2 de noviembre de 2010
Instituto Gestar

Cristina en Córdoba: “Hoy estoy menos triste porque estoy segura que él está entre ustedes”

La jefa de Estado presentó un nuevo modelo de producción nacional de la firma francesa, el Fluence, entregó netbooks a alumnos secundarios e hizo entrega del contrato de clausura y saneamiento de 51 microbasurales, con una inversión de 4,5 millones de pesos y un plazo de ejecución de un año.

“Desde esta histórica Santa Isabel salieron las mayores columnas de trabajadores durante el Cordobazo, hacia el centro de la ciudad, para luchar contra la dictadura”, de Juan Carlos Onganía, manifestó Cristina.

Señaló que “no era -aquella- una lucha por reivindicaciones salariales, porque en ese momento los trabajadores de la industria automotriz eran, como lo es actualmente, los mejores pagos de América Latina”.

Por el contrario, “salieron en busca de otros valores, de la libertad, de la democracia, de la igualdad; que son valores inherentes a todos los argentinos”, agregó, ante un nutrido grupo de trabajadores que la ovacionaron.

Lo propio sucedería a su salida de la fábrica, por parte del público que se agolpó contra las vallas de contención, lo que no impidió que la sepultaran literalmente bajo besos y abrazos y otras efusivas muestras de apoyo.

Cristina adelantó además, las cifras de patentamiento de automotores de octubre, que alcanzó a 51.199 unidades, en lo que significó un incremento en las ventas de un 28 por ciento en comparación con el mismo mes de 2009.

Récord de venta de autos

“Hemos batido nuevamente el récord de patentamientos”, sostuvo la Presidenta, expresó que ya se estima un acumulado anual de “más de 600.000 unidades” y que “esperamos para fin de año superar las 630 mil”.

La mandataria hizo un repaso por las políticas macroeconómicas que permitieron sobrellevar la crisis de 2009: “El año pasado pudimos recuperar la administración de los recursos -previsionales- de los trabajadores y destinar mas de 500 millones de pesos al sector automotriz, para que no despidieran gente”, sostuvo. Señaló que “nada es gratuito y nada es mágico”.

Cristina destacó el rol de la industria autopartista: “Estamos muy contentos con este desarrollo, con esta inversión, estamos orgullosos de que este auto tenga el 40% de componentes nacionales”, manifestó.

“Estamos lanzando y aplicando muchos préstamos para el sector autopartista. Todos los recursos intelectuales y económicos del Estado puestos para profundizar un modelo de fuerte mercado interno y gran sesgo exportador”, dijo.

La jefa de Estado elogió el modelo comenzado en 2003 por Néstor Kirchner y continuado por su mandato: “Además de políticas macroeconomicas, se instaló un proyecto de país, de nación diferente; lo hizo un hombre que creia profundamente en su pueblo, que creía en los argentinos, que creía que era posible tener un desarrollo propio de razonable autonomía, en un mundo globalizado, y que era posible encarar lo que había sido, antes, sólo una utopía”.

Todo parecía imposible

“Cada una de las cosas que propuso parecían imposibles, como industrializar el país, que habia sido devastado”, aseguró y señaló que “debemos, los hombres y mujeres de la política, hacernos cargo, porque es necesario entender que desde la política se puede subordinar a la economía”. Se refirió así al caso inverso protagonizado por las políticas neoliberales de los ’90 y a la consiguiente intervención del FMI en las políticas de Estado.

Cristina exhortó a “saber qué intereses queremos y tenemos que representar y en 2003 decidimos que íbamos a representar los intereses de los argentinos que querian trabajo, igualdad, memoria, verdad y justicia y vivir en una sociedad profundamente democrática”.

“Estábamos seguros que era necesario desarrollar un fuerte mercado interno y este modelo pasó el año pasado la prueba del ácido. Nos decían que el modelo era el de afuera y, cuando ese modelo se derrumbó, estuvo el Estado Argentino para sostener el empleo y la actividad económica”, aseguró la Presidenta.

“El sector automotor es el segundo bloque exportador y las netbooks que estamos entregando se están fabricando en Tierra del Fuego”, manifestó. Recordó políticas como la Asignación Universal por Hijo, que acaba de cumplir un año, y el alcance a más de 2,5 millones de jubilados que tiene el sistema previsional del Estado.

Cristina expresó “un gran orgullo por formar parte de este proyecto político, de haber creido siempre en las mismas cosas y no haberme equivocado”.

“¡Qué hermoso que es darse vuelta, recordar a muchos que ya no están y darse cuenta que estábamos en el camino adecuado! Que era necesario un proyecto nacional y popular”, se alegró Cristina.

Y abundó: “Un proyecto que contemplara a todos, que también hiciera de la educación y la capacitación uno de los ejes centrales.

“Hoy estoy un poco menos triste porque estoy segura de que por ahí debe estar él, caminando entre ustedes, sé que está”, manifestó, emocionada, en referencia a Kirchner.

“Él trabajó por esta Argentina como nadie y quiero agradecerles, en nombre de él, a todos ustedes. Gracias por esta Argentina que él ayudó a construir y por la que consumió su vida, porque ustedes se lo merecían”, exclamó finalmente la mandataria, bajo un clima que para entonces estaba gobernado por la sensibilidad propia y de todos los presentes. Desde los ejecutivos de la firma anfitriona, los funcionarios públicos nacionales, provinciales y municipales y, esencialmente, los trabajadores de la fábrica y de los que aguardaban fuera de las instalaciones.

A su vez, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien la precedió en el uso de la palabra, manifestó su solidaridad con la mandataria: “Nos reconforta saber que su entereza la hizo mantener este viaje a Córdoba, porque, para los cordobeses, es muy importante su presencia y vamos a ayudar a que todo salga para bien, en su Presidencia y nuestra patria”.

Estuvieron también presentes el intendente de Córdoba, Daniel Giacomino; los ministro de Economía, Amado Boudou; Industria, Débora Giorgi; Trabajo, Carlos Tomada y Educación, Alberto Sileoni; el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini y el subsecretario de Medios, Alfredo Scoccimaro. Además, obviamente, representantes de la firma Renault, trabajadores, operarios y militantes cordobeses, que coincidieron en brindar una fuerte muestra de apoyo a la gestión de la Presidenta. Que al término del acto se disponía a regresar a Buenos Aires.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.