13 de febrero de 2014
Instituto Gestar

Luchando a muchos frentes

En el contexto de los últimos acontecimientos en matera de política económica (100ver “La Pulseada del Dólar”), los medios de comunicación del establishment se han encargado de atizar el fuego removiendo tristes recuerdos de crisis inflacionarias como herramienta para intensificar la larga batalla que han tenido contra nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.


Estando así las cosas, es perfectamente entendible que parte de la sociedad sienta angustia e incertidumbre, sobre todo porque los ataques han venido acompañados de menciones a artículos y editoriales de medios extranjeros que se suman a la crítica contra el Gobierno Nacional, como si el hecho de estar escritos en otro idioma bastara por sí solo para conferir credibilidad a su contenido.

Nada más lejos de la verdad. Si bien no se trata de negar realidades que deben ser superadas, tampoco podemos pecar de ingenuos y pretender que las presiones y pulseadas nacen por generación espontánea y no obedecen a intereses económicos nacionales y supranacionales.

Por caso, The Wall Street Journal (100WSJ), uno de los diarios que más ha criticado al Gobierno Nacional y que ha sido citado por los medios locales como gurú económico internacional, pertenece a la empresa Dow Jones & Company, que a su vez pertenece a News Corporation, la segunda corporación de medios más grande del mundo cuyo presidente y fundador es nada más y nada menos que Rupert Murdoch, quien ha sido acusado interminables veces por valerse de los medios para favorecer sus posiciones políticas, por ejercer prácticas monopólicas y por hacer escuchas ilegales de políticos y personalidades para luego chantajearlas.

Similarmente, The Daily Telegraph también se ha ensañado particularmente contra el Gobierno Nacional y contra Cristina, pero ya sabemos que es un diario afín al Partido Conservador de Gran Bretaña (100los tory) y a las políticas de ala derecha, por lo que comúnmente se le conoce como “The Torygraph”. ¿Quién lo imprime? Bueno, la empresa comisionada para ello es Newsprinters, que pertenece a News International, la principal subsidiaria en el Reino Unido de News Corp., el emporio de Murdoch.

Veamos otros dos casos: The Economist y The Financial Times. La punta de lanza de la embestida de la prensa nacional fue un artículo publicado por The Economist, revista que pertenece a The Economist Newspaper Limited, comercializada como The Economist Group, que a su vez pertenece en un 50% a la empresa Pearson PLC vía The Financial Times Limited, dueña de The Financial Times. El otro 50% de las acciones de Pearson PLC se divide en varias familias de enorme poder financiero en todo el mundo, como los Cadbury y los Rothschild.

La realidad es que Argentina es una economía emergente y lo que está sucediendo en nuestro país también sucede, con características y niveles variados, en otros países emergentes. El epicentro de la crisis financiera global ha cambiado de Europa a los países en desarrollo, y esta tercera etapa de la crisis se está intensificando, obligando a naciones como Rusia, Turquía, India y Brasil a endurecer sus políticas monetarias (100elevar las tasas de interés) para frenar la salida de capitales. Las causas son claras: Estados Unidos empezó a reducir sus medidas de estímulo económico y los últimos datos muestran que China está creciendo menos. Lo primero hace que suban las tasas de interés en Estados Unidos, generando corridas de divisas en los mercados considerados no tan seguros. Lo segundo genera preocupaciones sobre las perspectivas de crecimiento de los países emergentes que más venden a China.

De esta forma, el banco central de Turquía elevó las tasas de interés de 7,75 a 12% para impulsar el valor de la lira, mientras que India aumentó su tasa de interés referencial a 8% para apuntalar la confianza en la rupia (100que ya ha caído 30%), siendo el tercer aumento desde que Raghuram Rajan tomó el mando en septiembre. Brasil ya ha elevado las tasas para defender el real, que ha caído 15% respecto al dólar desde noviembre.

Pero como la Argentina es el máximo símbolo de la rebeldía en materia de políticas económicas, los poderes implantados simplemente no pueden soportar éxito fuera de su auspicio y así los ataques se enfocan contra Cristina, contra sus políticas económicas y contra sus políticas sociales. Se trata de fomentar corridas que desemboquen en crisis y explosión interna, para entre otras cosas cosechar beneficios extraordinarios invirtiendo en “un número de mercados de valores que serán baratos porque están en medio de inestabilidad económica …”, como recomienda abiertamente el propio Daily Telegraph1. (1001)

La Argentina efectivamente ha sufrido choques, pero es claro que hay margen de maniobra y que se corregirá lo necesario para resolver los problemas estructurales de la economía. Golpeando con guante blanco las críticas infundadas, el Gobierno Nacional ha demostrado que escucha a la sociedad y que incluso está dispuesto a dar marcha atrás en cuestiones puntuales (100como por ejemplo el atesoramiento en moneda extranjera). Pero hay que reconocer que el camino no se allana cuando hay tantos intereses de por medio.

David Chagoya
Instituto Gestar

(1001) http://www.telegraph.co.uk/finance/personalfinance/investing/10610610/Worlds-cheapest-stock-markets-Where-are-shares-cheap.html

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.