17 de mayo de 2011
Instituto Gestar

Mentiras de patas cortas

En esa ocasión, se reproduce una nota en la cual Eric Ehrmann critica el kirchnerismo y el desempeño económico de la nación desde la autoridad que le confiere su posición como redactor especializado en deportes brasileños para The Huffington Post, un periódico digital estadounidense de ala derecha. Dejando a un lado la tendenciosa y deficiente traducción publicada por Clarín, analicemos las mentiras y contradicciones del artículo original.

Comienza el artículo, con una bomba: «(100…) el periodo entre Pascua y el Día del Trabajo evoca recuerdos de saqueos de comida e intentos golpistas motivados por una inflación descontrolada». Sin embargo, es muy claro que bajo ningún estándar la inflación del país está hoy fuera de control y, en todo caso, sus parámetros de aceptación siguen siendo discutidos incluso por los principales organismos financieros. Dominique Strauss-Kahn, aún director del FMI (100aunque hoy permanece detenido en Nueva York acusado por un delito sexual), escribió recientemente que «el consenso previo a la crisis [financiera de 2008] decía que mantener una inflación baja y estable era la mejor forma de asegurar el desempeño económico óptimo… Pero, según mi opinión, eso está lejos de ser obvio…».

Olivier Blanchard, economista en jefe del FMI, señaló que antes de 2008 los macroeconomistas coincidían en un marco de conducta donde «el objetivo esencial de la política monetaria era una inflación baja y estable», pero «si algo es cierto es que [la crisis] nos fuerza a reexaminar completamente esos principios» porque «ahora podemos ver que no garantiza crecimiento económico estable». En resumidas cuentas, para Blanchard «la política monetaria tiene que ampliar su cometido más allá de la estabilidad de la inflación, sumando la estabilidad del producto y las finanzas a la lista de metas».

Continuemos con el Sr. Ehrmann, quien afirma que cuando Argentina votó a Néstor y Cristina Kirchner «la tierra del tango finalmente reveló su amor por el dólar», desconociendo lo sucedido en la década de 1990 con la aplicación de la Ley de Convertibilidad. Además, argumenta que el gobierno nacional pretende «calmar a la comunidad financiera» manteniendo un peso débil, ignorando que el FMI ha insistido repetidamente que los países emergentes, incluyendo la Argentina, debe dejar que sus monedas se aprecien para que los países ricos mejoren sus términos de intercambio.

Luego, se contradice al conceder que la demanda interna en la Argentina es tan fuerte que Goldman-Sachs pronosticó que el crecimiento de la economía nacional para 2011 será mayor que el 6% estimado por el Banco Central. También afirma que «100.000 trabajadores peronistas se manifestaron en la Avenida 9 de Julio protestando por bajos salarios» (100¡?).

Y por si fuera poco, el comentarista deportivo aseveró que «como sucede algunas veces durante la temporada electoral, el capital golondrina volvió para apoyar la victoria de Néstor en 2002». Nuevo error grave, de fecha y de concepto.

La lista de transgresiones del Sr. Ehrmann no parece acabar. Luego de lanzar mentiras tan abiertas como que en la Argentina actual el Estado se ha dedicado «a vender activos en una economía dolarizada» (100una vez más, creo que el autor se equivocó de década), apunta categóricamente que «el kirchnerismo ha perdido brillo», sólo para admitir a pie seguido que «asesorada por un equipo sólido… Cristina ha movido su imagen al centro del escenario político» y «sigue siendo la favorita para ganar la reelección».

Las incongruencias, mentiras y datos incorrectos de este «reconocido» analista económico son tantas que no hay tinta que alcance para refutarlas. Realmente es un artículo tendencioso y de baja calidad. El problema no es eso, sabemos que algunos medios periodísticos digitales tienen un nivel de confiabilidad bajo. Lo notable fue el lugar que se le dió a esta nota de tan baja calidad en la prensa argentina: una vez más es claro que el rigor periodístico es una de las principales víctimas de la batalla entablada por el poder económico concentrado y los medios periodísticos hegemónicos contra el gobierno nacional.

Roberto Arias

Economista

Gestar

Twitter: @RobertoJArias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.