10 de marzo de 2020
Instituto Gestar

Peronismo y Feminismo ¿Una contradicción?

Por: Federica Mera Colombo

“La
unidad femenina peronista, debe ser nuestra preocupación básica y debe
constituir nuestro objetivo diario y superior de ciudadanas y de mujeres. Esa
unidad es la palanca a cuyo impulso poderoso no habrá privilegio que resista,
enemigo que contenga, intereses que dominen o coalición interna o exterior que
logre vencer. Esa unidad es la llave maestra de la felicidad y el bienestar
presente de todas las argentinas y la máxima garantía del sostenimiento de las
conquistas del pueblo trabajador. Porque la unidad femenina peronista, es en
síntesis la unidad de todo el pueblo y la unidad popular, que es imprescindible
para el afianzamiento de las virtudes esenciales de la sociedad humana; que
solo es total cuando cuenta con el apoyo de la mujer, cuya negación y cuyo
olvido es indigno de las sociedades modernas y civilizadas, como advirtió el
Líder cuando dijo en el acto de la promulgación de la ley que nos otorgaba los
derechos cívicos que reclamábamos.”
Eva
Perón en el acto inaugural de
La Primera Asamblea Nacional del Movimiento Peronista Femenino en 1949

 

Juan Domingo Perón fue el líder que, por primea vez en la historia
argentina, escuchó los reclamos de
los y las compañeras, otorgándoles voz a quienes nunca habían sido partícipes
de la construcción política.

En 1944, siendo
Secretario de Trabajo y Previsión de la Nación Argentina, Perón creo la
División del Trabajo y Asistencia de la Mujer, a cargo de Lucila de Gregorio
Lavie. Las diferencias salariales entre varones y mujeres que realizaban un mismo trabajo, descendieron
en algunos sectores casi un 20%. Este fue el primer organismo público existente en nuestro país,
ocupado única y exclusivamente de y para las mujeres. Las problemáticas de las compañeras,
hasta entonces invisibilizadas, encontraban no solo reconocimiento, sino
también respuestas.

«El General» fue el primer gobernante en
manifestar en un discurso su apoyo al sufragio femenino, convirtiéndolo en
realidad efectiva en 1947, con el inestimable apoyo e impulso de Evita. La ley
fue aprobada mientras las mujeres, reunidas en las calles, cantaban ante el
congreso “uno, dos y tres que se apruebe
de una vez
”. 

“Aquí esta, hermanas mías, resumida en
letra apretada de pocos artículos una larga historia de lucha, tropiezos y
esperanzas ¡Por eso hay en ella crispaciones de indignación, sombras de ocasos
amenazadores, pero también, alegre despertar de auroras triunfales!”
Eva
en el acto organizado por la CGT en Plaza de Mayo, donde el Presidente Perón le
entrego la ley 13.010 de sufragio femenino.

Allí se
consolidaba un peronismo que entendía la lucha por la igualdad en todos sus
aspectos. Allí se consolidaba un
peronismo con decidido empoderamiento de las mujeres. Desde ese momento,
así como los niños, los ancianos y los trabajadores, las mujeres no lucharon
solas, sino que se valieron
también del acompañamiento del resto de los compañeros del Movimiento.

Con el sufragio
femenino ya en vigencia,
la sola existencia de la ley no garantizaba la presencia de las mujeres en la
política y mucho menos la posibilidad de que las compañeras sean electas. Es por ello que en 1949, Eva crea el
Partido Peronista Femenino, que sólo podía estar integrado por mujeres y tenía
garantizado el 33% de los cargos que obtuviera el peronismo en elecciones (100los otros
dos tercios eran para los sindicatos y para el sector político masculino).

Tal como lo
señala Araceli Bellotta en su libro “El
Peronismo será Feminista o no será nada”
(1002019),
lo que Eva pretendía impedir es que las mujeres aprehendieran las viejas prácticas
de competencia de los varones que desunían al movimiento, las que ella
describía como “prácticas de comité que
arreglaban todo entre tabas y empanas”
. Lastimosamente, 71 años después, salvo por las tabas, estas
costumbres me resultan aún muy familiares. El PPF se disuelve en 1955,
con el golpe de Estado que derrocó a Perón y nos prohibió como partido político. Más tarde el
Partido





















Justicialista incluyó tanto a mujeres como varones.

Sin embargo, el peronismo concedió diversas políticas en
materia de género, no sólo aquellas que se enumeraron hasta este punto, como la
creación de la División del Trabajo y Asistencia de la Mujer, la ley 13.010 del
voto femenino, o el PPF. Veamos:

– Con el Decreto
26.942 de 1947 de empleados públicos las mujeres obtuvieron licencia especial
de 12 semanas con goce de haberes por maternidad. Peronismo.

– La ley 13.241
crea la Dirección Nacional de Asistencia Social que protege a la madre
desamparada. Peronismo.

– El Hogar de
Transito Nro. 1  para protección de las
madres desamparadas. Peronismo.

– Con la Reforma
del 49’ se incorporaron los derechos del trabajador, de la familia, de la
ancianidad, la cultura y la educación representando así a la sociedad toda,
como la igualdad jurídica de los cónyuges o la patria potestad compartida. Se
le dio a la Justicia Social jerarquía constitucional. Peronismo.

– Se incorporan
al Código Penal las sanciones para quienes incumplan con los deberes de ayuda
familiar, ley 13.944. Peronismo.

– Igualdad para
los hijos matrimoniales y extramatrimoniales mediante la ley 14.367. Peronismo.

– Primer
antecedente del divorcio. Ley 14.394 
Divorcio Vincular (100Suspendido mediante Decreto por la dictadura del
56’). Peronismo.

– Programa
destinado a la protección de la salud de la madre y el niño y creación del
Instituto Nacional de Jardines Maternales en 1973. Peronismo.

– Se Regula el
trabajo de las mujeres. Ley 20.744, ley de Contrato del Trabajo. Peronismo.

– Ley de Cupos en
candidaturas electorales en 1991. Peronismo.

– Acoso Sexual
en la administración Publica, Decreto 2.385 de 1993. Peronismo.

– Protección
contra la violencia familiar y aprobación de la Convención Interamericana para
prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (100Convención de
Belem do Pará) en 1996. Peronismo.

– Incorporación
de las amas de casa al sistema integrado de jubilaciones y pensiones (100ley
24.828 – 1997). Día Nacional de los Derechos Políticos de las Mujeres (100ley
24.795 – 1997). Peronismo.

– Decreto 254
de 1998. Plan de Igualdad de Oportunidades entre varones y mujeres en el mundo
laboral. Peronismo.

– Ley 25.087 de
Delitos contra la integridad sexual, modificación al Código Penal. Peronismo.

– Cupo sindical
femenino. Ley 25.674 en el año 2003. Peronismo.

– Inclusión de las amas de casa que no
hubieran tenido aportes previsionales al sistema jubilatorio. Decreto 1.454 de Néstor
Kirchner. Peronismo.

– En el año
2006 se aprobó el Régimen para las intervenciones de contracepción quirúrgica y
el Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Peronismo.

– Año 2007,
primera mujer electa como Presidenta de la Nación y reelecta, peronista.

– La ley
Trimarco (100ley 26.364) sobre Prevención y Sanción de la Trata de Personas y
Asistencia a sus victimas. Peronismo.

– Prisión
domiciliaria para mujeres embarazadas, con hijos menores de 5 años o persona
con discapacidad a su cargo (100ley 26.472). Peronismo.

– Asignación Universal
por hijo. Peronismo

– La ley de
Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra
las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales y
la ley de Matrimonio Civil Igualitario fueron sancionadas en el año 2010.
Peronismo.

– Decreto 446
de 2011. Asignación Universal por Embarazo para madres en 12 semanas de
gestación o más. Peronismo. 

– Ley de
Identidad de Genero. Peronismo.

– Institución
de la figura del Femicidio (100Ley 26.791). Peronismo.

– Las
trabajadoras de casa particulares: Régimen especial de contrato de trabajo para
el personal de casas particulares y paritarias para las empleadas domesticas.
Peronismo.

– Línea 144.
Fondo Especial de Difusión de la Lucha contra la violencia de Genero (100ley
27.039). Peronismo.

El peronismo
es, además, quien reconoce y expone por primera vez la injusticia del trabajo
domestico no remunerado. Hasta el presente no encuentra solución. De todas
formas, la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades conquistado por la constante
movilización del movimiento de mujeres, y hecho realidad por el presidente
Alberto Fernández, busca resarcir esa deuda que tenemos como Estado y
que le debemos a las trabajadoras del cuidado como peronistas.

Después de todo este recorrido podemos decir que a
nuestra doctrina, tal vez, le resta agregar la palabra feminista a su
estructura ideológica, y unirla al compendio de términos nacional, popular y
democrático. Creo que
ambos
movimientos no son contradictorios, ya que el peronismo es desde su inicio
Justicia Social y la Justicia Social es, también, feminista. En palabras de Eva:

“No se puede hablar de justicia social
mientras permanezca intacto el anacrónico estatuto de la mujer”
Eva
Perón

Con el
feminismo, el peronismo no sólo reivindicó derechos postergados, sino que en la
reelección de Juan Domingo Perón en 1951, el acompañamiento de las mujeres fue más que decisivo. Sin irnos tan lejos, para hablar en
términos recientes, en el año 2011 recuperamos la provincia de Catamarca
después luego de 20 años con Lucia Corpacci, actual Diputada Nacional.

La transversalidad y horizontalidad que las compañeras
aprendieron con el feminismo, aplicándolas en la construcción de las listas en
las P.A.S.O 2019 en Moreno, demostraron que hay que incluir a las mujeres en el
armado, y seguir muy de cerca sus prácticas, ya que no sólo se ganó en ese municipio,
sino que la victoria fue de la primera Intendenta mujer: Mariel Fernández.

Asimismo, las
victorias en Nación y en dos de los comicios más importantes de Argentina, no
hubieran sido posibles sin el acompañamiento de Cristina Fernández de Kirchner,
actual Vicepresidenta de la Nación; Verónica Magario, actual Vicegobernadora de
la Provincia de Buenos Aires y Alejandra Rodenas, actual Vicegobernadora de la
Provincia de Santa Fe.

Entonces, no se trata solo del reconocimiento y la
defensa a las compañeras. Necesitamos y necesitaremos siempre feminismo para la
victoria.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.