7 de mayo de 2012
Instituto Gestar

Wall Street Journal y Financial Times Mienten

 

Sin embargo, la evidencia europea ha sido reveladora. Todos los países que aplicaron las medidas restrictivas ordenadas por la Comisión Económica Europea y consensuadas con el Fondo Monetario Internacional (100FMI), no sólo no se han recuperado sino que han caído aún más. Como ejemplo tenemos el caso de Grecia, España, Portugal, Italia, etc. Y lo que es más, países como Gran Bretaña que originalmente no estaban en crisis decidieron “nivelar” sus déficits voluntariamente y actualmente han entrado en recesión.

Esta falaz defensa de los ajustes neoliberales es impulsada por los principales medios de comunicación del mundo, como The Wall Street Journal y The Financial Times, que han han optado por supeditarse a claro intereses económicos que llevan a sus periodistas a tergiversar la información para generar artículos con resultados predeterminados. Por supuesto, algunos medios de comunicación nacionales, en nuestro país, publican a destajo notas supuestamente objetivas donde la opinión de los “expertos” internacionales de corte ortodoxo es elevada casi a categoría verdad inmutable.

Esta metodología tiene su historia. Recordemos que en el 2002, el diario La Nación publicaba una entrevista con Rudiger Dornbusch, economista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien dijo que la solución "para un país que tiene quebradas sus instituciones a nivel extremo como la Argentina" es la intervención económica. "En 1920, un hombre de Holanda se hizo cargo de la economía de Austria … En este caso convendría alguien de un país pequeño y maduro… Quizá alguien otra vez de Holanda … o un comité de especialistas". Asimismo, este “prestigioso economista” agregaba que el gobierno nacional estaba “destruyendo las condiciones de las clases baja y media… Eso es mucho más humillante que la propuesta mía".

Pero desde entonces, la Argentina es otra. Iniciado un nuevo proyecto de país en el año 2003 con la asunción de Néstor Kirchner en la Presidencia de la Nación, el país vive la mejor era de prosperidad de los últimos 200 años y, de la mano de nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hemos recuperado la esperanza y junto con ella el crecimiento económico, el empleo, el salario, el poder adquisitivo, el acceso a una jubilación digna y el bienestar en general. Y los logros no han pasado desapercibidos. Mientras que el cuarto poder critica al gobierno nacional bajo cualquier excusa, la Argentina aparece constantemente en debates internacionales sobre la viabilidad de modelos alternativos exitosos.

El mismo día de la histórica aprobación de la ley que permitió que los argentinos recuperáramos YPF, el galardonado Premio Nobel de Economía Paul Krugman publicó en su Blog que escribe para The New York Times una interesante nota sobre la economía argentina y como es retratada en la presa económica.

Luego de tildar la recuperación del país luego del abandono de la convertibilidad como una “notable historia de éxito.. que encierra lecciones para el euro”, Krugman criticó a los medios diciendo que “los artículos sobre la Argentina casi siempre tienen un tono muy negativo – que si son irresponsables, que si están nacionalizando algunas industrias, que si hablan de populismo -, entones les debe estar yendo muy mal”.

Sin embargo, el Premio Nobel presentó la siguiente gráfica para demoler la falsedad de los ataques, donde se observa que desde mediados de 2002 hasta la fecha el PIB real de la Argentina ha estado creciendo vertiginosamente a tasas muy superiores a las de Brasil, país que tantos elogios recibe a nivel internacional.

“Creo que a Brasil le está yendo bastante bien … Pero exactamente por qué es tan impresionante mientras que Argentina siempre es menospreciada? De hecho, sabemos la respuesta, pero no habla bien del estado de las notas sobre economías en los medios de comunicación”, agregó.

Pareciera que no hay mucho que agregar, salvo que efectivamente es lamentable el nivel de desinformación del que somos rehenes los argentinos. En este mundo surreal, en lo que respecta a la prensa escrita hay que partir del supuesto de que todo el falso y de ahí trabajar hacia la verdad.

Roberto Arias

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.