9 de septiembre de 2013
Instituto Gestar

Profundizar la industrialización

No se trata de cerrarse al mundo. No es un problema de nacionalismo ultramontano, sino de inteligencia, observación y compromiso con la Nación. Basta ver cómo los países más desarrollados protegen a sus productores, a sus industrias y a sus trabajadores.”

Un breve repaso por la historia económica nos permite corroborar cómo todas las sociedades que cuentan con un desarrollo industrial pujante, invirtieron durante décadas en él, protegiendo a sus industrias y a sus trabajadores hasta alcanzar el lugar de liderazgo que hoy detentan en el contexto mundial.

Esta realidad lejos de desanimarnos e invitarnos a permanecer en una posición estática dónde como todo ya está hecho, nada más que la resignación nos queda por delante, debe impulsarnos a continuar profundizando las medidas tendientes a potenciar la sinergia entre el aparato productivo, el sistema educativo y el complejo científico técnico.

Nuestro país transita ya una década por el camino de la reconstrucción de su entramado industrial. El cual, no debemos olvidar, fuera destruido no sólo en su faz física, sino por sobre todas las cosas en la pérdida de obreros especializados y profesionales del sector industrial. Este hecho fue el corolario más importante de la desacertada política económica que se llevó adelante durante casi medio siglo.

Hoy el país vuelve a estar de pie, y el proceso de reconstrucción industrial va transformándose en un proceso de desarrollo dónde la participación activa de una pujante clase trabajadora, el compromiso de empresarios que supieron comprometerse con un proyecto inclusivo y la presencia activa del Estado desde todos los ángulos y principalmente desde la visión de futuro, apostando a la inversión en ciencia y tecnología, a la agregación de mayor valor en origen, en fin potenciando lo nuestro, nos acerca al sueño del país que todos soñamos.

Martin Raposo

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.