3 de marzo de 2017
Instituto Gestar

La construcción en problemas

Los resultados de la gestión del primer año del gobierno de Cambiemos, evidencian cuál es su proyecto político y a qué sectores de la sociedad benefician y representan.

En la campaña electoral de 2015 y durante el ejercicio de gobierno, Macri y “el mejor equipo de los últimos 50 años”, hacen promesas y vaticinan supuestas soluciones, para las principales demandas de la sociedad. Pobreza 0, aumento de confianza del mundo con la consecuente ola de inversiones que aumentaría rápidamente el empleo, reducción de la inflación, entre otras.

Nada de esto sucedió. Todos los inconvenientes que dejó la gestión anterior, respecto a los cuales Cambiemos proponía en sus discursos electorales solucionar rápidamente y de esa manera mejorarle la vida a losargentinos, empeoraron notoriamente. No hay un solo índice que no resulte considerablemente peor, comparado a cómo estaba antes que la alianza PRO-radicalismoasumiera el gobierno.

En el 2016 tuvimos una inflación del 40,3%, (100según los datos del IPC del Congreso) la más alta de los últimos catorce años. Según la última medición del INDEC los niveles de pobreza e indigencia evidencian que el 32,2% de la población se encuentra por debajo de la línea de pobreza y el 6,3%, son indigentes. Estamos hablando de casi 14 millones de personas que viven en condiciones indignas y sobrellevan la angustia de no saber cómo sobrevivir. El desempleo ascendió a 9,3%. Sectores claves de la economía, que tienen un gran peso en el producto bruto interno y con un gran impacto en el empleo, como la industria manufacturera y la construcción, cerraron el año anterior con fuertes caídas. Para la industria la caída fue del 4,6%, y para el caso de la construcción la baja interanual fue del 12,7%, la peor caída desde el 2002. El comienzo de este año no fue el esperado, según los datos brindados por el Indec, en enero de 2017 la caída interanual fue de 2,4%.

 

¿Cómo es posible que en tan solo un año la actividad haya caído un 12,7%?

El modelo económico de Cambiemos, con la vuelta de la especulación financiera y el tipo de cambio alto, en favor de los sectores exportadores y en detrimento del mercado interno, ha generado un alto impacto sobre el nivel de actividad interna, provocando una fuerte recesión de la actividad económica. Por supuesto que el sector de la construcción no está aislado de ese panorama negativo y viene padeciendo los cimbronazos de la caída de la obra pública y la pérdida de iniciativa de inversión del sector privado, producto del escenario recesivo.

Caída interanual (1002015 – 2016) de la construcción

Con la estrepitosa caída del consumo, producto de la reducción del poder adquisitivo de los asalariados, se torna muy difícil que los desarrolladores de la obra privada, que representan el 70% de las inversiones en el sector, se arriesguen a construir hasta que no aparezcan certezas de una reactivación económica. Si a esto le sumamosla vuelta de las grandes rentabilidades financieras sin ningún tipo de riesgo (100LEBACS), el panorama para que los privados se decidan a invertir es aun peor.

Por otra parte, la obra públicatambién retrocedió fuertemente durante el año anterior. Ante este complicado panorama de contracción de la inversión privada, en lugar de apuntalar el crecimiento impulsando la obra pública, el gobierno hizo todo lo contrario,  las promesas de las grandes obras de infraestructura, con el principal objetivo de mejorarle las condiciones de vida a los argentinos, aun no se ven, fundamentalmente porque no comenzaron.

En este contexto, los principales perjudicados son los trabajadores. Según declaraciones del Secretario General de la UOCRA se han perdido 60 mil empleos. Y a ese número hay que sumarle unos 20.000 monotributistas, contratistas y cuentapropistas que dejaron de tener trabajo.

En definitiva, el trasfondo de por qué la construcción esta en graves problemas, es el tipo de proyecto económico político que vino a instaurar este gobierno conservador.

Desde la asunción de Cambiemos al poder se viene produciendo una sistemática e impactante transferencia de recursos de los sectores trabajadores hacia los sectores más privilegiados y poderosos. El objetivo central de la política económica del gobierno de Macri es aumentar en tiempo récord las ganancias de las compañías agroexportadoras y los bancos. Mientras que los sectores que dependen del mercado interno, como la construcción, la industria (100sobre todo las Pymes), el comercio y todos los que dependen de ingresos mensuales fijos, vienen padeciendo las consecuencias de la política económica llevada adelante por el gobierno.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.