las fluviales deben ser cuidadosamente orientadas por una sabia política, que contemple no sólo las necesidades de tiempo de paz, sino también las de guerra, en forma similar a las consideradas para el comercio marítimo. Además, habrá que considerar las necesidades de las Fuerzas Armadas, no sólo para su abastecimiento, sino para la movilización, concentración y realización de determinadas maniobras.

 

Terminada la guerra, es necesario proceder a una desmovilización del comercio del país, orientándolo hacia su cauce normal de tiempo de paz, intentando la conquista de nuevos mercados, etc., y ajustando todo a los resultados obtenidos en la contienda.

 

De lo acertado de estas previsiones, dependerá en alto grado la rápida desaparición de las crisis y depresiones que fatalmente se presentan en los períodos de posguerra.

 

El solo enunciado de los problemas comerciales a que me he referido, basta para dar una idea de la gravedad y trascendencia de los mismos, y de la necesidad de disponer de verdaderas capacidades para resolverlos.

 

7. Acción económica

La economía de la Nación es de importancia fundamental para el desarrollo de la guerra. Las riquezas del país son llamadas a su máxima contribución para asegurar el éxito de la misma; y de la calidad y cantidad de producciones existentes dependerá también en alto grado la financiación de la guerra.

Las posibilidades del comercio exterior, las condiciones particulares de la economía de cada país y el manejo de sus finanzas requieren la más hábil conducción, para evitar la ruina del mismo, a pesar de haber ganado la guerra.

El consumo de productos en un país en guerra asume cifras fantásticas, y es necesario estimular al máximo la producción de riquezas, a pesar de que la mano de obra, la maquinaria y los útiles, las fuentes de energía y los medios de transporte, se encuentran ya exigidos al máximo.

Es necesario, además de estudiar la utilización de las propias fuentes de riqueza, coordinarlas con las de los países aliados y con las de las regiones que se prevea conquistar o perder durante la contienda.

Indudablemente, la movilización y transformación de la economía del país, con todos los intereses que habrá que vencer, formas de explotación muchas veces antieconómicas que será necesario establecer, la distribución adecuada de recursos, la determinación de las importaciones indispensables y el orden de prioridad a establecer en las mismas, la organización del trabajo y la utilización del personal, adaptándolos a determinadas actividades, la utilización de los medios de transporte y de comunicación, etc., son tareas muy complejas.

Al igual que en las cuestiones analizadas anteriormente, los países, desde el tiempo de paz, tratan de someter la economía de los probables adversarios a ciertos vasallajes y a situaciones críticas, preparando verdaderas minas de tiempo que harán explosión en el momento deseado.

Finalmente, terminada la guerra, es necesario, como en los demás aspectos, transformar esa economía de guerra tan especializada en economía de paz.

La transformación que necesariamente debe producirse en las industrias, en la vida agropecuaria y en todos los órdenes de la producción es de tal naturaleza, que si no se han adoptado con tiempo medidas previsoras, muy graves perturbaciones pondrán en peligro la existencia misma de los Estados.

La desocupación y el derrumbe industrial y comercial han asolado a las naciones beligerantes después de la guerra de 1914-1918, cundiendo una desmoralización general, peligrosa y contagiosa. 

 

8. Acción financiera

 

Conocido es el aforismo atribuido a Napoleón: “El dinero hace la guerra”, y el de von der Goltz: “Para hacer la guerra se necesita dinero, dinero y más dinero”.

 

La actual contienda nos permite ver cómo las cifras de los presupuestos, que en Inglaterra y Estados Unidos se someten a la aprobación de sus cámaras legislativas, ascienden a cifras verdaderamente fabulosas.

 

Es indudable que finanzas sanas desde la paz facilitan notablemente la conducción financiera de la guerra. La existencia de reservas metálicas de divisas y un crédito exterior e interior sano son otros tantos factores de éxito a considerar.

 

La financiación de la guerra sólo puede hacerse en base a cuidadosas previsiones, formuladas desde la paz, ajustadas a las más variadas circunstancias que puedan presentarse.

 

Será necesario efectuar una apreciación sobre el probable costo de la guerra, sobre el cual es muy fácil que nos quedemos siempre cortos.

 

En el establecimiento de las inversiones habrá que realizar la administración más severa y estricta.

 

Para hacerse de recursos, habrá que extremar todas las medidas, aun las coercitivas: movilización de las reservas metálicas y divisas existentes –aportes voluntarios o forzosos del crédito interno y externo–, de los bienes estatales –del sistema impositivo–, de la emisión del papel moneda, etc., sin consideración alguna a los intereses particulares o privados.

Será también necesario realizar una guerra implacable a las finanzas de las naciones adversarias especialmente atacando su crédito, su moneda y su sistema impositivo.

Será también necesario estudiar la contribución económica y financiera que se impondrá a la nación adversaria, en caso de victoria; y la forma de pagar la deuda de guerra en caso de una derrota.

Finalmente, habrá que prever la forma de pasar del sistema financiero de guerra al de paz, y la financiación de la deuda contraída, que gravará aún por largos años las finanzas del Estado.

 

VI. Conclusiones

Señores: esto es lo que los militares entendemos por defensa nacional.?He pretendido expresar en el curso de mi exposición, y espero haberlo conseguido, las siguientes cuestiones:

 

1ª) Que la guerra es un fenómeno social inevitable;

2ª) Que las naciones llamadas pacifistas, como es eminentemente la nuestra, si quieren la paz, deben prepararse para la guerra;

3ª) Que la defensa nacional de la patria es un problema integral, que abarca totalmente sus diferentes actividades; que no puede ser improvisada en el momento en que la guerra viene a llamar a sus puertas, sino que es obra de largos años de constante y concienzuda tarea; que no puede ser encarada en forma unilateral, como es su solo enfoque por la Fuerzas Armadas, sino que debe ser establecida mediante el trabajo armónico y entrelazado de los diversos organismos del gobierno, instituciones particulares y de todos los argentinos, cualquiera sea su esfera de acción; que los problemas que abarca son tan diversificados, y requieren conocimientos profesionales tan acabados, que ninguna capacidad ni intelecto puede ser ahorrado.

 

Finalmente, que sus exigencias sólo contribuyen al engrandecimiento de la patria y a la felicidad de sus hijos.

 

NOTAS

 

1. Para un análisis profundo del derrotero de la defensa nacional en la historia argentina reciente recomendamos el artículo de Jorge Battaglino, “Auge, caída y retorno de la defensa en Argentina”, Foreign Affairs: Latinoamérica,  vol. 13, Nº 1, 2013, pp. 32-39.

2. Para entender la relación entre ambas etapas recomendamos la lectura del artículo de Luciano Anzelini e Iván Poczynok, “De la política militar a la política de defensa: el Ciclo de Planeamiento de la Defensa Nacional (1002007-2011) como punto de inflexión”, en Perspectivas sobre el Estado, Instituto Nacional de la Administración Pública, Jefatura de Gabinete, 2014. 

3. Fabián Brown, “La industrialización y la cuestión social: el desarrollo del pensamiento estratégico en Mosconi, Savio y Perón”, en Oscar Moreno (100coord.), La construcción de la Nación argentina. El rol de las Fuerzas Armadas, Ministerio de Defensa, Presidencia de la Nación, 2010.

4. Juan D. Perón, “Significado de la defensa nacional desde el punto de vista militar”, conferencia pronunciada el 10 de junio de 1944 en el Colegio Nacional de la Universidad Nacional de La Plata, en Obras completas, t. 6, Buenos Aires, Instituto Nacional Juan Domingo Perón, 1998.

5. Esta forma de pensar la defensa nacional no es exclusiva de nuestra tradición. Sin ir más lejos, si leemos el documento Estrategia de Seguridad Nacional lanzado por la Casa Blanca en febrero de 2015, encontraremos que, además de cuestiones de defensa y mantenimiento del orden internacional, allí se habla de desarrollo económico y eliminación de la pobreza, e incluso de la defensa de ciertos valores.

 

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.