19 de septiembre de 2011
Instituto Gestar

El mejor regalo para todos es el presente de nuestros abuelos. Más de 2,5 millones de nuevos jubilados y pensionados

En este mismo sentido se instrumentó el Plan de Inclusión Previsional que facilitó el acceso de más de 2.500.000 personas que estaban excluidas del beneficio por haberse desempeñado en la economía informal o no haber cumplido con los requisitos de edad impuestos en las reformas del sistema realizadas en los ’90.

La ley de movilidad jubilatoria complementa las medidas anteriores y reconoce el aumento, dos veces al año, de todas las prestaciones a cargo del Sistema Integrado Previsional Argentino. De este modo se asegura que los haberes jubilatorios seguirán la evolución de los salarios, a la vez que acompañarán el aumento de los ingresos al Sistema Previsional. Gracias a este nuevo esquema, entre comienzos de 2003 y mayo de 2011, la jubilación mínima aumentó 856 por ciento.

Como complemento de las medidas adoptadas en beneficio de nuestros adultos mayores, se fortaleció el PAMI, la institución más importante de promoción, atención y prevención de problemáticas de salud de este sector poblacional. Asimismo, se fortalecieron otras áreas de prestaciones sociales, a través de las cuales miles de abuelos y abuelas participan en programas de esparcimiento, talleres y actividades a través de los cuales disfrutan de sus derechos como ciudadanos plenos, integrándose activamente a la comunidad de la que forman parte.

El fortalecimiento de este organismo lo posiciona hoy como la obra social más grande de América Latina con más de 4 millones de afiliados.

Nuestros abuelos representan, desde 2003, una prioridad en las políticas públicas de un Estado nacional que dice presente para asegurar que, donde existe una necesidad, nace un derecho.

Descargar el afiche de «jubilaciones»

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.