10 de junio de 2013
Instituto Gestar

Los Aumentos en las Asignaciones Familiares mejoran la Distribución del Ingreso

Es en este momento en el cual aparecen las incoherencias entre los relatos políticamente correctos y el enfado de quienes tal vez deban resignar, en términos relativos, algunos privilegios en pos de alcanzar el mencionado objetivo. Esto da lugar a que ciertos sectores de la población realicen protestas respecto a la “elevada presión impositiva” o cuestionen políticas como la moratoria previsional, el mayor aumento que tuvieron, hasta la Ley de Movilidad, los haberes mínimos respecto al resto de los beneficios previsionales o la implementación de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social -AUH-.


Lo cierto es que la AUH actualmente es, sin duda alguna, uno de los instrumentos más potentes con los que cuenta el Estado para redistribuir progresivamente el ingreso. Implica la extensión de un derecho a todos los menores cuyos padres estén desocupados o sean empleados informales o de servicio doméstico y perciban hasta el salario mínimo vital y móvil -SMVM- (100según el último dato disponible son más de 3.300.000 menores pertenecientes a 1.800.000 familias). La AUH acaba de aumentarse a $460, lo que representa un incremento superior al 155% desde su instauración en noviembre de 2009, un aumento superior a cualquier medición de precios y de la gran mayoría de las paritarias. Esto implica que los ingresos de los más vulnerables crecieron más que los del resto de la sociedad.

Adicionalmente, se modificó el sistema de asignaciones familiares contributivas con aumentos proporcionalmente decrecientes respecto al ingreso total familiar (10035,3% para el primer tramo, 28,0%, 25,0% y 22.2%, respectivamente para los tres rangos restantes), se otorgará un plus para la ayuda escolar y se aumentó más de un 35% la Asignación Universal por Embarazo para Protección Social -AUE-, implementada en mayo de 2011, que abarca a las futuras madres a partir de la semana 12 de gestación (100actualmente son más de 60.000).

Todo lo mencionado en los dos párrafos anteriores implica una erogación adicional anual de $16.803 millones, de los cuales la mayor parte impactará en los sectores más vulnerables de la población. De acuerdo a estimaciones de la ANSES, en 2012 el 10% más rico de la población ganó 12,6 veces más por hogar que el 10% más pobre. Con los incrementos de la AUH y AUE y las subas escalonadas en las asignaciones familiares, esta diferencia se achicará a 10,7 veces. 
Merece la pena resaltar que la AUH ha consolidado varios programas de transferencias que funcionaban descoordinadamente y en la actualidad involucra alrededor del 0,7 del PIB lo que lo convierte, en términos relativos, en el programa de cobertura social para menores más grande de Latinoamérica.

Estos cambios y aumentos en el sistema de asignaciones para menores, se complementan con un cambio estructural respecto a la titularidad: tanto las asignaciones por hijo del sistema contributivo (100asalariados formales) como la AUH serán pagadas, a partir de la próxima liquidación, a las madres. Esto no es más que un reconocimiento al mayor peso de las mujeres como jefas y pilares de hogares y está orientado a solucionar problemas respecto a progenitores que continuaban cobrando la asignación a pesar de no tener los menores a cargo. La Presidenta afirmó que “tenemos muchos reclamos, por parte de mujeres, que por allí el marido las abandona y sigue cobrando la asignación. Por lo tanto, queremos que quien cobre sea la madre siempre, salvo que por decisión judicial quien tenga la tenencia de los chiquitos sea el padre”.

Es importante destacar que todas estas ampliaciones de derecho son factibles gracias al incremento de las capacidades fiscales ocasionado por la recuperación del sistema previsional a manos del Estado (100noviembre de 2008) y a las acciones de un gobierno, que comenzó con Néstor Kirchner y continúa con Cristina Fernández de Kirchner, que tiene la firme convicción de que la inclusión social y la mejora en la calidad de vida de los más vulnerables tienen que ser los pilares fundamentales de un país en paz y con justicia social.

Alejandro Calabria
@aacalabria
 

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.