3 de julio de 2012
Instituto Gestar

Coyuntura económica: ¿hay viento de proa?

Además, la compleja situación en Europa no permite descartar la posibilidad de un contagio de la crisis de Grecia y de España a países más grandes y con mayor peso. Recordemos que aún con esta situación de crisis contenida, los países de la Unión Europea crecieron 0% en el primer trimestre del 2012, mientras que Grecia, Italia, Irlanda, Inglaterra y España tuvieron caídas en el PBI. A esto hay que sumarle que Brasil creció solamente un 0.8% en el primer trimestre del 2012, y Estados Unidos un 0,5%.

En este contexto, Argentina también sufrió una desaceleración de su economía, que según los voceros del establishment surgirían de erradas políticas económicas internas. Lo curioso es que los mismos voceros siempre aseguraron que el crecimiento económico sostenido entre el año 2003 y el 2011 fue gracias a las condiciones internacionales favorables. Hoy que el escenario es de incertidumbre, si hay menor actividad económica en nuestro país es responsabilidad del gobierno y la situación internacional no se incluye en el análisis.

Ahora bien, analicemos algunos datos de la coyuntura económica de nuestro país. El PBI creció en el primer trimestre del 2012 un 5,2%, lo que expresa un “aterrizaje suave” respecto de las altísimas tasas de crecimiento del 2011. Mientras que entre enero a septiembre del 2011 la economía creció al 9,5%, ya en el último trimestre el crecimiento fue menor (100del 7,3%) y esa desaceleración continuó durante este año.

Para el segundo trimestre, si bien aún no hay datos publicados sobre evolución del PBI, se estima un crecimiento menor. Algunos sectores industriales entre abril y mayo tuvieron un pobre desempeño (100industria automotriz y metalmecánica), aunque otros crecieron vigorosamente (100industria textil, alimentos y bebidas, refinación de petróleo). En la construcción también hubo una caída, especialmente para viviendas particulares, y no tanto en obras viales, obras de infraestructuras y obras petroleras.

En el sector externo, las exportaciones de enero a mayo del 2012 fueron 1% mayor a igual período del 2011, que fue un año record con exportaciones por 84.320 millones de dólares. Las importaciones por el contrario fueron un 4% menores, lo cual ha generado un saldo comercial positivo, en estos cinco primeros meses, de 6.311 millones (100un 31% mayor que al del año 2011). El alto nivel del precio de la soja y otros bienes que exporta Argentina hacen pensar un año optimista desde el punto de vista del sector externo. Aquí nuevamente el desafío es sectorial, ya que existe una fuerte caída de la cantidad de automotores exportados a Brasil, como consecuencia del enfriamiento de ése mercado.

En definitiva, el escenario internacional es de incertidumbre financiera, de bajo crecimiento en el mundo y de un enrarecimiento, como consecuencia, de las relaciones  comerciales entre los principales bloques. La cuestión central a entender en este contexto es que el impacto en nuestro país de estas condiciones desfavorables puede ser atenuado con políticas de administración del comercio internacional, de protección del mercado interno y del trabajo argentino, en contraposición de otros modelos donde la acumulación financiera está en el centro de las decisiones.

Roberto Arias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.