10 de mayo de 2016
Instituto Gestar

DESAFÍOS DEL JUSTICIALISMO EN SANTA FE

por Patricio Perretta y Sabrina Scala

 

Los justicialistas sabemos que la única forma de transformar la realidad es conocerla. Por ello caminamos nuestros territorios, escuchando las opiniones y demandas de nuestra gente. No necesitamos tener estadísticas para saber los principales problemas que padece nuestro pueblo. Sin embargo, sabemos que estas herramientas técnicas son un soporte valioso a la hora de diseñar políticas concretas y efectivas de transformación social. 

 

Nuestra provincia, gobernada desde 2007 por el Frente Progresista Cívico y Social –una alianza de socialistas, radicales, demócrata-progresistas y otras agrupaciones menores, cuyo gobernador proviene del Partido Socialista– no posee estadísticas oficiales. 

 

 

 -

 

 

La falta de estadísticas esconde una realidad de fragmentación social y desigualdad regional. Como herederos de las banderas históricas del peronismo, nuestra tarea es hacernos cargo de esa realidad y luchar para alcanzar una Santa Fe más justa e integrada. 

 

A continuación, presentamos algunos datos básicos que permiten comprender la difícil situación que enfrenta nuestra provincia y los desafíos que deberá afrontar el Frente Justicialista para la Victoria. 

 

Acerca de Santa Fe

 

La provincia de Santa Fe es la tercera del país en cuanto a población y la décima en cuanto a extensión. Pertenece a la región Centro junto con las provincias de Córdoba y Entre Ríos, y se sitúa estratégicamente a orillas del río Paraná. El río Salado la divide por la mitad, separando también sus regiones geográficas –llanura pampeana al sur y llanura chaqueña al norte– y, de alguna manera, esa división se traduce también en un desigual desarrollo socioeconómico.

 

Históricamente, la provincia creció desde el Paraná hacia su interior, ya que sus primeras poblaciones estaban a la vera de ese río. Hacia 1858 tenía tan sólo 40.000 habitantes que se duplicarían en diez años producto de la inmigración y el establecimiento de colonias agrícolas, entre las cuales Colonia Esperanza fue la primera del país. En 1887, la cantidad de extranjeros llegaba casi a 45%. La masa inmigratoria que se instaló en las colonias agrícolas del centro de la provincia era, primordialmente, de origen suizo. Más tarde, llega la masiva inmigración italiana.

 

La provincia tiene una participación en el PBI nacional de cerca de 8%. A pesar de contar con uno de los productos brutos geográficos más altos del país, su Índice de Desarrollo Humano es el décimo de la Argentina. El complejo oleaginoso es el principal complejo exportador, siendo el principal mercado de destino la Unión Europea. Otros complejos importantes son el cerealero, el automotriz y el ganadero. Brasil es el primer mercado de destino del complejo automotriz.

 

Dentro de los temas de absoluta actualidad en la provincia se encuentra la inseguridad, que durante los últimos años ha producido como consecuencia que el índice de homicidios casi quintuplique la media nacional. Sus principales focos se encuentran en las ciudades de Rosario y Santa Fe. Sin embargo, también en ese aspecto existe una ausencia absoluta de estadísticas oficiales por parte del gobierno provincial. Es necesario dejar aclarado que sólo en el área de la salud la provincia cuenta con estadísticas regulares y actualizadas.

 

La provincia y sus departamentos

 

La provincia de Santa Fe se divide en 19 departamentos que responden mayormente a un criterio burocrático y no histórico o geográfico. Son tenidos en cuenta, por ejemplo, a fin de la elección de senadores (100uno por departamento), de la división de la competencia judicial, etc. Los departamentos se dividen a su vez en distritos, los cuales pueden ser municipios o comunas, según su población sea mayor o menor a 10.000 habitantes. Para los distritos se utiliza el sistema de ejidos colindantes, o sea que los distritos cubren todo el territorio provincial.

 

En 2008, el gobierno socialista impulsó una descentralización administrativa mediante una regionalización que divide la provincia en cinco regiones llamadas nodos. Sin contar la intencionalidad política que animó la iniciativa de recortar el ámbito de actuación de los senadores provinciales (100uno por departamento y en su mayoría justicialistas), el intento descentralizador sólo sirvió para inflar la burocracia socialista. Hay que tener en cuenta que cada ministerio provincial tiene sus propias regiones y delegaciones en el interior, no coincidentes en cada ministerio, por lo que la superposición administrativa es, por lo menos, grosera. Como peronistas consideramos que una descentralización administrativa o territorial debe ser realizada desde el interés de los pueblos que conforman las provincias.

 

Demografía
 

 

La población de la provincia de Santa Fe presenta una gran concentración en torno a sus dos ciudades principales. De acuerdo con el Censo 2010, la provincia cuenta con 3.165.670 habitantes; los departamentos más poblados son Rosario –donde viven aproximadamente un tercio de los habitantes de la provincia, 1.193.605– y la Capital, con 525.093 habitantes. Los restantes departamentos poseen entre 191.024 personas, General López, y 20.890, Garay. 

 

En la provincia de Santa Fe, entonces, el 43% de la población se concentra en dos ciudades; si ampliamos estas dos ciudades a sus correspondientes conurbanos, en ambos viven el 55% de los habitantes. Es decir, la mitad de la población de la provincia reside en aproximadamente el 0,6% de la superficie. Así, se configura una macrocefalia bicéfala aun mayor a la registrada a nivel nacional. Esa concentración hace que en Santa Fe (100con sus dos grandes polos urbanos) la densidad de población vaya desde 631 hab/km2 en Rosario a 1,8 hab/km2 en 9 de Julio. En definitiva, el departamento 9 de Julio es 9 veces superior a Rosario en cuanto a superficie, pero Rosario tiene 40 veces más habitantes. 

 

En cuanto a los departamentos que más han crecido durante el período intercensal 2001-2010, se encuentran San Lorenzo (10010,7%) y Las Colonias (10010,2%). En el otro extremo, el departamento Vera ha sido el de menor crecimiento poblacional, pues sus habitantes se mantuvieron en torno a las 51.400 personas.

 

Fragmentación regional

 

Como se mencionó anteriormente, las condiciones climáticas generaron un desigual desarrollo socioeconómico en detrimento de los departamentos al norte del río Salado. Estos condicionamientos al desarrollo no fueron suficientemente abordados por el gobierno provincial, generando que los departamentos del norte continúen siendo los más rezagados. Más aún, la falta de inversión en estructura básica en dicha región agrava las desigualdades entre los habitantes de la provincia.

 

De acuerdo con el Censo 2010, la provincia cuenta con 1.023.777 hogares, de los cuales el 97% vive en casas o departamentos. Así, sólo el 3% de los hogares de la provincia viven en viviendas precarias tipo ranchos, casillas, etc. Sin embargo, la realidad es muy diferente si se analiza la situación en cada uno de los departamentos. El departamento de San Javier es el que posee mayor cantidad de hogares en viviendas precarias (10011,6%), seguido por Garay (1007,17%) y Vera (1006,29%). En San Martín y Belgrano más del 99% de las familias viven en casas o en departamentos. 

 

Si consideramos los hogares con disponibilidad de servicio de agua de red pública, podemos también comprobar la gran asimetría existente entre los distintos departamentos de la provincia. En tres departamentos de la provincia menos de 50% de los hogares poseen agua de red. En San Cristóbal sólo el 24% de los hogares posee agua de red; en San Martín el 32,3% y en 9 de Julio el 48%. 

 

En cuanto a la provisión de agua dentro de la vivienda, de acuerdo con el Censo 2010, los departamentos más afectados son 9 de Julio, Garay y Vera, en los cuales los hogares sin provisión de agua dentro de la vivienda ascienden a 48,6%, 31,9% y 30,3% respectivamente. 

 

Resulta interesante, además, mencionar los departamentos que poseen la mayor cantidad de hogares sin desagüe cloacal. Nuevamente, son los departamentos del norte de la provincia aquellos con las mayores dificultades. En Garay, 9 de julio, San Javier, San Cristóbal y Vera más del 70% de los hogares no poseen cloacas. En el mismo sentido, es el departamento 9 de Julio el que posee el mayor porcentaje de hogares sin instalación sanitaria con descarga de agua (10041,8%). En Vera, el 29,7% de los hogares no poseen retrete, mientras que en Garay los hogares sin retrete ascienden al 26,5%. 

 

Otro aspecto a considerar relativo a las condiciones de vida de los hogares es el acceso al gas de red. Todo el norte de la provincia no posee gas de red. Son siete los departamentos de la provincia que padecen esta situación: 9 de Julio, Vera, General Obligado, San Cristóbal, San Justo, San Javier y Garay. Cabe destacar en este punto el esfuerzo que está llevando adelante el Gobierno Nacional para la construcción del Gasoducto del Noreste Argentino (100GNEA). Durante 2014, se licitó el tramo troncal Norte de Santa Fe y Gasoductos de Aproximación a las localidades de la provincia de Santa Fe. Esta obra ayudará a mejorar la situación de postergación que padece el norte santafesino, permitiendo, por un lado, dotar de gas la red domiciliaria y, por otro, favorecer la instalación de empresas que generen arraigo en esas regiones.

 

En relación con la disponibilidad de bienes de los hogares, Garay es el departamento que posee el mayor porcentaje de hogares sin heladera (10018,14%) y sin computadora (10075%). Los departamentos de San Javier y Vera también tienen fuertes restricciones en términos de disponibilidad de bienes de los hogares. 

 

Reflexiones finales

 

En 1944, todavía bajo el gobierno del general Edelmiro Farrell, Juan Domingo Perón, a través del Consejo de Posguerra, convocaba a una reunión general de municipios. Dicha reunión inauguraba el tiempo de la planificación municipal y regional en la Argentina. No sólo eso: también era la primera convención municipal en la que el Estado Nacional participaba y la primera en la que, además de políticos, se incluía a técnicos. El peronismo tiene una larga trayectoria en el desarrollo equitativo regional. 

 

Santa Fe es uno de los distritos más ricos y productivos del país; sin embargo, la distribución territorial de esa riqueza es completamente desigual. Un factor importante en esta desigualdad lo constituyen las condiciones bioclimáticas diferentes, que no fueron atendidas por las políticas públicas: al norte aparece una provincia pobre, con infraestructura mínima y escaso nivel productivo, mientras que al sur se evidencia exactamente el reverso de esta situación. En ese mismo norte, las zonas costeras (100como el departamento de General Obligado) se parecen más al sur de la provincia, mientras que el norte no ribereño registra las peores estadísticas.

Aunque excede la extensión de este artículo, no se puede dejar de mencionar que las ciudades de Rosario y Santa Fe han entrado de lleno en un proceso de conurbanización sin planeamiento con las obvias consecuencias negativas que trae aparejado en el transporte, vivienda, seguridad, etc. Por otro lado, las ciudades de nivel medio van entrando lentamente en ese proceso (100Venado Tuerto), lo cual constituye un llamado de atención.

 

Disminuir las asimetrías presentes entre los distintos departamentos y regiones de la provincia es uno de los desafíos que tenemos los justicialistas. Junto al compañero Omar Perotti, desde el Frente Justicialista para la Victoria, estamos trabajando para recuperar la provincia y devolverle a los santafecinos los valores de justicia social que impulsaron Perón y Evita.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.