20 de octubre de 2016
Instituto Gestar

EN 290 DÍAS, 290 MUJERES ASESINADAS

A días del Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, con los cuerpos aún movilizados, las emociones vibrantes y con la impotencia de la represión que sufrieron por parte de las fuerzas policiales, las mujeres junto a referentes de 50 organizaciones sindicales y agrupaciones de mujeres convocan a una movilización bajo la consigna de #NiUnaMenos.  

Es que el umbral de tolerancia ha llegado a un límite. Cobra trascendencia en la sociedad, el brutal asesinato de Lucía Pérez, marplatense de 16 años, luego de ser drogada, violada y empalada. En el mismo día, 12 de octubre, el odio de una madre mata a su hija por ser lesbiana y al día siguiente, dos adolescentes son acuchilladas por un hombre en La Boca.

Auto-convocadas, cientos de mujeres se organizaron rápidamente para alzar la voz frente a la violencia machista que se vuelca sobre sus cuerpos y sobre sus vidas. “Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, fue el lema que materializó la lucha decretando por primera vez en la historia Argentina paro Nacional de Mujeres, para visibilizar los femicidios, poner en agenda la urgencia de los reclamos, y exigir al Gobierno y a la Justicia que dejen de mirar para otro lado.

A partir de la asunción de Mauricio Macri como Presidente parece haberse levantado el cepo al fascismo, la misoginia y la violencia institucional plasmándose en más de 290 femicidios en lo que va del 2016. Además, con él a la cabeza del Gobierno se suman los vaciamientos a las políticas de género, el desplazamiento de los observatorios que se habían puesto en práctica; el desguace de la Ley de Educación Sexual Integral, ley fundamental por la que se pidió en la marcha del #NiUnaMenos el 3 de junio pasado para prevenir la violencia machista, modificado ahora para conformar a los sectores más retrógrados. Asimismo, cabe señalar que la Ley de patrocinio gratuito para víctimas de violencia de género, aprobada el año pasado, no ha sido reglamentada y desde el Ministerio de Justicia ya se alertó sobre la falta de presupuesto para ponerla en práctica en una escandalosa vuelta atrás de un derecho básico para poder acceder a la Justicia.

Si de presupuesto hablamos, la situación empeora. El porcentaje paupérrimo que recibe el Consejo Nacional de Mujeres, es decir el órgano responsable de implementar la protección contra la violencia de género, es tan solo del 0,0055% del total del presupuesto nacional y equivale, si se compara los datos con el Censo de 2010, a $4,25 por mujer.

Detrás de los femicidios, existe una trama económica y social que se esconde y a la que también hay que denunciar. La violencia contra la mujer está impulsada y sustentada por una trama económica que la posibilita y la reproduce. Los despidos masivos afectan principalmente a las mujeres; el tarifazo, la inflación, el ajuste, el fin de la moratoria previsional golpean sobre todo a las mujeres. Cuando el conflicto social se mete adentro de las casas, las más perjudicadas son las mujeres.  En otras palabras, la pobreza afecta más rápido a las mujeres que a los hombres, dejándolas más desprotegidas y convirtiéndolas en el blanco de la violencia.

La marcha convocada para mañana, desde el Obelisco a Plaza de Mayo, cuenta con el apoyo de organizaciones de mujeres de Bolivia, Paraguay, México, Chile, Costa Rica y Perú, además de contar con el apoyo de las centrales sindicales, CTA y CGT.

Desde el Instituto Gestar, repudiamos todo acto de violencia machista hacia las mujeres y convocamos a apoyar la movilización contra la violencia de género. Sumemos nuestra voz al grito colectivo del  #NiUnaMenos.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.