24 de mayo de 2011
Instituto Gestar

Las claves de las elecciones de Santa Fe

 

En la provincia hay casi 2.500.000 electores y 363 gobiernos locales, por lo que el análisis de los resultados y el comportamiento electoral comporta un arduo trabajo, que excede la extensión de este artículo. No obstante, pueden sacarse conclusiones deteniéndonos en las principales variables.

La primera noticia que debe ser tenida en cuenta es que el Peronismo, encolumnado en el Frente Santa Fe para Todos (100FSFPT) ha sido la agrupación política ganadora de las primarias con el 43% de los votos (100le sacó casi 27.000 votos a la segunda fuerza), seguido por la alianza entre el Socialismo y la UCR del Frente Progresista Cívico y Social (100FPCyS) con el 41% y con la sorprendente elección del PRO (100o quizás sea mejor analizarla por la performance de su candidato mediáticamente famoso, Miguel Del Sel) que se alzó casi con el 15%; quedando para el resto de las fuerzas políticas solo el 1% de las preferencias[1]. Básicamente ha quedado de manifiesto que la elección se dirimirá entre el Socialismo y el Peronismo, pero que el PRO, en la figura mediática de su candidato, puede ser un árbitro entre ambas fuerzas.

Con respecto a la participación electoral, ha concurrido a las urnas el 72,5% del padrón (100solo 5% menos que en la última elección a gobernador); lo cual habla a las claras de un electorado que ha tomado las primarias como una elección decisiva.

Si se tienen en cuenta los candidatos, Bonfatti es quien ha obtenido la mayor cantidad de votos, seguido de Rossi. Este no es un dato menor, ya que el candidato ganador por el FPCyS fue una apuesta muy fuerte de Binner, quien había afirmado que si no ganaba su “delfín”, no competiría en las elecciones nacionales. Y el dato cobra aún más relevancia cuando se analiza que el principal opositor cuando comenzó el proceso electoral Giustiniani (100con 15% de ventaja sobre Bonfatti), ha sido el que menos votos recibió de las fuerzas políticas con posibilidades concretas de acceder a la gobernación.


[1] Cabe destacar que los porcentajes han sido obtenidos sobre los votos positivos.

Teniendo en cuenta el resultado a diputados provinciales, hay un dato que llama la atención y es la performance electoral de María Eugenia Bielsa, que obtuvo 303.908 votos, siendo la candidata más votada de todas las elecciones, superando a cualquiera de los candidatos a gobernador en las preferencias. Asimismo, esta categoría también fue ganada por el peronismo, con el 46,5% de los votos, sacándole 5% de los votos a los candidatos del FPCyS.

Cuando se analiza el comportamiento de las elecciones de Senadores provinciales e Intendentes, comienza la complejidad del sistema santafesino mencionado al comienzo, por lo que se han seleccionado las 8 principales ciudades en términos de votantes para analizar la performance de las agrupaciones políticas:

Tal como puede observarse, Rosario es el bastión del socialismo y Santa Fe Capital el del peronismo. Luego, el comportamiento de los electores demuestra que el Gran Rosario es dominado también por el Socialismo y el interior provincial en su mayoría por el peronismo.

La boleta única:

El sistema de boleta única en Santa Fe ha dejado algunas enseñanzas a tener en cuenta. Más allá de la novedad que implica y las virtudes que se le puedan reconocer, lo cierto es que el sistema ha demostrado tener fallas. La principal de ellas es la demora en el recuento de votos (100que llevaron a algunas autoridades de mesa a permanecer más de 17 horas en sus puestos) y la incomodidad y volumen de las mismas (100en muchas mesas hubo que abrir los precintos para retirar boletas o para aplastarlas).

Pero más allá de estas fallas visibles, el sistema ha dejado dos fuertes conclusiones: al ser tan exigente con los electores (100se necesita contar con mucha información desde saber como votar hasta como se compone cada lista), provocó que el promedio de votos nulos y blancos llegara casi al 10% en la categoría Gobernador, al 19,5% en la categoría diputado provincial y a un promedio de entre 18% y 21% en la categoría de senadores provinciales. Esto muestra a las claras de que hay mucho por trabajar para perfeccionar el sistema y la información que se le brinda a los electores.

La segunda conclusión, es que pone en dificultades la gobernabilidad dentro de cada una de las boletas, ya que exige un fuerte grado de disciplina partidaria a la hora de formar gobierno, ya que un gobernador puede llevar diputados y senadores provinciales de líneas internas diferentes a la suya. Es por ello que la efectividad del sistema debe ser analizada con gran racionalidad y con el paso del tiempo. Todo cambio en los sistemas electorales es bueno, en tanto redunde en beneficios para la democracia. Por el momento la boleta única no parece ser un sistema óptimo.

La importancia del proyecto nacional:

Más allá de las conclusiones acerca de las particularidades de las elecciones en Santa Fe, lo que ha quedado demostrado una vez más es la potencia electoral que tienen la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y cada uno de los candidatos del proyecto nacional.

Agustín Rossi se perfila como un excelente candidato para obtener la gobernación de la provincia sobre la base de que el peronismo se ha impuesto en las primarias, tiene mucho por crecer de aquí a las elecciones provinciales y seguramente recibirá el apoyo concreto de la presidenta que hasta el momento no había intervenido en las internas. Con solo analizar las performances en Catamarca, Chubut y Salta, no caben dudas que Santa Fe puede muy pronto volver a formar parte del conjunto de provincias que desde 2011 se encuentren dentro del modelo nacional y popular que transforma el país desde 2003.

 

Pablo Salinas

Analista GESTAR

@SalinasPabloJ

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.