9 de mayo de 2016
Instituto Gestar

ENTREVISTA AL EMBAJADOR DE LA FEDERACIÓN RUSA, VÍCTOR KORONELLI

Gestar: Para empezar, nos interesaría mucho tener un panorama de cuál es la situación política actual y cómo está inserto internacionalmente su país. Hemos visto que tienen una política exterior muy activa. Por otra parte, han festejado hace muy poco los setenta años del Día de la Victoria.

 

Embajador: Usted sabe perfectamente –no es ningún secreto– que mi país sigue siendo uno de los jugadores relevantes en el escenario político internacional, por eso seguimos actuando de manera muy activa y constructiva en el marco de varios organismos internacionales, ante todo en el marco de Naciones Unidas, dentro del Consejo de Seguridad. Recién usted mencionó los grandes festejos relacionados con el septuagésimo aniversario de la Victoria, que celebramos el 9 de mayo. Para nosotros, aunque no todos lo entienden, este aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial tiene un significado particular, porque esa guerra es la Gran Guerra Patria, como la llamamos en Rusia y en la mayoría de las ex repúblicas soviéticas. Se trata de una de las fiestas más importantes porque en esa larga contienda nosotros –me refiero a la ex Unión Soviética– perdimos veintisiete millones de habitantes, una tremenda cantidad de vidas humanas, incluyendo los que perdieron la vida en el campo de batalla, los que murieron de hambre en las ciudades bloqueadas, los que murieron de heridas en los hospitales, en los campos de exterminio masivo, etc. Por eso los festejos de este año tuvieron una gran envergadura. Llegaron muchos líderes de otros Estados para participar: los líderes de China y de India, entre otros. Desgraciadamente algunos países occidentales boicotearon el festejo tratando de castigar a Rusia. Los invitamos, pero ellos tomaron la decisión de aceptar la invitación o rechazarla. Eso de ningún modo dañó el tamaño y la envergadura de este festejo que tuvimos en Moscú y en otras ciudades de Rusia.

 

G: ¿Cómo es la relación actual con otros países de Europa Occidental? ¿Está teñida por el conflicto con Ucrania?

 

E: Claro que está teñida por ese conflicto, pero algunos países hoy en día, no sólo en Europa Occidental sino en el mundo, tienen voz propia y pueden tomar su propia decisión, entre ellos está la Argentina sin duda alguna. Algunos están actuando según las órdenes que reciben de otras capitales, por ejemplo, de Washington. En el caso de Europa del Este, los líderes de Serbia y República Checa participaron de nuestros festejos; cada uno toma su propia decisión. 

 

Y hablando de Ucrania, creo que ustedes y sus lectores saben perfectamente que existen los acuerdos de Minsk, firmados para buscar las vías de resolución del conflicto en el este de ese país. No es un conflicto entre Ucrania y Rusia, sino un conflicto interno de Ucrania, y sólo los ucranianos y su gobierno pueden y deben resolverlo, pero siempre tomando en cuenta los deseos y los desafíos de la población del este de Ucrania, de Donestk y Lugansk; no es poca gente, pues son más de seis millones de habitantes. Por eso creo que es imposible preparar o reformar la Constitución del país sin tomar en cuenta los planes y las ideas de la población de esa región. Esto está previsto en los acuerdos de Minsk: que la reforma constitucional se realice con la participación de las dos partes: los rebeldes –como les dicen– y el gobierno de Kiev. 

 

La situación hoy en día, según nuestros datos, mejoró en comparación con lo que sucedía hace unos meses, en enero pasado. Pero todavía sigue siendo muy complicada. Además, se suma el hecho de que el gobierno central ucraniano suspendió el funcionamiento de los bancos en el este de su país y canceló el pago de pensiones; yo no sé cómo la gente sobrevive allá. Rusia envía convoys humanitarios, con alimentos y con medicamentos; eso es lo que estamos haciendo, apoyando a la población civil. En el este de Ucrania no hay militares, no hay tropas oficiales, no fabrican armas. Creo que las dos partes, tanto el gobierno de Kiev como los rebeldes, tienen  un armamento similar, el producido por la ex Unión Soviética. Así es la cosa. Pero el Congreso norteamericano autorizó hace poco tiempo los envíos al gobierno de Kiev de armamento letal; eso es peligroso. Si efectúan esas entregas, la situación va a empeorar. 

 

G: ¿Cómo ve usted la conformación del BRIC, en cuyo ámbito se ha creado un banco de desarrollo? ¿Qué perspectiva de futuro le ven a este bloque?

 

E: El BRIC es una agrupación de países de las economías más importantes del mundo. Se trata de una agrupación bastante joven, pero no tengo ninguna duda de que cuenta con grandes perspectivas. Rusia tiene este año la presidencia pro témpore y vamos a realizar la próxima cumbre en la ciudad de Ufá, en nuestro país. Es claro que esta agrupación le permitió, no sólo a Rusia sino a todos los países miembros, consolidar mejor sus posiciones en la resolución tanto de los problemas políticos internacionales como de los económicos. Además, ya estamos llevando a cabo pasos concretos, por ejemplo, lo que mencionó usted recién, la creación de un banco de desarrollo. Todavía está en su fase inicial, pero creo que este proyecto tiene grandes perspectivas porque, en primer lugar, cuenta con un capital anunciado que supera los 100 mil millones de dólares, un monto bien importante. El banco estará abierto a la participación de otros países que no son miembros del BRIC, siempre teniendo en cuenta que su capital esté compuesto por el 55% de capital perteneciente a los países del bloque. 

 

También este año, durante nuestra presidencia pro témpore, en la misma ciudad de Ufá debe realizarse la primera reunión del Consejo de Directores. Allí vamos a formalizar la primera presidencia del BRIC. Está previsto que sea designado el representante de India como primer presidente del banco; todavía no está designado, pero hay cierto acuerdo. La primera presidencia va a durar seis años y luego pasará a otro país, probablemente Brasil. Además, otro aspecto muy importante es que los países integrantes del BRIC están buscando intensificar y ampliar relaciones con otras economías emergentes. Existe una buena tradición al respecto; la presidencia pro témpore puede realizar invitaciones a cualquier país de la región, lo hicieron los sudafricanos el anteaño pasado; el año pasado la presidencia pro témpore invitó a los líderes de todos los países sudamericanos que estuvieron en Fortaleza en el marco de la cumbre. Eso nos permite tener un muy buen terreno adicional de diálogo entre los BRIC y otros países, entre los cuales está la Argentina.

 

G: ¿Usted cree que la Argentina puede incorporarse al BRIC? 

 

E: No tengo la respuesta. Al día de hoy no está en la agenda de BRIC la ampliación de su estructura. Sin embargo, esta cuestión puede cobrar vigencia en cualquier momento, pero con una sola condición: el bloque BRIC puede ser ampliado sólo sobre la base de la decisión consensuada de los cinco países miembros. Esas son las reglas.

 

G: ¿Cómo evalúa usted la evolución de las relaciones bilaterales y la reciente visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a su país? ¿Cuál es la importancia que Rusia le otorga a los acuerdos recientemente firmados con la Argentina?

 

E: Los contactos con la Argentina son bien fluidos en el marco de varios organismos internacionales y especialmente en el marco del G-20. Usted sabe que la presidenta Kirchner participó en la cumbre del G-20 en 2013; no pudo estar en Australia el año pasado, pero el año anterior –cuando nosotros tuvimos la presidencia del G-20– participó en la cumbre de San Petersburgo. No sólo a nivel de primeros mandatarios sino también a nivel de ministros de finanzas y de economía, etc., siempre tuvimos y tenemos un diálogo muy fructífero y muy fluido con nuestros colegas homólogos argentinos. 

Quisiera subrayar que con la Argentina y con este gobierno tenemos una cooperación muy estrecha en el marco de Naciones Unidas y colaboramos de manera bien eficaz durante la membresía de la Argentina como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad. La Argentina tuvo este asiento como miembro no permanente en 2013-2014. Tuvimos una cooperación excelente y apoyo mutuo. Quiero agregar que hace poco en la Asamblea General de la ONU se votó y aprobó una resolución dedicada al septuagésimo aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, nosotros presentamos el proyecto de resolución y la Argentina actuó como uno de los coautores del proyecto.

 

La base de esta cooperación fructífera en los organismos internacionales, G-20, Naciones Unidas, etc., es que tenemos muchos puntos de vista comunes respecto de la situación internacional y global. Eso también se sustenta en el excelente nivel de las relaciones bilaterales que actualmente tenemos con el gobierno argentino. Creo que no hay otro país con el que en el lapso de un año o menos hayamos intercambiado visitas de altísimo nivel: el presidente Vladimir Putin estuvo acá en julio de 2014 y la presidenta Cristina Kirchner visitó Moscú en mayo de este año. Nuestros líderes, tanto acá como allá, entablaron conversaciones que abarcaron una gran cantidad de temas, tanto sobre política internacional como sobre varios proyectos binacionales y bilaterales. Además de eso, tenemos varios mecanismos de cooperación bilateral, por ejemplo, una comisión intergubernamental, la Comisión Mixta Intergubernamental sobre Cooperación Económico-Comercial y Científico-Técnica (100Comixta), que se reúne cada año, un año en Rusia y otro en la Argentina. La próxima reunión de Comixta será la duodécima y debe celebrarse en Buenos Aires. Además, tenemos otra comisión intergubernamental, la Comisión sobre Cooperación en la Esfera Técnico-Militar, que también se reúne una vez al año. Este año se hará la cuarta reunión, que debe celebrarse en Moscú. 

 

Asimismo, nuestros cancilleres se entrevistan como mínimo una vez al año en el marco de un intercambio de mutuas visitas, o en Nueva York durante la semana ministerial de la Asamblea General o en otros foros internacionales. Hace un par de meses coincidieron en Guatemala nuestro canciller Serguéi Lavrov y el canciller Héctor Timerman, y allí se reunieron con los países miembros del Sistema de Integración de Centroamérica (100SICA).

 

Además, tenemos un mecanismo de consultas políticas a nivel de los vicecancilleres una vez al año y a nivel de directores de las áreas más importantes de las cancillerías (100desarme, no proliferación, derechos humanos, nuevos desafíos y amenazas).

 

G: ¿Qué tipo de lazos culturales existen entre los dos países?

 

E: Estos lazos son muy importantes: este año estamos cumpliendo lo que acordaron nuestros presidentes el año pasado, las jornadas culturales recíprocas. La jornada cultural o el día de la cultura argentina fue inaugurada por la presidenta durante su visita, con motivo de la apertura de la exposición dedicada a Evita Perón. Esa exposición tuvo lugar en uno de los museos más emblemáticos de Moscú, el Museo Histórico ubicado en la Plaza Roja. Es muy simbólico que cuando Cristina Fernández inauguró esta exposición en la sala vecina acababan de terminar de montar otra dedicada al septuagésimo aniversario de la victoria en la Gran Guerra Patria. La presidenta fue la primera en visitarla, aunque todavía no se había inaugurado oficialmente. 

 

La jornada cultural rusa comenzará aquí a fines de julio, todavía no tengo la fecha exacta pero vamos a dar un importante concierto de gala.

 

G: ¿Cuál es la posición de su país respecto de Malvinas? 

 

E: Nuestra posición es bien clara. Apoyamos todas las resoluciones de Naciones Unidas y votamos por comenzar lo más rápidamente posible las conversaciones pacíficas en la mesa de negociaciones entre Buenos Aires y Londres. Es preciso que se dialogue; de ninguna manera este tema puede quedar pendiente. En Rusia existe una organización no gubernamental de amigos de la Argentina que apoya a su país en el tema de Malvinas, y que encabeza el director del Instituto de América Latina perteneciente a la Academia de Ciencias de Rusia, destacado latinoamericanista reconocido mundialmente.

 

G: Entre los convenios que se han firmado con motivo de la visita de la presidenta Cristina Fernández en abril de este año, ¿cuáles considera que son los más relevantes?

 

E: Lo más relevante fue, sin duda, la declaración conjunta por la cual nuestra relación bilateral de cooperación está fijada como asociación estratégica multifacética que abarca todas las esferas de vinculación. Creo que es lo más importante pues se trata de una señal política que evidencia que nuestras relaciones bilaterales están al más alto nivel. También considero que es de gran valor el plan de acción conjunta que firmaron nuestros cancilleres, que tiene por objetivo la profundización de las relaciones y de cooperación de múltiples sectores. En cuanto a los acuerdos específicos, se firmaron varios acuerdos marco como el de cooperación en materia militar y algunos documentos interministeriales como los programas de acciones conjuntas y colaboración en materia de agricultura y de pesca para los próximos tres años. Han sido más de veinte los acuerdos firmados, lo que pone de relieve la profundización a que han llegado nuestras relaciones políticas y económicas. Otra cuestión importante fue la firma de dos memorándum y un protocolo de intenciones que establecen la realización de grandes proyectos en la Argentina. El primero está referido a la construcción de la represa Chihuidos I, en la provincia de Neuquén, que prevé un financiamiento de parte de organismos estatales rusos por 1.655 millones de dólares, equivalentes al 85% del costo total de la represa, a pagar en veinte años con cinco de gracia y a una tasa de 6,5%. La construcción comenzará en septiembre de este año. Ésta es la mejor muestra de la asociación estratégica entre nuestros países. Junto a una empresa argentina se ganó la licitación y ahora sólo falta la firma de los convenios de crédito y de suministro de equipos hidroeléctricos, que se realizará en junio de 2015.

El segundo protocolo firmado se refiere a la construcción de la sexta central nuclear argentina, con uranio enriquecido y agua liviana. Rusia es uno de los países que más experiencia nuclear tiene en el mundo, con lo cual es de sumo interés para las dos partes. En tal sentido, representantes de ambos gobiernos se vienen reuniendo a fin de preparar un acuerdo intergubernamental que está muy avanzado.

 

El tercer acuerdo firmando es un memorándum de intención marco firmado entre la empresa petrolera rusa Gazpom con YPF. El convenio contempla la exploración y producción de petróleo y gas en la Argentina. No se limita a las reservas de Vaca Muerta, sino que se extiende a exploración de nuevas reservas de gas y petróleo, proyectos de extracción, de distribución, de venta. En fin, hay muchos proyectos de interés común para ambas partes.

 

G: ¿Cómo se desenvuelve en la actualidad el intercambio comercial entre Rusia y la Argentina?

 

E: Hasta el año pasado el volumen del intercambio creció ininterrumpidamente. En 2014 bajó un poco, pero ya este año repuntó nuevamente. Tenemos un inconveniente que radica en los datos estadísticos de los dos países. Según los datos oficiales de nuestro servicio aduanero, el año pasado tuvimos un intercambio de 1.300 millones de dólares, con fuerte saldo favorable para la Argentina pues este país exportó 1.100 millones y Rusia exportó 200 millones. Ahora bien, según datos de la AFIP, el comercio bilateral del año pasado llegó a 1.900 millones, con fuerte saldo favorable para Rusia. Estos datos son totalmente incompatibles. La causa de esta discordancia es que mucha mercancía se vende a través de terceros. Por ejemplo, en nuestro caso el combustible diésel es exportado a la Argentina mediante empresas de otros países. En el caso de las exportaciones argentinas, sucede que muchos de sus productos alimentarios pasan por puertos de Europa del Oeste u otros, y nosotros lo consideramos como exportación, por ejemplo, a Holanda si la mercadería desembarca ahí, pero el caso es que luego prosigue camino a Rusia, con lo cual realmente es una exportación de la Argentina a Rusia.

 

G: ¿Qué temas cree usted que falta desarrollar en la relación bilateral?

 

E: Creo que vamos por buen camino, la energía eléctrica es un área donde podemos hacer mucho. En materia de represas hidroeléctricas Rusia tiene una experiencia de décadas. Un dato interesante es que en la Argentina el 40% de la energía eléctrica se produce con turbinas y generadores de procedencia rusa o, para ser más exactos, provenientes de la ex Unión Soviética (100turbinas de Yaciretá), todo lo cual nos lleva a la conclusión de que se trata de un campo con enormes perspectivas. Otros campos donde hay un gran futuro son la colaboración científico-tecnológica, la energía nuclear, la educación. En este último aspecto, por ejemplo, se está por firmar un convenio bilateral de convalidación de diplomas y títulos universitarios. 

Para la Federación Rusa, América Latina es una región que tiene su propio peso, su propia voz en el mundo, una región muy importante, y por ello estamos interesados en aumentar nuestra presencia y colaboración con todos los países latinoamericanos. Pero, dentro de todos los países de la región, la Argentina es uno de nuestros socios estratégicos. 

 

La Federación Rusa

 

La Federación Rusa es el  país más extenso del mundo, con una superficie de 17.125.246 kilómetros cuadrados, equivalente a la novena parte de la tierra firme del planeta. Su capital es la ciudad federal de Moscú.

 

Es una república presidencialista, formada por 85 sujetos federales. Es el noveno país del mundo en población con 146.000.000 de habitantes. Ocupa toda el Asia del Norte y alrededor del 40% de Europa (100principalmente Europa Oriental), por lo cual se trata de un país transcontinental. En Rusia hay nueve zonas horarias. Tiene las mayores reservas de recursos energéticos y minerales del mundo todavía sin explotar y es considerada la mayor superpotencia energética. Posee las mayores reservas de recursos forestales y la cuarta parte de agua dulce no congelada del mundo.

 

Delimita con el mayor número de países, un total de 16 y el que tiene las fronteras más extensas. Tiene fronteras terrestres con Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Bielorrusia, Lituania, Polonia, Ucrania, Georgia, Azerbaiyán, Kazajistán, China, Mongolia y Corea del Norte. 

Sus costas están bañadas por el océano Ártico, el océano Pacífico del Norte, y por mares interiores como el mar Báltico, el mar Negro y el mar Caspio.

 

La historia de Rusia comenzó con los eslavos orientales. Los eslavos emergieron como un grupo reconocible en Europa entre los siglos III y VIII d.C. Fundado y dirigido por una clase guerrera noble de vikingos y sus descendientes, el primer Estado de los eslavos orientales, la Rus de Kiev, surgió en el siglo IX y adoptó como religión el cristianismo procedente del Imperio bizantino en 988, comenzando una síntesis de las culturas bizantina y eslava que definiría la cultura rusa durante el siguiente milenio. Posteriormente la Rus de Kiev se desintegró en muchos pequeños Estados feudales, de los cuales el más poderoso fue el Principado de Moscú, que se convirtió en la fuerza principal en el proceso de la reunificación rusa y la lucha por la independencia contra la Horda de Oro. Moscú reunificó gradualmente los principados rusos circundantes y comenzó a dominar en el legado cultural y político de la Rus de Kiev. Para el siglo XVIII la nación se expandió mediante la conquista, anexión y exploración hasta convertirse en el Imperio ruso, el tercer imperio más grande de la historia al extenderse desde Polonia en el oeste, hasta el océano Pacífico y Alaska.

 

Rusia ha establecido un poder e influencia mundial desde los tiempos del Imperio ruso, después como el país dominante constituyente de la Unión Soviética (100URSS), el primer y más grande Estado socialista  establecido y una de las dos superpotencias emergentes de la Segunda Guerra Mundial y actualmente como la Federación de Rusia. El país tiene una larga tradición de excelencia en todos los aspectos de las artes y las ciencias. La Federación Rusa se fundó al disolverse la Unión Soviética en 1991, pero es reconocida como la heredera de la personalidad legal de la misma. Su economía tiene uno de los mayores crecimientos del mundo. Es el octavo país por PBI nominal, con el tercer presupuesto militar más grande del mundo. Es uno de los cinco países con armas nucleares reconocidos y posee el mayor arsenal de armas de destrucción masiva del mundo. Rusia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, miembro del G 20, APEC y OCS, con gran influencia en el espacio postsoviético, particularmente en la Comunidad de Estados Independientes (100CEI).

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.