13 de junio de 2012
Instituto Gestar

Vivienda: Inclusión Social y Macroeconomía

Bajo este principio, el primer y segundo gobierno del General Perón impulsó con enorme energía las políticas públicas orientadas a facilitar el acceso a la vivienda por parte de las clases trabajadoras. Estas políticas tuvieron dos pilares: la construcción directa de viviendas por parte del Estado Nacional y el financiamiento de su construcción mediante el Banco Hipotecario Nacional.

Recordemos que el Banco Hipotecario Nacional debido a su origen liberal, se había dedicado hasta ese momento a otorgar créditos con garantías reales (100terrenos y edificios), pero no estaba en su finalidad la de financiar la construcción de viviendas para las clases populares. El gobierno de Perón modifica por Ley el estatuto del Banco Hipotecario (100en 1946) y esa institución empieza a otorgar créditos a largo plazo, a tasas bajas y mediante operatorias flexibles, todo lo cual apunta a asegurar que el financiamiento llegue a las familias más humildes.

En aquella época, la vivienda permitió modificar la dinámica de los núcleos familiares. De vivir en pensiones, inquilinatos y conventillos, las jóvenes familias pudieron mudarse a barrios urbanos con todas las comodidades elementales. Las nuevas familias ya organizadas, era el núcleo de la comunidad organizada. Nuevos hogares, en nuevas viviendas y en nuevos barrios urbanos fue la clave de la movilidad social que logró el peronismo. Las nuevas clases urbanas que tenían trabajo y habían mejorados sustancialmente sus ingresos gracias a las políticas de industrialización y de fortalecimiento del mercado interno, se podían sentir definitivamente incluidos una vez que accedían a una vivienda, al “techo propio”. Ahora sí eran parte de su ciudad, de su provincia y de su país.

Hoy estamos viviendo un proceso similar. Desde el año 2003, el gobierno nacional trabaja  incansablemente para construir viviendas. En estos ocho años, creció sustancialmente la inversión en obra pública y se contabilizan en más de 900.000 las soluciones habitacionales generadas desde el Estado Nacional. Muchas de estas viviendas forman parte barrios nuevos (100del Plan Federal de Vivienda) y las familias que allí viven hoy se sienten más incluidas socialmente, especialmente cuando provenían de situaciones de viviendas precarias.

El Programa Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (100PRO.CRE.AR) anunciado el 12 de junio refleja los principios de la doctrina aplicados a la realidad que hoy vivimos y se apoya en lo construido en los últimos nueve años. Además, considera el hecho de que los ingresos de las familias han crecido sustancialmente en los últimos años. Muchas familias, donde el padre o la madre estaban  desocupados en el 2003, hoy tienen un trabajo y tienen un salario digno. Sus hijos tienen una asignación familiar y sus abuelos han accedido a una jubilación o pensión. Sin embargo, en muchos casos, no pueden sentirse plenamente integrados en la vida social por carecer de una vivienda propia, un hogar, a partir del cual se organice la vida familiar. Con el plan anunciado el 12 de junio, esas familias podrán destinar una parte de sus ingresos para ahorrar, comprar un terreno y construir su vivienda propia, con asistencia financiera a largo plazo, con tasas de interés bajas y con productos financieros flexibles, que se adaptan a la necesidad de cada uno.

Además, se destaca el impacto económico del anuncio. En momentos en que Grecia, España e Italia no saben qué hacer para solucionar sus crisis de deuda soberana y justo cuando la Banca Central Europea se aferra a sus errores al condicionar los rescates financieros a políticas ortodoxas, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a impartir cátedra de macroeconomía a todo mundo al anunciar la creación de un programa de viviendas, impulsando al mismo tiempo el trabajo y el motor de la actividad económica. Es una nueva apuesta del Estado al crecimiento, a la inclusión social, y partiendo de considerar que la única política válida para sortear las crisis macroeconómicas es apostar al consumo, a la inversión y al mercado interno.

Roberto Arias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.