30 de agosto de 2011
Instituto Gestar

Los Números de la Economía y la Política

 

Notemos en primer lugar que las exportaciones alcanzaron el record de $47.339 millones de dólares, mientras que las importaciones alcanzaron $40.881 millones. De este modo, el saldo comercial lleva acumulado en lo que va del año un superávit de $6.458, el cual es un valor si bien menor al de igual período del año 2010 (100que había llegado a $8.201), es mayor al alcanzado en 2007 y 2008, años previos a la crisis internacional que afectó enormemente el comercio internacional.

Las exportaciones argentinas están muy diversificadas en términos de destino y de productos. Respecto al destino, Brasil concentra casi un 20% del total, un valor un poco menor va a países asiáticos (100China, Corea, Japón, India, entre otros), otro quinto va al resto de América Latina, y el restante 40% está distribuido en América del Norte, Unión Europea, Medio Oriente y países del norte de África (100destinos donde nuestras exportaciones están creciendo fuerte).

Respecto a los productos que se exportan, el rubro que más creció en el año 2011 respecto al 2010 en términos de volúmen fueron las Manufacturas del Origen Industrial, que crecieron un 14%, mientras que las Manufacturas de Origen Agropecuario crecieron un 3%; mientras que Productos Primarios y Combustibles, bajó el volumen de exportación. O sea, si dejamos de lado los vaivenes de precios internacionales, crecieron las exportaciones de bienes industriales, crecieron (100menos) las manufacturas de agropecuarias y bajaron los productos con menor valor agregado. Todo lo contrario a lo que afirma la nota del diario Clarín citada.

Incluso teniendo en cuenta el efecto precio y dejando de lado el caso del trigo por las modificaciones regulatorias que sucedieron recientemente, los rubros de exportación que más crecieron entre el año 2011 y 2010 fueron automóviles (100un 43%) y camiones (10050%) y biodisel (10070%), un producto que viene creciendo en forma sostenida y ya alcanza $1.027 millones de dólares en exportaciones. Creció más las exportaciones de autos y camiones, que la soja, sea en forma de harina, aceites o pellets. Recordemos que todos los países de América Latina están primarizando sus exportaciones como consecuencia del auge en el precio de las materias primas, salvo Argentina que gracias a las retenciones y otras políticas monetarias y cambiarias está logrando contrarestar tal efecto no deseado.

Si miramos las importaciones, veremos como se deshacen otros argumentos que se usan habitualmente para atacar modelo económico y afirmar que está “agotado” (100afirmación sobre la cual hay distintas versiones desde, al menos, el año 2007). Del total de importaciones, el principal rubro son bienes de capital y repuestos de los mismos (100casi un 40%, con un crecimiento interanual del 31%), o sea inversión bruta del sector privado. Traduciendo, el incremento de las importaciones se debe al fuerte impulso de la inversión privada, que se encuentra empujada por el sostenido crecimiento del consumo. El segundo rubro de las importaciones en importancia (100el 30%) del total, son bienes intermedios lo cual indica también el crecimiento de la producción industrial. Sólo el 10% de las importaciones son bienes de consumo.

El desafío por supuesto es continuar esta senda de crecimiento industrial, aumento de las exportaciones de bienes industrializados y diversificación de destinos, todo lo cual hace más fuerte la economía argentina en tanto es menos vulnerable a los vaivenes de la economía internacional y a las crisis regionales. En particular, aumentar la producción nacional de bienes intermedios y bienes de capital, lo cual implica un análisis de cada cadena de para detectar los cuellos de botella que produce el crecimiento acelerado en el cual se encuentra nuestro país, y particularmente la industria, y mejorar el saldo comercial del sector energético.

Leyendo los discursos recientes de nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, es claro que la visión es profundizar el camino de la industrialización, la diversificación productiva, mirando tanto al mercado interno como la inserción comercial internacional. Los números de nuestro sector externo muestran que el camino está dando resultados. Los números de las últimas elecciones muestran que la población ha entendido el mensaje y que acompaña al Proyecto Nacional.

Roberto J. Arias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.