1 de abril de 2014
Instituto Gestar

Política y gestión

por Diego Bossio

Director General de Gestar

La lucha contra la desigualdad en todos los ámbitos ha sido un elemento central del mandato de nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, porque el anhelo de distribución justa de la riqueza y de una adecuada igualdad de oportunidades y de derechos forma parte de la esencia misma de todo gobierno verdaderamente peronista.

El pensamiento individualista que dominó la década de 1990 se tradujo en profundas divisiones por las que los más favorecidos por el modelo de acumulación financiera se olvidaron de la solidaridad y armonía que deben regir por encima de todo aspecto material. Así se fortalece el contrato social y toda la sociedad camina hacia la misma dirección, en la misma sintonía, trabajando con esfuerzo para la construcción de una patria justa, libre y soberana. lucha contra la desigualdad en todos los ámbitos ha sido un elemento central del mandato de nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, porque el anhelo de distribución justa de la riqueza y de una adecuada igualdad de oportunidades y de derechos forma parte de la esencia misma de todo gobierno verdaderamente peronista.

Revertir este grado de precarización en las condiciones y oportunidades de vida de los grupos más necesitados del país no ha sido una tarea fácil, y ha requerido de un nivel máximo de compromiso de todos los que acompañamos al Gobierno Nacional desde distintos frentes. En ese sentido, me gustaría compartir algunas reflexiones sobre el trabajo realizado durante mi gestión como director Ejecutivo de ANSES, organismo que bajo el liderazgo de Cristina se ha alzado por mérito propio como una herramienta de administración pública eficiente, capaz y moderna que llega a todos los rincones de la Argentina para diseminar derechos sociales, esperanza y justicia social.

A través de sus numerosos programas y prestaciones, el alcance de ANSES como presencia del Estado ha crecido enormemente: su inversión total respecto al PIB pasó de 5,7% en 2003 a 12,3% en 2013. Esto ha permitido que la cobertura previsional pasara de 66,1% en 2003 a 93,8% en 2013, aumentando casi 28 puntos porcentuales en diez años y constituyéndose como la más alta de la región, por encima de países como Brasil (10089,5%), Uruguay (10078,9%), Chile (10072,9%) y México (10034,5%).

Pero las mejoras no solo han sido cuantitativas en cuanto a cobertura se refiere, sino también en el valor de las prestaciones. Desde 2003 se han otorgado 23 aumentos para nuestros jubilados y pensionados; mientras que en diciembre de 2003 la jubilación mínima era de apenas $220, en marzo de este año alcanzó los $2.757. Puntualmente, desde la aprobación en marzo de 2009 de la Ley de Movilidad, se dieron 11 aumentos para todos los jubilados y pensionados del SIPA y titulares de Pensiones No Contributivas (100PNC), y la mínima creció 300%.

Consecuentemente, la tasa de sustitución para los asalariados de bajos ingresos es mayor en la Argentina (100115,2%) que para el promedio de los países de la OCDE (10070,1%), muy por arriba de la tasa correspondiente para Chile (10057%), México (10056%) y Brasil (10055%).

Me llena de orgullo decir que el ejercicio de ANSES se ha suscrito a un marco de absoluta transparencia, por lo que hemos eliminado cualquier espacio para el surgimiento de favoritismos y clientelismos políticos. De hecho, en 2013 la Auditoría General de la Nación aprobó el Informe de la Cuenta de Inversión del ejercicio 2011, siendo la primera vez desde la creación de la ANSES que cuenta con su balance aprobado por el organismo de control externo, dependiente del Congreso Nacional y cuyo presidente pertenece al principal partido opositor.

Esta claridad en la administración de fondos públicos es de vital importancia para todos los organismos del Estado, pero en el caso de ANSES cobra mayor trascendencia porque estamos encargados de administrar el 39% del Presupuesto Nacional. Por ello hemos implementado los sistemas de administración financiera más modernos del mundo, que nos permiten un estricto control de todos los movimientos de fondos bajo responsabilidad del Organismo.

Armados con este engranaje de solidez y transparencia, todos los meses ANSES gestiona la liquidación de más de 15 millones de erogaciones de forma completamente bancarizada en más de 4.800 bocas de pago en todo el país. De estas, podemos mencionar que a diciembre del año pasado se pagaron 5.907.860 jubilaciones y pensiones (100un incremento de 87% respecto a las 3.158.164 de 2003); 3.840.899 Asignaciones Familiares para trabajadores; 3.437.375 Asignaciones Universales por Hijo (100AUH); 93.478 prestaciones por desempleo, y 78.178 Asignaciones por Embarazo.

Cabe mencionar también que las Pensiones No Contributivas pasaron de 344.630 en diciembre de 2003 a 1.453.097 en diciembre de 2013 (100un incremento de 322%). Asimismo, me gustaría resaltar que desde su puesta en marcha en 2009, un total de 4.272.508 familias y 7.678.206 niños recibieron la AUH en algún momento de su vida.

Los trabajos efectuados para expeditar los sistemas también han generado frutos palpables. Esto puede verse en que de los 1.593.317 trámites previsionales realizados en 2013, solo 26.728 tenían una antigüedad mayor a 6 meses; en ANSES se inician 48.000 gestiones mensuales promedio (100altas y bajas de jubilaciones), que toman un tiempo de resolución de 66 días promedio.

Los retos administrativos inherentes a tamaño despliegue organizacional requieren de numeroso capital humano de gran calidad. En este sentido, actualmente ANSES cuenta con 15.751 trabajadores a lo largo de todo el país, de los cuales 7.441 están afectados a atender al público. Importa aclarar que cuando se eliminó el régimen de capitalización, los 3.667 compañeros y compañeras trabajadores de las ex AFJP fueron incorporados a ANSES de modo tal que no perdieran su fuente de trabajo. Además, en 2013 se brindaron 568 cursos de capacitación para el personal, a los que asistieron 5.369 agentes (1001 de cada 3 trabajadores).

Para contextualizar la enorme capacidad de nuestro personal, en 2013 las Unidades de Atención Integral de ANSES recibieron un total de 17.764.551 consultas presenciales, con una afluencia promedio de 1.480.379 consultas por mes, con un tiempo promedio de espera y atención de 15 minutos en orientación y 20 minutos en trámites de prestaciones activas.

De modo similar, el año pasado las Unidades de Atención Telefónica (100UDAT) procesaron 27.250.225 llamadas en todo el país (1002.386.501 consultas telefónicas mensuales, en promedio), mientras que la Autopista de Servicios registró 171 millones de visitas vía Internet, lo que significa un flujo promedio de 10.997.837 accesos satisfactorios por mes.

Adicionalmente a estas funciones, ANSES está a cargo de manejar los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (100FGS), creado en diciembre de 2008 en otro gran triunfo del Gobierno Nacional cuando decidió quitar a las ex AFJP el ahorro de los trabajadores para garantizarles mayores rendimientos y a menor costo. Contrariamente a lo que venía sucediendo bajo la administración privada, a enero de 2014 la cartera del FGS ascendió a $365.358 millones, lo que representó un aumento de más de 272,5% con respecto a su valor inicial (100$98.082 millones).

Un eje primordial del FGS es el financiamiento de Proyectos Productivos o de Infraestructura, que posibilitan el emprendimiento de obras de alto impacto social que de otra forma no serían apoyadas por el sector privado, como es la construcción de la Central Nuclear Atucha II y las centrales térmicas de generación eléctrica Barragán y Brigadier López. Uno de los principales proyectos productivos es Pro.Cre.Ar Bicentenario, un programa lanzado por el Gobierno Nacional y fondeado por el FGS que apunta a atender las necesidades habitacionales de los ciudadanos de todo el territorio nacional con la entrega de 400.000 créditos hipotecarios para la construcción, ampliación, terminación y refacción de viviendas, como así también para adquirir aquellas que son construidas por el Programa a través de desarrollos urbanísticos.

Además de impulsar la actividad económica a través del incentivo a la construcción, el programa genera empleo en todo el país mediante mano de obra directa e indirecta. A la fecha, el micrositio de Pro.Cre.Ar en el portal de ANSES procesó satisfactoriamente 650.110 solicitudes de inscripción para los ocho sorteos llevados a cabo y continúa inscribiendo interesados para los próximos sorteos.

ANSES también ha implementado una serie de iniciativas que en definitiva apuntan a mejorar las condiciones de vida de los argentinos y argentinas, coadyuvando a su realización plena como personas y como ciudadanos mediante la igualación de oportunidades. A través de Conectar Igualdad, un programa que apunta a democratizar el acceso a las tecnologías de la información entregando una netbook a todos los estudiantes y docentes de las escuelas públicas secundarias, de educación especial, y de los institutos de formación docente, ANSES ha entregado 3.812.054 netbooks en 9.807 establecimientos educativos a lo largo y a lo ancho del país. Conectar Igualdad es una de las iniciativas más importantes del mundo en tecnologías educativas.

Igualmente, a partir de julio de 2012 ANSES puso en marcha el programa de préstamos para jubilados y pensionados ARGENTA, financiado con recursos del FGS. Hasta el momento se han gestionado 379.900 solicitudes de préstamos en sedes del Correo Argentino, por un monto equivalente a $2.428 millones. Y este mismo año la presidenta Cristina anunció que ANSES administrará el programa PROGRESAR, un nuevo derecho que tienen los jóvenes de entre los 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario menor al mínimo vital y móvil para iniciar o completar sus estudios en cualquier nivel educativo. Es una prestación económica universal de $600 por mes.

Como resultado de todo este trabajo, el impacto redistributivo de ANSES ha sido formidable. Prueba de ello es que el Coeficiente de Gini, comúnmente utilizado a nivel internacional para medir el grado de desigualdad en los países (100donde 0 es la igualdad perfecta y 1 la desigualdad perfecta), muestra que las políticas de seguridad social implementadas y administradas por el Organismo han sido realmente eficaces, explicando 50% de la mejora en este indicador entre 2003 (1000,51) y 2013 (1000,41).

Es evidente entonces que ANSES ha sido un brazo ejemplar del Gobierno Nacional para emparejar un poco el campo de juego e igualar las oportunidades para todos y para reconocer y ampliar derechos universales. Durante mi gestión en ANSES hemos ayudado a cambiar la cara de la Argentina, convirtiéndola en una sociedad más justa que cuida a sus ciudadanos desde antes de nacer y los acompaña en el camino hasta la edad adulta. Estamos comprometidos con el presente, pero también con el mañana.

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.