27 de febrero de 2014
Instituto Gestar

No sos vos, soy yo

El 27 de octubre pasado se celebró en todo el país una nueva elección de medio término. Dichas elecciones actúan como una suerte de referéndum del grado de aceptación popular que tiene el rumbo seguido por el oficialismo.

En la Provincia de Santa Fe no corresponde hablar de elecciones de medio término para cargos provinciales – la elección de Diputados y Senadores provinciales se realiza cada 4 años, junto con la elección a Gobernador. Resulta claro, de todos modos, que la contienda electoral de octubre permite analizar la percepción ciudadana respecto a los dirigentes y propuestas presentadas por los distintos partidos políticos.


Nuestra provincia eligió:

A los justicialistas no nos fue tan bien en Santa Fe. Renovamos 2 de las 3 bancas de Diputados Nacionales que pusimos en juego; de las 6 intendencias PJ que fueron a elecciones, retuvimos 4; nuestras listas a concejales ganaron en 17 de las 51 ciudades que tiene la Provincia; y de las 87 comunas con más de 2000 electores, tendremos Compañeras/os Jefes Comunales sólo en 34 de ellas.

Elaborado el duelo, debemos estudiar la situación y estar dispuestos a aprender de los errores. Sólo así estaremos en condiciones de volver a gobernar la tercera provincia más importante del país.

Existen dos posibles ejes desde dónde analizar el difícil resultado electoral.

Por un lado, se puede buscar una explicación en el otro, los otros. Ensayar una fórmula que nos permita dormir tranquilos afirmando que todo lo hicimos bien, y que la responsabilidad del revés electoral es del Socialismo, del Radicalismo, del Pro, de los medios o incluso, de los santafesinos, quienes ajenos a toda participación política, no lograron – no logran – ver lo ineficientes e ineficaces que son los socialistas administrando los recursos públicos.

Otra perspectiva de análisis, seguramente más dolorosa, es buscar la justificación en las falencias propias, aquellas que surgen desde el interior del Justicialismo. No soy partidaria de la autoflagelación y no creo que toda catarsis sea sanadora. Por ello, sostengo no vale la pena volver sobre los posibles errores puntuales que se cometieron en la elección pasada y que pudieron influir en el resultado electoral.

En cambio, sí considero que los justicialistas santafecinos nos debemos un debate interno más profundo, más fraterno y constructivo. Debemos volver a darle vida al Partido, modernizando y fortaleciendo su estructura. Sus puertas deben estar abiertas a todas las compañeras y compañeros a fin de promover el debate político interno. Es a partir de estos intercambios, de la búsqueda de consenso, que seremos capaces de adaptar la doctrina a los tiempos.

Los justicialistas santafecinos debemos fortalecer, difundir y participar de nuestros institutos de formación de jóvenes y dirigentes. Es imperioso reconocer la importancia de formarnos en tres aspectos básicos: 1) doctrina justicialista; 2) formación técnica, y 3) valores. La doctrina, sustentada en valores, nos marca hacia dónde debemos ir, mientras que la formación técnica nos brinda las herramientas para transformar los objetivos políticos en logros concretos, que mejoren la vida de las personas. Lograr que todas las compañeras y compañeros tengan esa experiencia de formación es una meta a alcanzar.

Finalmente, considero que los justicialistas santafesinos debemos ser más Compañeros. Debemos recordar y encarnar la máxima del Gral. Perón: “Para un justicialista no debe haber nada mejor que otro justicialista”. En los tiempos que corren, es importante ser más abiertos y comprensivos, reconociéndonos en la “unidad de concepción”. Los justicialistas militamos y trabajamos para y por los sectores más pobres de la población. En esta verdad nos reconocemos como peronistas y, en torno a ella, debemos acercar posiciones e ideas.

Los resultados de las elecciones pasadas nos brindan una gran oportunidad y un inmenso desafío: reflexionar para mejorar. Si seguimos haciendo las mismas cosas, vamos a seguir obteniendo los mismos resultados. Hagamos el esfuerzo que conlleva mejorar. No busquemos culpables; diferenciémonos mediante el trabajo serio, responsable y comprometido; y logremos así ser merecedores del voto popular.

Sabrina Scala

Instituto Gestar

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.