11 de abril de 2011
Instituto Gestar

Chávez y la Argentina: la dimensión estratégica de la política

Sin embargo, lo que ocupó la centralidad de las noticias fue la crítica simplista y vacua sobre el premio “Rodolfo Walsh Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular” que recibió Chávez en la Universidad Nacional de La Plata. Esto no sorprende, pues es sabido el sensacionalismo y el manejo inescrupuloso de la información por parte de ciertos medios. En el caso que aquí nos ocupa, lo que se evidencia no es la tergiversación de la información, sino el énfasis deliberado, la mezcla entre opinión y realidad. Pues en lugar de resaltarse la importancia de dichos acuerdos para la economía argentina y la integración de la región, se prefiere observar la visita como la llegada del siempre “peligroso caudillo venezolano”.

La política es una cuestión de estrategia, por ende, las naciones están obligadas a tejer una serie de líneas de relacionamiento que les permitan garantizar y luchar por su bienestar. La diplomacia y los acuerdos comenrciales son un buen artificio para alcanzar dichos fines. No obstante, los mismos medios que discuten la relación argentino-venezolana (100nunca debemos olvidar que en definitiva los que se relacionan son los países y no sólo los mandatarios), lo hacen a partir de una moralina sin sustento político. No hemos visto que se discutan los vínculos franceses con Chávez, ni españoles, ni norteamericanos, pero sí los argentinos. Si preguntáramos por qué Argentina debería de abjurar de un presidente elegido democráticamente por el pueblo de una nación sudamericana, el silencio reinaría en cualquier recinto donde se emitiera tal interrogante.

La integración latinoamericana necesita de todos los presidentes, incluso de aquellos con los que la ideología no se comparta, pues sobran intereses convergentes en la región. En este sentido, un buen ejemplo son las relaciones también cordiales y fructíferas con gobiernos como el chileno y el colombiano. No se propugna una visión acrítica de la política, sino lo que se busca rescatar es la importancia de tender puentes a fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes de una región del mundo que sobresale por su extraordinario récord en materia de paz y cooperación.

La política precisa de la esfera pragmática para ir transformando en realidad las palabras que se pronuncian en ámbitos académicos y diplomáticos. Mucho de ello ya se ha hecho, pero queda aún mucho por hacer. Como bien dijo el General Perón el 11 de noviembre de 1953: “Las uniones deben realizarse por el procedimiento que es común: primeramente hay que conectar algo; después las demás conexiones se van formando con el tiempo y con los acontecimientos”.

Pablo Salinas

GESTAR

Twitter: @SalinasPabloJ

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.