16 de septiembre de 2014
Instituto Gestar

La Fusiladora

 

El 16 de septiembre de 1955 comenzó un proceso de levantamiento y sublevación que derrocó al general Perón en su segundo mandato.


Con la antesala de los bombardeos del 16 de junio aquellos que se oponían al régimen democrático promocionaron los alzamientos militares que se dieron en distintas localidades del país y colocaron como “presidente” al General Lonardi, quien luego sería reemplazado por el ala Liberal Conservadora del Ejercito encabezada por Pedro Eugenio Aramburu quien lo sucedería en el cargo.

El gobierno de facto sometió a la mayoría del pueblo argentino a persecuciones, fusilamientos y proscripción política. Perón iniciaría el camino de dieciocho años de exilio y, con el decreto 4161/56, se trataría de “desperonizar” a la sociedad. 

“Desperonizar” implicaba no sólo prohibir al peronismo de participar en elecciones, quemar sus libros, castigar a quienes tuvieran en su casa una imagen de Evita o de Perón. “Desperonizar” significaba derogar la Constitución Nacional de 1949, intervenir la Confederación General del Trabajo, echar por tierra las conquistas sociales, económicas y políticas obtenidas por los sectores trabajadores durante el período peronista.

El pueblo peronista, sin posibilidad de mostrar su existencia públicamente, se fue auto-organizando en la llamada Resistencia Peronista. La Resistencia Peronista surgió como un movimiento inorgánico, los militantes peronistas comienzan a nuclearse en los barrios, en los lugares de trabajo y estudio. Se llevaron a cabo levantamientos cívico-militares como el encabezado por el general Juan José Valle quien fuera fusilado sin juicio previo, como así también a militantes peronistas en los basurales de José León Suárez, en junio de 1956.

El país sufrió un retroceso en cuanto a derechos políticos, sociales y económicos. Vale sólo resaltar que, las principales decisiones en materia de finanzas pasaron por ingresar al Fondo Monetario Internacional y tomar el primer crédito con el Club de París.

Este periodo incluyó 18 años de proscripción que finalizaron con la vuelta del peronismo al gobierno a través del voto popular en 1973.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.