27 de abril de 2011
Instituto Gestar

Sigue la confusión: El FMI contradice a The Wall Street Journal

 

Recordemos que la Sra. O'Grady tiene una destacada carrera como analista de inversiones en Advest, Thomson McKinnon Securities y Merrill Lynch, empresas financieras cuya riqueza depende del bienestar de Wall Street y para quienes la heterodoxia es impensable.

El mundo no carece de ironías porque el FMI, precisamente otro pilar del paradigma dominante, es quien exhibe muchas de las falacias de esta escriba mercenaria. El World Economic Outlook 2011 (100WEO), publicado este mes, afirma que desde enero de 2011 la actividad económica de la nación está a la alza y con nula capacidad ociosa instalada. De hecho, en la siguiente tabla comparativa el FMI muestra que el PIB de la Argentina seguirá siendo robusto en 2011 y 2012, con 6.0 y 4.6 %, respectivamente, muy por encima del crecimiento esperado para Estados Unidos (1002.8% y 2.9%) y Brasil (1004.5% y 4.1%). A la luz de la evidencia, la Argentina es una “bomba de tiempo económica” que muchos quisieran tener.

Fuente: WEO abril 2011, FMI

Ahora bien, una de las principales preocupaciones en el mundo es la generación de empleo. De hecho, en palabras del FMI, “el desempleo representa graves retos económicos y sociales … y sigue por encima de sus niveles previos a la crisis en muchos países, incluyendo Estados Unidos. Sin embargo, como una prueba más del liderazgo de esta “otrora próspera República”, el WEO muestra que si tomamos la última tasa de desempleo de cada país y le descontamos su nivel promedio de los últimos seis años previos a la crisis, la Argentina destaca enormemente con casi -7%. En otra palabras, el desempleo actual en el país es siete puntos menor que su promedio previo a la quiebra financiera de 2008. Es importante notar lo contrastante de estos datos con lo mucho que ha crecido la desocupación en el Reino Unido, Estados Unidos y la Eurozona durante el mismo lapso (1003, 4 y 1.75%, respectivamente).

Fuentes: Haver Analytics; Organización Internacional del Trabajo y cálculos del FMI

AR: Argentina; AU: Australia; BR: Brasil; CA: Canadá; CN: China; DE: Alemania; EU: Eurozona; FR: Francia; GB: Reino Unido; ID: Indonesia; IT: Italia; JP: Japón; KR: Corea; MX: México; RU: Rusia; TR: Turquía; US: Estados Unidos; ZA: Sudáfrica.

Otra de las mentiras de la Sra. O’Grady es que “el sesgo antiempresarial del gobierno y la inseguridad judicial han dañado los flujos de inversión”. Realmente sorprende las libertades que se toma para hacer estos juicios de valoración. No es posible reconciliar esa afirmación con el hecho de que, según el propio FMI, en la Argentina el flujo neto de capital privado como porcentaje del PIB fue mayor en los primeros tres trimestres de 2010 que el promedio recibido en el periodo 2004-2007. Salta a la vista la gran disparidad entre el discurso político ideológico de la Sra. O´Grady y la realidad económica.

Fuente: WEO abril 2011, FMI

Pero eso no es todo, es su afán por contradecir cualquier decisión tomada por el actual gobierno en materia económica, la Sra. O’Grady arriesga otra vez su credibilidad al escribir alegremente que “la Presidenta dio otro enérgico paso hacia la consolidación de su poder económico al intentar obligar a empresas que cotizan en bolsa a darle al gobierno asientos en sus directorios”. Conviene recordarle a la periodista/analista que está haciendo alusión a una práctica perfectamente sancionada en el mundo, donde es el Estado Argentino, y no el titular del ejecutivo, quien ejerce sus derechos políticos y económicos como accionista para participar activamente en la defensa de sus propios intereses, en este caso los jubilados actuales y futuros de la nación.

El evidente sesgo de la Sra. O´Grady se evidencian en una entrevista reciente donde afirmó que “lo prometedor de la década de 1990 es que (100los países latinoamericanos) estaban intentando sacar al gobierno de la economía”, para inferir después que el fracaso posterior devino porque en estos procesos “efectivamente importa si se hacen a medias…” ¿Es tal la ignorancia de la Sra. O’Grady respecto a la historia económica de la Argentina que sigue promoviendo el modelo de corte neoliberal que tanto daño hizo al país? ¿Habla en serio cuando señala que el problema principal fue su falta de profundización?

En la misma entrevista, luego de criticar a la Argentina, entre otros países, por el supuesto ascenso de su gobierno izquierdista, la Sra. O’Grady expresamente propone a Chile como modelo a seguir, alabando su apertura comercial. Sin menospreciar los evidentes logros del vecino país, el WEO 2011 destaca que el crecimiento real de la economía de Chile para 2011 será menor que el de Argentina. Y en lo que respecta al sector externo, mientras que la Balanza de Cuenta Corriente como porcentaje del PIB para 2011 y 2012 permanecerá más o menos equilibrada en la Argentina, la situación en Chile se deteriorará marcadamente. Entonces, para la Sra. O’Grady lo importante no son los resultados, sino más bien la sumisión a un modelo que fije términos de intercambio favorables para las grandes potencias, incluyendo Estados Unidos.

El fuego amigo no cesa. En medio de la inestabilidad que azota el norte de África y como servicio para los inversionistas, The Wall Street Journal presentó hace poco un Índice de Propensión a Revueltas, un indicador de “candidatos probables a levantamientos sociales” basado en injusticia social, propensión a inestabilidad y el porcentaje que representa la comida respecto al gasto final de las familias. Para sorpresa de todos, incluyendo a la Sra. O’Grady, Argentina y Chile ocupan prácticamente el mismo lugar (10042° y 43°, respectivamente), mientras que México, Brasil, Perú e incluso China, entre otros, tienen menos cohesión social. ¿Y la boma de tiempo?

Sorprende las discrepancias periodísticas sobre lo que realmente ocurre en el país, pero la realidad es que la solidez de los resultados económicos y sociales del Gobierno Nacional las vuelve irrelevantes.

Roberto Arias

Economista

GESTAR

Twitter: @RobertoJArias

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.