15 de noviembre de 2012
Instituto Gestar

El escenario internacional y la independencia económica

 

Ya con los datos del tercer trimestre del año 2012 publicados, se confirma que éste ha sido un año para olvidar para la Unión Europea. La lenta recuperación de las principales economías europeas a la profunda recesión del año 2008-2009 no sólo se vio interrumpida éste año sino que el PBI volvió a caer en el mes de septiembre y lleva acumulados tres trimestres consecutivos de retracción, terminando el año, puede preverse, con una  caída del 0,5% respecto al valor del 2011. Este indicador agregado surge de un promedio donde algunas economías vienen sufriendo mucho más la crisis de deuda, concentrada principalmente en algunos países del sur de Europa. Así, Grecia, Italia, Portugal y España encabezan las caídas del PBI. El caso de Grecia es claramente el más grave, porque este año lleva una caída del 7,2% luego de tener un nivel similar en el año 2011. La economía Griega se ha contraído en casi un 20% en cuatro años: una caída similar a la de Argentina en la crisis del 2000-2002, solo que más lenta pero no por eso menos dolorosa.

Además, los indicadores de producción industrial muestran retrocesos aún mayores. La caída estrepitosa del año 2008 no fue aún recuperada y a la vez en el año 2012 se espera una caída cercana al 2,5%, y para algunos países en valores superiores al 10% (100como Portugal  e Irlanda). Para tener idea de lo que significan estos años para Europa, el nivel de producción industrial a finales del año 2012 será similar al de fines del año 2003, 9 años prácticamente sin crecimiento acumulado.

La principal economía del mundo, Estados Unidos, este año exhibe un crecimiento cercano al 0,5%, con lo cual tampoco se espera que pueda convertirse en la locomotora del crecimiento en el corto plazo. Las principales economías asiáticas mantienen altas tasas de crecimiento, China crecerá el 7,7% este año y la India el 4,9%.

Por último, se destaca la situación zigzagueante de Brasil. Si bien se espera que en definitiva este año crezca entre el 1% y el 1,5%, sorpresivamente, para el último mes para el cual se publicaron estadísticas, septiembre del 2012, se volvió a mostrar una economía en contracción, deteniendo así las expectativas respecto a la recuperación moderada que se venía observando en el segundo trimestre.

En resumen, el escenario económico internacional sigue siendo complejo. Están creciendo más las economías emergentes que los países centrales, situación que se viene dando desde hace varios años. Si bien nuestro país no está sujeto a los vaivenes financieros internacionales (100no requiere nuevo endeudamiento para asegurar sus finanzas), nuestras exportaciones e importaciones, vía precios y cantidades, reflejan en forma directa la situación económica de nuestros socios comerciales. En este mundo cambiante, con economías que hasta hace poco se consideraban grandes fortaleces y se ha demostrado que son gigantes con pies de barro, es necesario seguir apostando a un esquema de fortalecer la independencia económica en un marco de integración regional. Mayor independencia económica se traduce en dos medidas muy claras. En primer lugar, seguir apostando al desendeudamiento, ya que es la garantía de quedar fuera de las crisis de deuda que se ha demostrado lo mal que le hacen a los países relativamente pequeños (100cuestión que por otro lado nosotros comprobamos en forma propia). En segundo lugar, seguir trabajando en la diversificación de nuestras exportaciones en términos de destino  y de producto. Aquellas exportaciones que implican un mayor valor agregado tienen precios más estables y permiten asegurar, en simultáneo, mayor empleo de calidad para nuestros compatriotas.

Roberto Arias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.