28 de abril de 2011
Instituto Gestar

Hacia una mayor integración de la industria automotriz

El encuentro contó con la participación de más de 200 invitados, entre representantes de empresas terminales, autopartistas, fabricantes de materiales difundidos, sindicatos, y funcionarios públicos tanto nacionales como provinciales.

La ministra Débora Giorgi abrió su presentación con proyecciones muy auspiciosas para empresarios y sindicalistas: 1,9 millones de autos producidos localmente, con 60% de integración nacional para el año 2020 y la creación de 300 mil puestos de trabajo.

El planteo fue claro y contundente: avanzar hacia una mayor integración local, con fuerte participación de los autopartistas nacionales con el objetivo de lograr una mayor inserción en las cadenas de valor regionales y globales.

En representación de Gestar tuve la oportunidad de participar de este foro, y presenciar en forma directa los desafíos que enfrentan desde el sector y las propuestas y proyectos que surgen de la interacción entre el sector público y privado.

Lejos de la tan mentada crispación y falta de diálogo pude vivenciar discusiones maduras y la búsqueda de un objetivo común, lograr una mayor participación nacional en la producción y revertir el déficit comercial, transformándolo en superávit. El primer paso, fruto de las medidas tomadas por el Ministerio, es reducir el déficit del 2010 al 50% para este año.

Tanto los empresarios, como los sindicalistas presentes destacaron lo novedoso que les resulta discutir un plan a 10 años. En este punto hubo un pedido de los autopartistas a las terminales para mejorar los plazos de los contratos de compra, como una forma de darles mayor previsibilidad para las inversiones necesarias en el sector.

Como no podía faltar en una reunión de estas características apareció el tema salarial y las dos visiones sobre el mismo: como costo de producción y como elemento dinamizador de la demanda. Sobre este aspecto el jefe de gabinete del ministerio, Horacio Cepeda, mencionó que al analizar la matriz de costos de algunas empresas del sector, estas consideran principalmente los costos salariales descuidando el análisis de la propia eficiencia empresarial o los costos de logística que en muchos casos superan a los salariales. En ese sentido señaló que es necesario apoyar a las empresas para que mejoren la productividad y la gestión del negocio, para lo cual puso a disposición los programas de mejoramiento empresarial disponibles en el Ministerio.

También surgió el tema de avanzar hacia la provisión de componentes no convencionales, tales como los que se desarrollan desde sectores de alta tecnología. En este punto el Secretario de Industria de la provincia de Córdoba, César Martinelli, describió la experiencia del modelo de desarrollo tecnológico de la provincia, donde desde el marco de previsibilidad que da una ley, se gestó una propuesta de desarrollo para el sector que devino en la radicación de importantes empresas extranjeras de software y el desarrollo de pymes locales que están a la vanguardia de la las nuevas tecnologías. Todo esto impacta en no sólo en la matriz productiva, sino también en la demanda y oferta de capacitación, retroalimentando un círculo virtuoso de generación de puestos de trabajo con mayor valor agregado.

Con el compromiso de constituir una unidad de seguimiento de la industria automotriz-autopartista que coordine entre los actores la generación de instrumentos institucionales idóneos para alcanzar el objetivo de los casi 2 millones de vehículos para el 2020, el Ministerio de Industria avanzó otro escalón en este camino de desarrollo industrial que ha decido emprender.

Martin Raposo

Economista

Gestar

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.