18 de noviembre de 2013
Instituto Gestar

Diez años de crecimiento misionero

Somos testigos del crecimiento social y cultural más virtuoso de nuestros 200 años de historia. Cada día vemos ampliado los derechos de las minorías, que las colocan en igualdad al resto de la sociedad. Durante mucho tiempo quienes vivimos en las provincias alejadas del centro del país nos sentíamos parte de esa minoría que parecía que nunca terminaría. Sin embargo la historia recibió un giro y la utopía se convirtió en realidad. El Federalismo dejó ser una expresión de deseo y la inclusión de TODAS las provincias tomó nuevo sentido.


Misiones, una de las hermanas menores de esta gran familia, de la mano de Rovira y Closs, supo abrazar este proyecto nacional que no mezquinó y no mezquina desarrollo y crecimiento para quienes menos tienen, planteando un modelo de igualdad e inclusión sin precedentes para el “interior” del País.

En este marco, la provincia de Misiones dejó atrás un pasado de postergaciones y endeudamiento sin sentido para embarcarse en el sueño de llegar a ser una provincia grande y pujante con líderes políticos abiertos que basados en su historia, principios y valores continúen lo bueno y mejoren el resto, mirando hacia adelante con planes y proyectos claros en los cuales el año es corto y se hace necesario pensar en grandes ideas a largo plazo.

Es en este sentido que la provincia encara un Plan Quinquenal de Obra de Infraestructura con la confección de un Programa de Obras Públicas e Inversiones en todo el territorio provincial. El interior del interior, como define el Gobernador Closs a las ciudades y pueblos alejados de la Capital, también cobra importancia para dotar de infraestructura a una provincia en la que el turismo es una política de Estado y una marca indeleble para la misma.

El turismo es uno de los mejores ejemplos de que el Estado aparece como el gran ordenador de la economía. Los misioneros transformamos la causa Cataratas en una causa nacional, del 2003 a la fecha hubo un incremento increíble de visitas y eso impactó en otros puntos de la provincia con beneficios que están a la vista.

Si bien existen recursos y servicios turísticos con capacidad para generar pernoctes en otras áreas del territorio provincial, el desarrollo de líneas de comercialización de otros destinos provinciales es todavía incipiente. En este contexto el Gobierno de Misiones ha implementado una política turística basada en cuatro ejes estratégicos: Cataratas del Iguazú, San Ignacio, Parque Temático Santa Ana y los Saltos del Moconá.

Asimismo, la mejora en la calidad de los servicios y la promoción sostenida del Destino Misiones se ha llevado a cabo en conjunto con el sector privado, de tal manera que también es observable la necesidad de establecer incentivos a la comercialización de destinos “no tradicionales” que amplían y diversifican la oferta turística de Misiones.

Con estas medidas, la denominada industria sin chimenea antes mencionada se complementará con el Agro y la Producción mediante un Programa de Sustentabilidad y Competitividad Forestal en conjunto con la Nación.

Estos son solo algunos de los proyectos que a título enunciativo se mencionan para reflejar como en un país y en una provincia en los cuales se mira hacia adelante la economía muestra en forma creciente niveles de autonomía y solidez, con mejoras en todos los indicadores económicos y sociales. Esto, obviamente no significa que no existan desafíos importantes pero es innegable que estamos frente a unos de los períodos más salientes, en términos de performance general, de la historia económica misionera. Es indudable que durante estos diez años la Renovación logró como reflejo del modelo kirchnerista redefinir el rol del Estado, promoviendo la intervención estatal como garante de la justicia social y el desarrollo económico.

Esta redefinición del papel del Estado fue posible gracias al modelo fiscal que recuperó recursos para sostener el aumento del gasto público con sustento en la Hacienda propia sin necesidad de recurrir al empréstito. Parece mágico, se incrementó el gasto pero al mismo tiempo se mantuvo un estricto equilibrio fiscal, precisamente el objetivo que nunca alcanzó el neoliberalismo que ajustaba el gasto al extremo afectando el bolsillo de la gente a favor de las grandes corporaciones.

En lo personal, he tenido el honor de acompañar este proceso como legislador provincial y nacional y en este momento como intendente de mi querida ciudad, y puedo dar fe de cómo esta década ganada a lo largo de toda la provincia se traduce en miles de nuevas viviendas, decenas de escuelas, aperturas de rutas, repavimentado de las ya existentes, hospitales de primer nivel y muchas otras obras que hacen de nuestra hermosa Misiones una tierra sea una tierra de oportunidades donde “se crece más y se crece en paz”.

Finalmente y teniendo en cuenta el mes por el que estamos atravesando no puedo dejar de pensar en recordar a la Militancia Peronista que el pasado 17 de Noviembre en conmemoración al retorno del General al país en 1972 festejó su día. Pensar en la Militancia Peronista es pensar en la lealtad, en el compañerismo, en el fervor y la lucha, en los sueños de defender una patria justa, libre y soberana. Es pensar en la gloriosa JP. Es pensar en Unión, Solidaridad y Organización. Sin Militancia no hay movimiento, Sin movimiento no hay causa, Sin causa no hay futuro.

Termino con palabras del General Perón en su Manual de Conducción Política cuando reveló un gran secreto: no cometer los grandes errores. Allí escribió lo siguiente: “Pequeños errores se cometen siempre en la conducción. El gran secreto está en no cometer los grandes errores, porque los que llevan al fracaso no son los pequeños errores, cuando hay grandes aciertos. Los que llevan a la derrota en las luchas políticas son los grandes errores, aún cuando los aciertos, aunque numerosos, sean pequeños. Esto hay que grabarlo bien, porque es la base de toda la acción de la política.” Como militantes mostremos al Pueblo Argentino los grandes aciertos de este gobierno y dejemos que los pequeños errores, cuando se presentes, se desvanezcan por sí solos.
 

Por Diego H. Sartori*

*Actualmente es Intendente de la Ciudad de Leandro N. Alem, Misiones. Fue Concejal, Diputado Provincial en dos oportunidades y Diputado Nacional. 

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.