26 de septiembre de 2014
Instituto Gestar

Formar para construir

 

por Diego Bossio
Director General de Gestar

"A los jóvenes les digo sean transgresores, opinen, la juventud tiene que ser un punto de inflexión del nuevo tiempo”, seña-laba lúcidamente Néstor Kirchner en julio de 2008 en pleno conflicto con una fracción del sector agropecuario por la Resolución 125.
Es que un país no puede transformarse sin participación ciudadana, sin militancia, sin formación de cuadros políticos. Y si los cambios se logran, como viene sucediendo desde mayo de 2003 cuando Néstor recibió un país devastado por décadas de políti-cas neoliberales que le pasaron costosas facturas al pueblo argentino, también pueden perderse, más temprano que tarde, si la población no es plenamente consciente de los verdaderos intereses de los gobernantes que elige. Para ello es esencial la forma-ción, sobre todo política, que fomente la conciencia ciudadana y genere las ganas de participar.
Entre tantos logros que uno podría mencionar de este modelo político, económico y social comenzado por Néstor Kirchner y con-tinuado por la presidenta Cristina Fernández, sin dudas está el de haber recuperado el valor de la militancia y de las ideas, con una enorme conciencia y reflexión sobre el pasado y un fuerte compromiso con el presente pero siempre pensando y mirando hacia el futuro.
Estoy convencido de que cuando Néstor impulsó la creación de GESTAR, hace cuatro años, tenía entre sus principales objetivos que naciera un instituto capaz de llevar a cabo un amplio conjunto de iniciativas de capacitación y estrategias, siempre en un mar-co doctrinario peronista, que involucrara a miles de compañeros y compañeras de todo el país. Como director general de GESTAR recojo ese compromiso y asumo las responsabilidades pero no puedo dejar de mencionar que estoy sumamente orgulloso de lo hasta aquí conseguido. Las escuelas de formación de dirigentes instaladas a lo largo y ancho del país, las capacitaciones virtuales que abarcan tópicos tan diversos como economía, política, transporte, equidad de género, relaciones exteriores, etc., que reciben a miles de compañeros y compañeras todos los años, los encuentros anuales en los que los principales dirigentes y cuadros del peronismo se reúnen con la militancia, entre otras tantas actividades que desarrollamos desde GESTAR, deben ser un motivo de compromiso y orgullo para todos los que somos parte de él.
Las doctrinas son principalmente exposiciones sintéticas de grandes líneas de orientación. Se trata no solamente de poner en marcha la difusión de las ideas y la doctrina sino también de impulsar la fuerza motriz para que esas ideas sean realizadas, que es lo que verdaderamente interesa. Para ello debemos procurar mantener al día la doctrina, inculcarla y unificarla en la masa, moldear los mejores cuadros justicialistas y capacitarlos para la conducción. En resumen, trabajar para la preparación de los conductores del Movimiento.
Nuestro cometido es capacitar a los compañeros y compañeras más jóvenes porque ellos son el futuro. Ellos deberán procurar mantener las conquistas alcanzadas, que son muchas, e ir por lo que falta, que también es bastante. Debemos darles las armas que más cuadren con sus características e inclinaciones e intentar esclarecerles la misión que deberán desplegar en la vida pero-nista, y si lo hacemos bien, ellos nos lo agradecerán y el Movimiento irá progresando paulatinamente, en proporción con la capa-cidad con que sepamos dotar a nuestros propios hombres y mujeres. Por eso la función de instruir los cuadros de nuestro Movi-miento adquiere una importancia extraordinaria, porque en su formación ya va incluido todo el proceso anterior, de mantener, con-solidar y desarrollar nuestra doctrina, inculcarla y mantenerla al día.
El Gral. Juan Domingo Perón argumentaba que “mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”. Recuperamos la militan-cia, recuperamos los centros de formación política, recuperamos las ganas de educarse y de participar. Esto es un hecho. Una realidad. La Argentina tiene futuro porque tiene un presente con miles de argentinos que tienen ganas de participar. Miles de com-patriotas comprometidos con ayudar a quienes más lo necesitan. Predispuestos a compartir experiencias entre todos. Hay volun-tad de aprender. Recuperamos el interés de ser protagonistas. Hay ganas de ser libres e independientes.
Es momento de redoblar los esfuerzos, de estar muy orgullosos por las conquistas pero también de ser conscientes de lo que falta y de lo que hay que corregir. Los tiempos venideros exigirán el máximo nivel de esfuerzo y compromiso de cada uno. Que-remos ser protagonistas y forjar nuestro propio futuro. Somos parte de un modelo de país que nos permitió recuperar la pasión, y contra la pasión no se puede ir. Hay que seguirla.

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.