12 de diciembre de 2010
Instituto Gestar

Más de cien mil personas festejaron la Democracia y la política de Derechos Humanos

Así, en el frente de la Casa Rosada -y fondo del escenario- se proyectó un mapping que recuerda diferentes momentos de la historia argentina, e incluye desde fotos de detenidos desaparecidos hasta la imagen del Che Guevara. Diez horas de espectáculo, con más de cien mil personas, que además de seguir a los músicos corearon canciones en apoyo al gobierno y a la política de Derechos Humanos.

La voz de Federica Pais fue la responsable de presentar a cada artista, desde las 14:50 que saludo al público hasta las 24.

Inauguró el escenario la banda de rock Pier, y los secundó la murga infaltil “La Chilinguita”.

Más tarde para celebrar la recuperación del feriado por Carnaval integrantes de más de murgas de Capital Federal que se subieron al escenario.

También tocaron Víctor Heredia, León Gieco, Los Olimareños, Septeto Matamoros, Teresa Parodi, Kevin Johansen,Leo García, Mavi Díaz, Ignacio Copani y Laura Ros. Los últimos tres miembros de la agrupación músicos con Cristina.

Cuando tocó León Gieco lo hizo acompañado por el cuarteto D-Mente, que encabeza Andrés Giménez (100ex lider de la banda de rock pesado A.N.I.M.A.L). Tocaron versiones de Cinco Siglos Igual, el ángel de la Bicicleta y la rata laly.

Actuó también Gustavo Santaolalla, ganador de dos premios Oscar, quien hizo algunas interpretaciones junto al grupo folclórico Orozco Barrientos, con Gieco, y volvio a subir al escenario con Bajofondo Tango Club. Junto a ellos realizó un homenaje a Gustavo Cerati.

Cuando fue el turno de Calle 13, el cantante, René Perez (100residente) entró al escenario con el torso descubierno. En su pecho se podían leer la consigna “Tierra, pan y trabajo”, en su espalda pedía justicia por Mariano Ferreyra, por los Tobas y por los muertos en Villa Soldati. “Se trata de cambiar las cosa no sólo de cantarlas”, dijo.

Luego, proyectaron videos con declaraciones de todos los presidentes de América Latina. El auditorio explotó cuando en la pantalla aparecieron Chávez, Lula, Evo Morales, Correa y Mujica. La ovación fue mayor en el momento en que se homenajeo al ex mandatario Néstor Kirchner.

Cerró el espectáculo, Charly García, diez horas después del que sonaran los primeros acordes en la Plaza de Mayo. A las 0:30, con una máscara se subió el escenario y tocó “demoliendo hoteles” junto a Hilda Lizarazu. Junto a Santaolalla y Gieco tocaron El fantasma de Canterville, y terminó tocando el Himno de la Nación. “Coronados de Gloria vivamos, o juremos con gloria morir”, una promesa que el pueblo argentino sostiene desde hace doscientos años.

Así, en el frente de la Casa Rosada -y fondo del escenario- se proyectó un mapping que recuerda diferentes momentos de la historia argentina, e incluye desde fotos de detenidos desaparecidos hasta la imagen del Che Guevara.

Diez horas de espectáculo, con más de cien mil personas, que además de seguir a los músicos corearon canciones en apoyo al gobierno y a la política de Derechos Humanos.

La voz de Federica Pais fue la responsable de presentar a cada artista, desde las 14:50 que saludo al público hasta las 24.
Inauguró el escenario la banda de rock Pier, y los secundó la murga infaltil “La Chilinguita”.

Más tarde para celebrar la recuperación del feriado por Carnaval integrantes de más de murgas de Capital Federal que se subieron al escenario.

También tocaron Víctor Heredia, León Gieco, Los Olimareños, Septeto Matamoros, Teresa Parodi, Kevin Johansen,Leo García, Mavi Díaz, Ignacio Copani y Laura Ros. Los últimos tres miembros de la agrupación músicos con Cristina.

Cuando tocó León Gieco lo hizo acompañado por el cuarteto D-Mente, que encabeza Andrés Giménez (100ex lider de la banda de rock pesado A.N.I.M.A.L). Tocaron versiones de Cinco Siglos Igual, el ángel de la Bicicleta y la rata laly.

Actuó también Gustavo Santaolalla, ganador de dos premios Oscar, quien hizo algunas interpretaciones junto al grupo folclórico Orozco Barrientos, con Gieco, y volvio a subir al escenario con Bajofondo Tango Club. Junto a ellos realizó un homenaje a Gustavo Cerati.

Cuando fue el turno de Calle 13, el cantante, René Perez (100residente) entró al escenario con el torso descubierno. En su pecho se podían leer la consigna “Tierra, pan y trabajo”, en su espalda pedía justicia por Mariano Ferreyra, por los Tobas y por los muertos en Villa Soldati. “Se trata de cambiar las cosa no sólo de cantarlas”, dijo.

Luego, proyectaron videos con declaraciones de todos los presidentes de América Latina. El auditorio explotó cuando en la pantalla aparecieron Chávez, Lula, Evo Morales, Correa y Mujica. La ovación fue mayor en el momento en que se homenajeo al ex mandatario Néstor Kirchner.

Cerró el espectáculo, Charly García, diez horas después del que sonaran los primeros acordes en la Plaza de Mayo. A las 0:30, con una máscara se subió el escenario y tocó “demoliendo hoteles” junto a Hilda Lizarazu. Junto a Santaolalla y Gieco tocaron El fantasma de Canterville, y terminó tocando el Himno de la Nación. “Coronados de Gloria vivamos, o juremos con gloria morir”, una promesa que el pueblo argentino sostiene desde hace doscientos años.

Santaolalla: La democracia no se consigue “ni con violencia ni con xenofobia”

Ante una multitud reunida frente a la Casa de Gobierno, en la Plaza de Mayo, en la celebración por el Día Internacional de los Derechos Humanos y la democracia, el compositor Gustavo Santaolalla afirmó que la democracia “no se consigue ni con violencia ni con xenofobia”.

Los derechos humanos, expresó, “están cimentando en una sociedad para que sea mas justa” y agregó que la igualdad se logra cuando “la gente tenga una vivienda, salud, educación, trabajo justicia, todo eso forma para de de haya seguridad, viene de la mano con eso”.

Santaolalla destacó que el país necesita de todos “no importa de dónde venis, ni la religión, ni la preferencia sexual, si sos discapacitado o estas desocupado, hay que respetar los derechos humanos de todos”, dijo ante el aplauso de la multitud.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.