16 de diciembre de 2013
Instituto Gestar

YPF, en el camino de la recuperación

Juan Domingo Perón, “La Nación Argentina; justa, libre y soberana”, 1950.

Nosotros, la generación del bicentenario, asistimos por estos días a lo que es el nuevo y definitivo despegue de YPF. Es tiempo de recuperación, es tiempo de refundación. Vemos con orgullo y alegría que nuestra empresa nacional de producción de hidrocarburos encuentra nuevamente la senda del crecimiento con desarrollo.


La actualidad de la empresa es muy auspiciosa y será la base sobre la que se sustente esta nueva etapa con solidez sobre los desafíos que la economía presenta.

El optimismo radica en que las decisiones estratégicas que está tomando la dirección de compañía impactan en forma directa en el incremento de la producción de petróleo y gas, y consecuentemente en el valor de mercado de la empresa, permitiéndole de esta manera recuperar confianza en el mercado nacional e internacional para lograr asociaciones o alianzas estratégicas, y el financiamiento necesario para explorar y explotar el potencial de recursos naturales para la generación de los combustibles y la energía que el país requiere para crecer y consolidar la producción nacional y fortalecer el modelo de crecimiento con desarrollo e inclusión.

Al recuperar el control de YPF en abril / mayo 2012, además de recuperarse un activo estratégico para la Nación (100la empresa en si misma), se recuperó la toma de decisiones del principal operador del mercado nacional en la obtención del recurso estratégico, de modo tal que hacerla soberana políticamente era el paso fundamental para alcanzar un mayor nivel de independencia económica, en materia de aprovechamiento de nuestros recursos y el camino hacia la autosuficiencia energética que volvimos a emprender.

"No es un modelo de estatización sino de recuperación de la soberanía"
Cristina Fernández de Kirchner.

YPF es la empresa que hoy tiene la mayor participación en el mercado de los hidrocarburos en la Argentina. En la obtención de petróleo, upstream (100exploración y extracción) YPF controla 36,7% del mercado con franca tendencia de ascenso; y es la segunda en gas natural con el 25,4% (100siguiendo a Total con el 29,9 % del mercado). En downstream (100refinación, distribución y comercialización) YPF ocupa más de 55% de participación en el mercado.

En el mes de mayo, durante la asamblea de accionistas donde se aprobaron memoria y balance de YPF para el año 2012 –cuando comenzó la gestión estatal-, se sancionó la propuesta del directorio de la empresa y se tomó una importante decisión, que fue la de reinvertir más de 90% de las ganancias logradas por la compañía durante 2012. Estas decisiones son las que impactan meses después en los incrementos productivos. Se repartieron $330 millones en dividendos y reservaron otros $120 millones para incentivos al personal. El resto de la ganancia, unos $3.500 millones sobre $3.902 millones, se reinvirtió para apuntalar la recuperación de la producción.

Durante la última etapa de la conducción de Repsol el reparto de dividendos había generado tensión con el Gobierno porque Repsol-YPF seguía distribuyendo entre sus accionistas gran parte de las ganancias que obtenía, pese a que la producción y las reservas estaban en declive. De hecho, entre 1999 y 2011 la petrolera registró utilidades por U$D 16.450 millones y en el mismo período giró al exterior dividendos por U$D 13.246 millones. Repsol utilizó esos recursos para favorecer su expansión internacional a costa de la petrolera argentina, mientras que su socio minoritario, el Grupo Petersen, aprovechó para cancelar parte de los créditos que había tomado al comprar acciones de la compañía.
En resumen, durante su gestión al frente de YPF, Repsol dedicó a la exploración sólo 0,2% de sus ingresos totales, a pesar de que YPF representaba 15% de sus operaciones. La disminución de las reservas de petróleo durante la gestión de Repsol en YPF es el principal motivo aducido para su expropiación. Desde la adquisición por Repsol en 1998 y hasta fines de 2011, YPF fue responsable de la caída de 54% en la producción nacional de petróleo y de 97% de la producción de gas, con lo que se justificó declarar 51% del patrimonio de YPF de utilidad pública y sujeto a expropiación.
En esta nueva etapa, la recuperación de la compañía ha pasado a ser una prioridad. La ampliación del programa de emisión de títulos tiene el mismo objetivo y está en línea con el plan presentado por YPF el 30 agosto del año pasado. Ese día, el Presidente de YPF, Miguel Galuccio, explicitó que está previsto invertir U$D $37.200 millones en los próximos cinco años. De ese total, U$D 32.600 millones desembolsaría la propia compañía (10080 por ciento de cash flow operativo y el 20 por ciento con crédito).
Sabemos que el problema energético del país no es sólo una cuestión de falta de infraestructura, sino que es un problema económico para este gobierno y los venideros. Pero como todo gobierno peronista, nos lanzamos con decisión y visión estratégica a definir las cuestiones que interfieren entre la identificación del problema y las soluciones al mismo.
Tenemos claro que el camino por recorrer es inconmensurable, porque la Argentina posee fuentes de recursos inagotables, y una potencialidad que es tiempo de comenzar a aprovechar, para obtener el suficiente excedente que permita la reindustrialización del país, alcanzar nuevos niveles de crecimiento y desarrollo, la modernización económica y el bienestar social.

Omar Al Kaddour
Instituto Gestar
 

 

© 2010 - 2022 Gestar. Todos los derechos reservados.