28 de julio de 2011
Instituto Gestar

Desmitificando las elecciones en Santa Fe

Desde la mayoría de los medios de comunicación concentrados, hay un esfuerzo por hacer notar que esta es una derrota del gobierno nacional. Es acá donde queremos desde Gestar desmitificar estas afirmaciones, sin dejar de ver la realidad, en donde Agustín Rossi, candidato del Frente para la Victoria, no ha consolidado una intención de voto desde las primarias acontecidas en esa provincia hace pocos días, cuando el Frente para la Victoria obtuvo la mayor cantidad de votos sumando sus precandidatos a gobernador.

Si las elecciones en Santa Fe hubieran sido un castigo para el Proyecto Nacional, no se hubieran obtenido 28 diputados sobre 50 (100mayoría absoluta) y 11 Senadores sobre 19 (100también mayoría absoluta). Tampoco se hubieran obtenido 18 intendencias de las 43 que estaban en juego (100habiendo el Frente Progresista Cívico y Social conservado las intendencias de Rosario y Santa Fe, las más importantes de la provincia).

Si como se afirma desde los medios hegemónicos y las tapas de los diarios más tradicionales, esto hubiera sido una derrota de Cristina, ¿qué explicación tendría que el Poder Legislativo santafesino quede en manos del Frente para la Victoria? ¿Cómo se habrían ganado 18 intendencias?

Lo cierto es que si hubiera un análisis más cercano a la objetividad, se podría afirmar que el resultado es sorprendente en cuanto a la performance de Del Sel y la ajustada victoria del Socialismo (100que perdió más de 100.000 votos con respecto a la elección anterior y el control de ambas cámaras legislativas). En última instancia, el castigo lo ha sufrido la fuerza que comanda Binner, en tanto casi pierde la elección; y el vehículo de expresión de ese castigo lo canalizó de mejor manera el candidato del PRO.

Era sabido que el candidato del Frente para la Victoria no despertaba la simpatía de la mayoría del electorado y de hecho no se esperaba una victoria. El porcentaje de votos (10022%) si fue una sorpresa porque significa una pérdida importante del caudal electoral del FPV en la provincia, que eligió como destinatario el candidato del PRO. La posición de Rossi en defensa de la Resolución 125 le trajo como consecuencia el rechazo de miles de santafesinos, los cuales expresaron esas diferencias en las urnas. Sin embargo, cabe destacar que el compromiso con el proyecto nacional del candidato excede el coletazo de un resultado electoral y seguramente tendrá nuevas oportunidades y mecanismos para mejorar su imagen hacia el electorado de la provincia.

Otra de las conclusiones que dejan las elecciones en Santa Fe es la performance de la boleta única y sus consecuencias para la gobernabilidad. En las primarias quedó demostrado que el sistema es peligroso para los ejecutivos, ya que el factor del propio sistema electoral santafesino (100donde el que gana la categoría de diputados se alza con 28 bancas sobre 50) y la separación de las boletas (100eliminando el efecto arrastre) provoca que los gobiernos puedan ver comprometida su gobernabilidad en los 4 años de gobierno, tal lo ocurrido el pasado domingo en la provincia. Un efecto anexo es la elevada cantidad de votos nulos y blancos, producto del sistema de votación (100tacha sobre un cuadrado del cual no se pueden traspasar sus límites). En definitiva, habrá que mejorar mucho este sistema de boleta antes de pensar en aplicarlo a nivel nacional, si es que alguna vez se toma esa decisión; que por el momento no parece la más adecuada.

Estas particularidades hicieron que el gobernador electo Bonfatti se quejara de la constitución provincial y pidiera por su modificación, teniendo por ello un tratamiento benevolente de los medios de comunicación concentrados ¿Qué hubiera pasado si quien pidiera una modificación constitucional ante un resultado adverso perteneciera al FPV? ¿Los medios hubieran sido tan indulgentes? ¿Nadie piensa que Bonfatti puede estar queriendo violentar las instituciones?

Finalmente, más allá de lo acontecido y de las notas que hay que tomar ante los resultados, la elección de María Eugenia Bielsa como primera candidata a diputada por el FPV es para “sacarse el sombrero”, demuestra que hay futuro para el justicialismo con su espacio y que las elecciones en Santa Fe fueron un castigo que claramente no estuvo dirigido hacia el gobierno nacional.

Pablo Salinas

@SalinasPabloJ

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.