30 de junio de 2014
Instituto Gestar

Hacia una mayor inclusión de los adultos mayores

 

Sabido es que el Plan de Inclusión Previsional, popularmente conocido como “jubilaciones por moratoria” implementado a principios de 2005 mediante la gestión del Presidente Néstor Kirchner, ha logrado ampliar considerablemente la cobertura previsional en el país.


La cantidad de beneficios hacia los adultos mayores otorgados por la Administración Nacional de Seguridad Social -ANSES- ha aumentado un 91,9%, pasando de poco más de 3.100.000 en enero de 2005 a más de 5.950.000 para junio de 2014, alcanzando así una tasa de cobertura previsional[1] superior al 90% (100la más alta de Latinoamérica).

Esta inclusión previsional no solo redujo la pobreza e indigencia en los adultos mayores (100y en las personas que conviven con ellos), sino también fue una considerable mejora respecto a la equidad de género porque el 73% de estos destinatarios fueron mujeres.

No obstante, a más de nueve años de su implementación y a pesar de que, como se mencionó anteriormente, la Argentina posee una de las tasas de coberturas previsionales más altas del mundo, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el pasado 5 de junio el envío de un Proyecto de Ley al Congreso de la Nación para implementar una nueva moratoria previsional que facilite el acceso a aproximadamente 473.000 personas en edad jubilable a un beneficio previsional concentrándose en aquellos sectores más vulnerables.

Merece la pena destacar que en simultáneo a este proceso de inclusión iniciado en 2005 por Néstor y reforzado por Cristina, los haberes mínimos han tenido más de veinte aumentos en la última década, de los cuales los últimos once fueron a partir de 2008 gracias a la sanción de la Ley 26.417 de Movilidad Jubilatoria, la cual establece obligatoriamente dos aumentos anuales (100en marzo y septiembre) de acuerdo a la evolución de los recursos tributarios, el índice de salarios, los recursos totales de la ANSES y la cantidad de prestaciones.

Tal como señaló el director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio, “los trámites a realizar serán muy sencillos de manera que los futuros beneficiarios no deban acudir a un abogado que se quede con parte del dinero”. A través del beneficio previsional, los jubilados acceden también al PAMI (100Programa de Atención Médica Integral), que con más de 4,5 millones de afiliados es actualmente la mayor obra social de Latinoamérica y la segunda del continente.

Junto con la comunicación del lanzamiento de la nueva moratoria previsional, la Presidenta anunció la universalización de la Tarjeta Argenta, que permite obtener numerosos descuentos y financiamiento a tasas bajas a todos los jubilados y pensionados del país. Hasta su universalización, mediante esta tarjeta se habían entregado 592.011 créditos por más de $3.930 millones y contaba con más de 5.000 comercios adheridos. Además, se aumentaron los topes de financiamiento de $15.000 a $20.000.

Sin dudas, ambas medidas están orientadas consecuentemente con el objetivo de crecimiento económico con inclusión social que desde 2003 a la actualidad se ha estado llevando a cabo en la Argentina, y que están haciendo que cada día tengamos un país un poco más justo y equitativo.

Lic. Alejandro A. Calabria

Twitter: @aacalabria

 


[1] Ratio Personas en Edad Jubilable (100mujeres de 60 años y más y hombres de 65 años y más) con Beneficio Previsional / Total de Personas en Edad Jubilable.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.