29 de abril de 2011
Instituto Gestar

Las nuevas generaciones peronistas

La nuestra es una generación dispersa. Vimos el auge y la declinación de organizaciones juveniles adversarias, como Franja Morada y UPAU, y fuimos incapaces de articular una respuesta equivalente.La renovación, el menemismo y sus disidencias fueron el terreno en el que desarrollamos nuestra actividad política, muchas veces como carrera profesional asociada a un jefe, antes que como militancia de cara a la sociedad.

La crisis política de 2001 nos abrió la posibilidad de ganar protagonismo. Hoy, compañeros de alrededor de 40 años, y menos de 50, ocupan cargos importantes en el gobierno nacional, en las provincias y en los municipios. Sin embargo, carecemos de vínculos generacionales y son débiles las relaciones con nuestros coetáneos dedicados a las artes, la ciencia, las letras, la comunicación, la empresa o el deporte.

Néstor Kirchner impulsó la participación juvenil desde el inicio de su gobierno. Desde la estrategia marketinera de los Jóvenes K hasta el protagonismo de los nietos recuperados, pasando por la designación en funciones de gestión y la recreación de espacios de militancia, como La Cámpora y la Juventud Peronista

La convocatoria a los jóvenes fue parte de la recuperación del sentido y el sentimiento para la política. Al calor del conflicto del campo del año 2008 y del debate sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en 2009, se despertaron nuevas vocaciones y la participación juvenil aumentó notablemente.

En 2010 la juventud volvió a ocupar la escena pública con actos importantes, como el lanzamiento de GESTAR en junio, el de la Juventud Sindical en agosto y el de la Juventud Peronista en septiembre; y en la masiva demostración de afecto en la despedida a Néstor, el 27 de octubre.

Este año los argentinos debemos decidir si ratificamos un proyecto nacional que profundiza la democracia, redistribuye la riqueza y fortalece la unidad latinoamericana o si aceptamos pasivamente los dictados del poder económico concentrado.

Los cientos de jóvenes que cada día se incorporan a la militancia en todo el país, sumándose a organizaciones que ganan espacios y gravitación política, anticipan un futuro mejor.

Las nuevas generaciones peronistas somos los hijos de la “juventud maravillosa”, de los desaparecidos, de los torturados y de los perseguidos, pero hicimos toda nuestra experiencia política en democracia, conocemos la victoria y la derrota electoral, sabemos que el futuro se construye con debates, disensos y pluralismo, aunque sin entrar en polémicas estériles; entre todos, por la positiva.

Nos guían la doctrina de Perón, la pasión de Evita, la voluntad incansable de Néstor y la conducción de Cristina.

Pablo Belardinelli

GESTAR

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.